26/08/2020

Los jugadores de la NBA van a la huelga reclamando justicia por George Floyd y Jacob Blake

Tras la nueva agresión policial contra un afroamericano, que ha reavivado la rebelión en Estados Unidos.

Este domingo 23 Jacob conducía su auto llevando a sus tres hijos pequeños cuando descendió de su vehículo para intervenir en una pelea entre dos vecinas. Al llegar policías al lugar, le dispararon siete tiros en la espalda a quemarropa, mientras intentaba ingresar a su vehículo en el cual los esperaban sus tres hijos de 3, 5 y 8 años (Chicago Sun Times). Tras el ataque, perpetrado en la ciudad de Kenosha (Wisconsin, Estados Unidos), Jacob Blake quedó paralizado, y de acuerdo con declaraciones de su abogado, Ben Crump, «se necesitaría un milagro» para que pueda volver a caminar.

Este nuevo ataque racista de la policía profundiza la crisis política norteamericana. Nuevas movilizaciones de Black Lives Matter comenzaron desde el domingo contra instituciones policiales. El gobernador demócrata de Wisconsin, Tony Evers, pidió «calma» y declaró un estado de emergencia bajo el cual se duplicó el número de agentes de la Guardia Nacional en Kenosha, de 125 a 250. El Partido Republicano, por su parte, reclamaba aún más represión desde su convención electoral. Durante las protestas de este martes 25, dos personas murieron por disparos y una tercera resultó herida después de que un hombre vestido de civil y con un rifle de asalto abriera fuego contra los manifestantes.

En estos momentos se desarrolla uno de los eventos deportivos nacionales e internacionales más importantes de EEUU: los «Playoffs de la NBA». En el torneo previo, los jugadores de varios equipos habían cuestionado el desarrollo de los Playoffs luego del crimen de Floyd. Kyrie Irving, estrella de los Brooklyn Nets y miembro del Comité Ejecutivo de la Nbpa (asociación gremial de la NBA) había organizado asambleas con más de 200 jugadores para debatir si continuaban jugando. Finalmente los capitalistas lograron garantizar la continuidad del juego hasta comenzar recientemente los Playoffs -en el cual, de los 350 jugadores, 285 eligieron uno de los lemas por George Floyd y los están usando en sus uniformes deportivos.

Los Milwaukee Bucks pusieron el movimiento en marcha. Estaban programados para el primer juego del día, contra Orlando Magic, en el Juego 5 de su primera ronda de playoffs. Minutos antes del momento previsto para su inicio, los Bucks informaron a los oficiales que no irían a la cancha. El Magic apoyó a Milwaukee, diciendo que no aceptarían una pérdida de los Bucks por abandono.

Los jugadores de Houston Rockets y Oklahoma City Thunder anunciaron que tampoco jugarían, cuando no había pasado una hora de la decisión de los Bucks. Los de Los Angeles Lakers y Portland Trail Blazers tomaron la misma decisión poco después.

La estrella de los Boston Celtics, Jayson Tatum, afirmó: “somos más que jugadores de baloncesto (…) Cuántos puntos anotaste y ganaste, esa mierda no importa en este momento. Ser un hombre negro en Estados Unidos es más importante que lo que hago en la cancha de baloncesto”.

«¡Esta mierda está tan mal y es tan triste! ¡Siento tanta pena por él, su familia y NUESTRA GENTE! Queremos JUSTICIA» tuiteó la superestrella de la NBA LeBron James.

La huelga que comenzó entre los jugadores de la NBA se ha extendido a las Grandes Ligas de Béisbol. Los Milwaukee Brewers se convirtieron en el primer equipo de béisbol en unirse a las protestas, cuando decidieron no jugar su partido del miércoles contra los Cincinnati Reds. Mientras crece la huelga se derrumban las acciones de las empresas vinculadas al negocio del deporte, incluidas las casas de apuestas. En las calles, en tanto, continúan las manifestaciones contra la impunidad represiva y racista de la policía norteamericana.

La conmoción y la lucha continúan creciendo en las canchas y en las calles; la crisis política atraviesa la campaña electoral de Demócratas y Republicanos, que hacen gala de su hipocresía y cinismo. Los trabajadores tienen que intervenir en la situación política con un programa propio, superando el programa capitalista de hambre y represión que preparan los candidatos imperialistas en medio de una crisis de características históricas.

También te puede interesar:

¿Podrán evitar una crisis política de fondo?
Repudiamos la represión a los pueblos originarios.
La policía continúa con las provocaciones.
Las deliberaciones de la comisión de situación internacional.
"Este gobierno quiere resolver el problema de la pobreza desalojando", denunciaron los protagonistas del asentamiento Parque La Vega.