24/07/2020

¿“Encuentros de izquierda” o intervención de la izquierda para impulsar al movimiento estudiantil?

Respecto a una propuesta del PTS.
Por Santiago Spo, Sebastián Copello Por la Dirección Nacional de la UJS

El PTS ha realizado una propuesta a las organizaciones del FIT-U y de izquierda para impulsar «asambleas y encuentros de la izquierda con estudiantes independientes». Lejos de promover que impulsemos instancias de organización y de lucha en cada lugar de estudio, la juventud del PTS plantea instancias autorreferenciales de la izquierda, de agrupamiento ideológico y con un sesgo claramente electoral. La UJS, como desarrollaremos a continuación, plantea que es necesario reforzar la acción de frente único para poner en pie al movimiento estudiantil detrás de un programa para luchar en cada colegio, instituto y universidad contra el ajustazo educativo profundizado por la virtualidad.  Esta lucha, que venimos impulsando desde principios del año, contó con un virtual faltazo de la juventud del PTS hasta el momento. No estamos  frente a un planteamiento de actuar de forma común, cuando se pretenden imponer eventos sin previo intercambio entre nuestras agrupaciones, sin un programa y sin fijar los términos de esas instancias. El lanzamiento unilateral de «encuentros» con fecha y hora, no hacen a la construcción de ninguna acción común y menos cuando se pretende simular, mediante propagandas confusas, que sería el fruto de algún tipo de acuerdo.

Pandemia y ofensiva anti educativa

La pandemia desnudó el estado crítico de la educación pública en todos sus niveles. El estado capitalista se apoya en esta situación extraordinaria para avanzar en un ajuste brutal; la extensión del presupuesto 2019 pulverizado con un 70% de inflación a cuestas golpea contra estudiantes y docentes. El congelamiento de las becas y la eliminación de la cláusula gatillo que la docencia conquistó luchando contra el gobierno de Macri, son algunas expresiones de esa política.Estos ataques se desarrollan con el concurso tanto del gobierno nacional de Alberto Fernández, como de la oposición patronal de Juntos x el Cambio. Sucede que el compromiso de unos y otros está puesto en llegar a un acuerdo por la renegociación de la deuda, lo cual ya tiene su expresión en una profundización del ajuste y de los ataques contra lxs trabajadorxs y la juventud.

La educación virtual, que se impuso de forma inconsulta y sin garantizar las condiciones mínimas para el acceso, se demuestra como un fracaso anunciado cuando ingresamos a la segunda etapa del año. La UJS, junto a la AGD UBA, ha advertido oportunamente que si la virtualidad no contaba con recursos extraordinarios provocaría una alta deserción estudiantil y mayor precarización del trabajo docente, como finalmente ha sucedido. El reforzamiento de la política de ajuste y privatización en la educación se inscribe en el libreto del FMI, de la Ocde y de toda la clase capitalista. El arancelamiento con posgrados pagos y las reformas educativas (Unicaba, Secundaria del futuro) bajo el eufemismo de ligar las carreras a las necesidades sociales (léase: necesidades del mercado capitalista), están a la orden del día. Los rectores en las universidades, utilizando la excusa de necesitar generar “recursos propios” se lanzan a la búsqueda de convenios con empresas (como es el caso del convenio Shell en la UBA), que llenen los bolsillos de sus camarillas y que dejen a la investigación científica de bruces frente a los intereses capitalistas, asociados a la megaminería contaminante, a la explotación laboral y a la apropiación de avances sociales para su beneficio propio, como ocurrió con los reactivos de dengue en la Unsam.

Ahora también, apoyándose en la excepcionalidad de la pandemia, buscan establecer nuevos negociados generalizando la educación a distancia, lo que implicaría además un golpe precarizador contra la educación pública. Dentro del debate hacia la vuelta a clases presenciales post-pandemia, no solo tendremos que luchar por las condiciones de los establecimientos, sino también en defensa, por principios pedagógicos, políticos y gremiales, de la educación presencial.Además de vivir en carne propia los ataques contra la educación, lxs jóvenes somos uno de los sectores que más sufre el ajuste. Esto se vive en los ataques que recibe la juventud precarizada, cuyos ingresos se vieron afectados durante la pandemia de manera significativa, con los ataques al salario de lxs trabajadorxs de Fast Food (recorte del aguinaldo, “deudas” del ATP) y la realidad que viven día a día lxs repartidorxs, cuya situación se agravó con la reciente “ley Larreta” que “regula” su actividad.

Para avanzar en la implementación de este ajuste, el gobierno desenvolvió toda una política represiva, que se puso arriba de la mesa en todo el país con el aumento del gatillo fácil, el asesinato de Luis Espinoza y Walter Nadal en Tucumán, los ataques a la comunidad Qom en el Chaco, la desaparición de Facundo Castro a manos de la Policía Bonaerense. Este último caso es testigo de que la Provincia de Buenos Aires, con Berni a la cabeza, es uno de los lugares donde más se avanzó en materia represiva. En ese cuadro, la lucha por la aparición de Facundo y por justicia por las víctimas de gatillo fácil y de los abusos policiales debe ser acompañada por el reclamo de que se vaya Berni, lo que hoy es una tarea esencial para llevar adelante la lucha anti represiva.

El movimiento estudiantil

Al interior del movimiento estudiantil, las fuerzas ligadas al Estado y los gobiernos, que ostentan la conducción de la mayoría de los centros y de las federaciones más importantes, como la FUA, Fuba, Fulp y FUC, son una pieza clave para que esta ofensiva anti educativa pueda imponerse. El rol de Franja Morada, a la cabeza de la FUA y la Fuba es bochornoso. La FUA no pasa de impulsar declaraciones circunstanciales, la negativa a impulsar un plan de acción es total. Mientras la FUA saca declaraciones verborrágicas contra el gobierno por el ajuste universitario, no desarrolla ningún plan de acción y en la UBA utilizan a la Federación y a sus militantes rentados para captar estudiantes para hacerle trabajo gratuito al gobierno nacional con un discurso asistencialista, mientras en las distintas facultades la deserción es record, empezando por el CBC. Patria Grande y el kirchnerismo, a la cabeza de la Fulp, miran olímpicamente para otro lado, por sus compromisos con el rector radical Tauber. Cuando aparecen en asambleas, como ocurrió en Artes, se ganan el repudio del activismo, al abstenerse de votar toda moción que indique pelear por las reivindicaciones estudiantiles.

La izquierda tiene que abrir una gran deliberación entre todos los estudiantes, poniendo de relieve las contradicciones que emergen entre los problemas que afrontan y su actual dirección, aceleradas por el desenvolvimiento de la crisis capitalista. Frente a la capitulación de las conducciones ligadas a los gobiernos y regímenes universitarios, a través de la lucha en defensa de la educación y por todos los reclamos, tenemos que abrirle paso a una perspectiva de independencia política.

Por eso, a diferencia de las corrientes políticas ligadas al estado, desde la UJS intervenimos con la idea de desarrollar los reclamos concretos del movimiento a través de la organización estudiantil. En este sentido, apostamos al frente único en la acción con iniciativas concretas en cada lugar de estudio.  En la universidad de San Martín, a instancias de la UJS, el centro de ciencia y técnica (Cecyt) peleó y conquistó una asamblea intercentros,obligando a las agrupaciones peronistas a participar, que sirvió como un puntal para la organización estudiantil y para desnudar el rol desmovilizador de las agrupaciones del rectorado. En la UBA, los centros de estudiantes independientes conducidos por la UJS (Cnba, Farmacia y Veterinaria)  han desarrollado una pelea tenaz para que la virtualidad no deje a nadie afuera. En Arquitectura de la Universidad de la Plata (Unlp), frente a la parálisis del centro, se impulsa un movimiento de asambleas docente-estudiantiles, que surgieron por el impulso de EnPerspectiva-UJS y que tienen como objetivo enfrentar el ajuste.

El movimiento estudiantil ya viene interviniendo de manera independiente en aquellos lugares en donde se impulsa una política en ese sentido. Los “encuentros de la izquierda” que propone el PTS van incluso por detrás de esas experiencias de organización y de lucha, cuando lo que corresponde es masificar esa organización e impulsarla allí donde aún no existe.

Las tareas de la izquierda

Es por esta razón, que vemos que la propuesta del PTS está desprendida de las tareas políticas que realmente tiene que desarrollar la izquierda en esta etapa. La realización de “asambleas de izquierda” desligadas de las reivindicaciones centrales y del movimiento estudiantil no permiten organizar a lxs estudiantxs de manera independiente de las autoridades y partidos patronales que  organizaron las clases virtuales sin ninguna consulta a las bases de estudiantes, docentes y no docentes. Esta divergencia sobre cómo debemos intervenir se presentó en la práctica en el primer cuatrimestre.  En la Facultad de Medicina de la UBA el PTS rechazó nuestra propuesta de impulsar una asamblea estudiantil. Lo mismo en el terciario Joaquin V. Gonzalez, adonde ni siquiera participaron de una enorme asamblea estudiantil autoconvocada que superó a la conducción kirchnerista del centro de estudiantes.

Para la UJS y el Partido Obrero, la tarea es impulsar asambleas, reuniones y plenarios en cada lugar de estudio con un programa que parta de las reivindicaciones y las tareas de lucha contra el estado y sus representantes  que impulse la movilización estudiantil. Desenvolver un plan de lucha es sumamente necesario para ese objetivo y además permite acelerar la experiencia del movimiento estudiantil con sus direcciones y con el propio gobierno.

En este sentido, la UJS promueve una intervención política común de la izquierda y todos los activistas de cara a todos los estudiantes y no reemplazar al movimiento estudiantil por “eventos” de la izquierda.    El twittazo por Facundo Castro que logró la adhesión de muchos centros de estudiantes y logró que el #ChauBerni sea TT, marca que un importante sector de la juventud se prepara para luchar contra todos los responsables políticos de la desaparición de Facundo. En este camino planteamos:

1) Que las agrupaciones que formamos parte del Frente de Izquierda-Unidad le propongamos a todos los centros de estudiantes y federaciones la realización de un festival por la aparición con vida de Facundo y planteando el #ChauBerni, como una consigna fundamental en el marco de la avanzada represiva y el discurso punitivo símil Bullrich. A su vez, a raíz de la escalada represiva, reiteramos nuestro planteo de realizar un plenario anti represivo nacional.

2)Que propongamos a los centros de estudiantes instancias de deliberación y acciones contra la virtualización excluyente, que viene dejando afuera a miles de estudiantes y precarizando docentes.  También proponemos un twittazo contra el ajuste, por el Presupuesto Universitario y bancando a los docentes.-

3) Una campaña y declaración común en todas las universidades por el Presupuesto educativo y en cada lugar y por la organización contra la deserción estudiantil.

4) Un plan de propuesta de asambleas y/o diversas instancias de deliberación y movilización estudiantil que apunten a la organización en cada universidad o facultad

Estos puntos son algunos de los elementos sobre los cuales queremos impulsar el debate. Estamos más que dispuestos a sumar otras iniciativas e ideas, que apunten a intervenir de manera concreta lugar por lugar, apuntando a la construcción de un canal de independencia política para el movimiento estudiantil.

Llamamos, invitamos y convocamos al conjunto del FIT-U y de la izquierda en general a avanzar en esta perspectiva.

En esta nota

También te puede interesar:

¡Todos al Plenario Provincial Multicolor del 8 de octubre!
Realizamos el primer encuentro entre la UBA y la UNLP de cara al Congreso Nacional de la UJS.
Sobre la intervención del PTS en el Plenario del Sindicalismo Combativo en la Patagonia.