Juventud

6/5/2022

La Matanza: saquemos a los terciarios del Fondo

Sumate el 7/5 al plenario de la UJS- terciarios de La Matanza.

ISFD N°41-Almirante Brown

Tras una virtualidad sin presupuesto para garantizar la cursada, volvemos a la presencialidad sin que se haya invertido un peso en los institutos. En ese marco, las problemáticas de los ISFD de La Matanza se agravaron. Los terciarios están en el Fondo, viendo cómo se profundiza su desfinanciamiento y cómo son desmantelados, mientras se fugan los recursos del país. De esta situación los vamos a sacar con la lucha independiente de los partidos que pactan con el FMI (el peronismo y el macrismo) y con quienes reclaman más ajustes (los liberfachos).

El problema de la infraestructura

Los ISFD matanceros comparten edificios con otros niveles, que no están acondicionados para el uso de los estudiantes de los institutos. En el ISFDyT 105 se utilizan sillas y mesas de nivel inicial; en el ISFD 106 confluyen los niveles obligatorio y superior en los mismos horarios, por nombrar solo algunos ejemplos. Mientras tanto, el gobierno de Fernando Espinoza festeja la escandalosa ejecución millonaria y fantasma del fondo educativo en infraestructura, cuando las escuelas se caen a pedazos. Organizarnos y apoyar la lucha docente por la ampliación y mejora de la infraestructura de las escuelas, donde se cursan también las carreras terciarias, sigue teniendo vigencia. A la par, en los ISFD debemos exigir la construcción de edificios propios.

Los edificios propios, como el del ISFD 82 y la Escuela de Arte L. Marechal, se consiguieron tras una gran lucha estudiantil. Sin embargo, en la puesta en marcha de su construcción, se tomó una cantidad de estudiantes menor a la que ya asistía, por lo que los edificios poseen una capacidad por debajo de la matrícula. Esto trazó las bases para implementar la perspectiva ajustadora de reducir la cantidad de aspirantes a la educación terciaria, orientación convalidada con el reciente cierre de una sede para el ISFD 82.

El hacinamiento en los edificios es agravado con materias superpobladas que no se desdoblan. La bimodalidad y las burbujas son una consecuencia y a la vez una una herramienta para no ampliar aulas, refaccionarlas o construir edificios propios. En el 82, los estudiantes tienen una semana de presencialidad y una semana de virtualidad porque no caben en las aulas. Sin embargo, las clases virtuales no se dictan ya que implica una doble carga que  el cuerpo docente no acepta, decisión que apoyamos. Esta presión que las autoridades eligen descargar sobre los profesores, con la pasividad de las agrupaciones peronistas que dirigen los centros -como La Walsh en el 82-, en vez de  denunciar ante la gobernación el ajuste presupuestario, implica que los estudiantes solo cursen dos semanas en todo el mes, cuando les toca ir presencialmente.

Exigimos presupuesto para el desdoblamiento de los cursos, nombrando personal docente y administrativo bajo convenio.

La lucha por el ingreso irrestricto

Al inicio de clases del 2021, la Jefatura Regional reconoció haber expulsado a más de 200 aspirantes por falta de presupuesto para los terciarios de La Matanza. La lucha de la UJS organizó la lucha para que ningún estudiante quede fuera de la inscripción.  Este año, alertamos sobre la posibilidad de que se repita este hecho y organizamos instancias durante el período de inscripción para garantizar que nadie se quede afuera y para ayudar a quienes no tenían los medios virtuales para anotarse, porque el acceso a la conectividad no es una realidad para el conjunto de los estudiantes y se convierte en un elemento expulsivo.

Las conducciones peronistas de los Centros de Estudiantes avalaron la puesta en marcha de cupos, una herramienta ilegal en la educación pública y bloquearon la lucha de cientos de estudiantes que en 2021 reclamaban ingresar para poder estudiar. Este año, los cupos siguen vigentes, como es el caso del ISFD 106, donde exigen certificación laboral -en un marco donde el 70% de la juventud trabaja en informalidad- para elegir el turno. Esto afectó especialmente a las estudiantes que son madres, ya que uno de los elementos para elegir los turnos tiene que ver con las tareas de cuidado. Son cupos ilegales que expulsan a quienes quieren estudiar.

Debemos seguir alertas por el ingreso irrestricto, su exigencia va de la mano de un aumento del presupuesto educativo, para que los estudiantes no tengamos que elegir entre cursar hacinados o ser expulsados.

¿Qué pasa con el boleto estudiantil y las becas de estudio?

Como Scioli y Vidal, Kicillof excluyó a los terciarios del boleto estudiantil, pese a que la ley los contempla. En un marco donde el 70% de la juventud trabaja de forma precarizada, sin estabilidad ni derechos laborales, la crisis económica es motivo de deserción. El boleto es crucial para continuar nuestra formación, por eso movilizamos a La Plata el 28 de abril y junto a Guillermo Kane, el legislador provincial del Frente de Izquierda – Partido Obrero, exigimos en la legislatura la aplicación del boleto. 

Por otro lado, no hay perspectiva de un aumento de la Progresar acorde a la realidad, 6mil pesos se licúan con una factura de internet y viaje, sin contemplar materiales de estudio que aumentan acorde a la inflación. Arrancamos el plus de conectividad en la Progresar el año pasado, tras la toma y acampe en el Ministerio de Educación con la Juventud del Polo Obrero, pero mil pesos son insuficientes, no garantizan el acceso a un dispositivo ni a internet.

En todos los terciarios de La Matanza, la UJS es la única fuerza politica que levanta el reclamo por el boleto estudiantil para todos los niveles, el aumento de la beca progresar a $15.000

Trabajar como docente: la precarización laboral y ausencia de ESI laica y científica 

El fenómeno del monotributo o programas como +ATR y FINES, la situación de las escuelas y la intención del gobierno de aumentar las jornadas de estudio de los alumnos, sin garantías de espacios ni condiciones laborales, agravan la precarización laboral. Es la profundización del ajuste tras décadas de desfinanciamiento educativo, que se profundiza con el pacto con el FMI.

A 16 años de su sanción, la ESI no se aplica en ningún nivel, ni es laica y científica. Alberto Fernandez y Kicillof no financian la ESI, empujando a la inscripción en cursos pagos, un gran negociado privado en la realidad de un femicidio por día. En La Matanza, Espinoza ejecuta partidas millonarias a la Subsecretaría de Culto y exime de impuestos a las iglesias.

Estas problemáticas, entre otras, son las que se topan quienes empiezan a tener sus primeras experiencias como docentes finalizando la educación superior. Desde la UJS rechazamos la avanzada sobre las condiciones laborales y salariales de los docentes, que es saludada por la burocracia sindical de La Celeste de Baradel y apoyamos la conducción de los Sutebas multicolores, como el Suteba La Matanza, que luchan cotidianamente contra el ajuste educativo.

Las agrupaciones peronistas son cómplices del ajuste educativo. Saquemos a los terciarios del Fondo con lucha independiente ¡Sumate a la UJS!

Kicillof asumió y gobernó con el presupuesto educativo de Vidal, que se cobró la vida de los docentes. Para 2022 lo “aumentó” a un 13%… proyectándose 50% de inflación. En los hechos: menos presupuesto. Se decidió pagar la deuda a costa de la educación. Defender el derecho a estudiar implica rechazar el acuerdo del gobierno con el FMI mientras nos organizamos por mejores condiciones de cursada.

El peronismo se borra de los ISFD alejándose de los reclamos estudiantiles. A la par, bloquea la organización estudiantil no llamando a asambleas ni a reuniones de delegados, o metiendo mano en los requisitos de las próximas elecciones saltando lo acordado en los Consejos Académicos Institucionales. Este accionar es un calco de la La Celeste de Baradel. Se esmeran en que ningún reclamo organizado pase, porque defienden el gobierno ajustador de Alberto Fernández.

Es necesaria una transformación social para romper con la orientación capitalista predominante en educación. El primer paso es desconocer el pago de la deuda con el FMI, que impacta en la degradación educativa: recortes presupuestarios, reformas, ajustes en becas, etc. Así conquistaremos una educación al servicio de los intereses populares, no de los financieros. El método es la deliberación y movilización de estudiantes, docentes y el conjunto de la comunidad educativa. Con esta perspectiva, invitamos al estudiantado de los profesorados matanceros al plenario abierto del día 7/5 en San Justo para organizarnos con la UJS Terciarios y nos preparamos para llevar todas nuestras reivindicaciones a la marcha federal piquetera.