11/05/2021

A dos meses de la desaparición de Tehuel, seguimos exigiendo su aparición con vida ya

Agrupación 1969.

Juan Diez Ojo Obrero Fotografía

Desde el 11 de marzo que no se sabe el paradero de Tehuel de la Torre, un chico trans de 22 años que desaparece siendo engañado con una oferta laboral por parte de Luis Alberto Ramos, quien hoy es uno de los dos sospechosos detenidos.

Su desaparición se da en un contexto en el que crece la miseria, el hambre y la desocupación producto de las políticas fondomonetaristas del gobierno de Alberto Fernandez, con su expresión en la provincia de Buenos Aires de la mano de Kicillof y Berni. A pesar de querer mostrar una cara amable frente al conjunto de nuestra comunidad, esta encuentra su límite en el cercenamiento de nuestros derechos y la precarización y persecución que enfrentan las diversidades sexuales y de género.

Tehuel sigue desaparecido porque el Estado no lo quiere buscar

El Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad nacional y el Ministerio de Mujeres provincial, más allá de reunirse con la familia no tomó ninguna medida en concreto para la investigación y la búsqueda de Tehuel.

El ministro de seguridad Sergio Berni, al igual que el gobernador Axel Kicillof, tampoco salió a dar explicaciones sobre las irregularidades que plagan la búsqueda de Tehuel llevada adelante por la policía bonaerense. A pesar de que ya hay dos sospechosos detenidos que se niegan a declarar, el ministro de Seguridad anunció una recompensa de dos millones de pesos a cualquier persona que pueda dar información fehaciente sobre su paradero, delegando la responsabilidad de encontrar a Tehuel a la sociedad.

Mientras que el estado se ocupa en hacer buena letra reclamando por su aparición a través de distintos funcionarios, como los tweets de Elizabeth Gómez Alcorta diciendo que estaba a entera disposición para el caso, al día de hoy no hay resultados concretos y su aparición es un reclamo urgente.

Es el mismo Estado el que mantiene las condiciones de exclusión y marginalidad en la que se encuentra el colectivo TTNB y quién encubre a los responsables materiales de la desaparición de Tehuel. A pesar de la existencia del cupo laboral travesti-trans “Diana Sacayán” en la provincia y del decreto nacional 721/20 que salió en octubre del año pasado, la falta de acceso al trabajo genuino por parte de la comunidad TTNB no ha sido revertida. Mientras miles de personas TTNB perciben las ayudas económicas más miserables y, en muchos casos, deben prostituirse como medio de subsistencia, el estado distribuye el cupo de manera punteril y solo unes poques pueden acceder a los listados.

Sigamos conquistando las calles por la aparición con vida de Tehuel

A pesar de los intentos de “calmar las aguas” con el discurso de que “están haciendo todo lo posible por encontrarlo”, el activismo LGBTI+ salió a las calles una y otra vez en diversas instancias de lucha y llevó adelante asambleas tanto regionales como nacionales con el objetivo de organizarnos no sólo por la aparición inmediata de Tehuel, sino también denunciando la inacción del estado y los gobiernos, y exigiendo medidas necesarias para que no hayan más tehueles en el país.

La última instancia fue una acción nacional donde concentramos en los diferentes Ministerios de mujeres, géneros y diversidad y en los centros políticos de todo el país, denunciando a los responsables de que tehuel siga desaparecido. Reclamamos por la financiación e implementación de la ley de identidad de género, de los cupos laborales trans aprobados en todo el país y una ley ESI laica y científica que contemple a las diversidades sexuales y de género.

Si el estado sigue haciendo oídos sordos a nuestros reclamos, debemos responder redoblando la apuesta en las calles y llevando la lucha por Tehuel a todos los rincones del país, denunciando al estado como principal responsable de que Tehuel siga desaparecido luego de dos meses de incertidumbres. Para ello debemos organizarnos de manera independiente a los partidos patronales y burgueses que han gobernado durante todos estos años y que nos han condenado a la pobreza y la exclusión, y que pretenden cooptar al movimiento impartiendo un discurso LGBTI+ friendly.

¡Sigamos en pie de lucha! Frente a la desaparición de Tehuel, el estado es responsable!