Bullrich repone la “doctrina Chocobar” de gatillo fácil

El Ministerio de Seguridad volverá a poner en vigencia la resolución que da carta blanca a policías en el uso de armas de fuego.

Patricia Bullrich da licencia para matar.

Patricia Bullrich vuelve a poner en vigencia el reglamento que da carta blanca en el uso de armas de fuego de las fuerzas federales que tiene bajo su órbita. Repone así la resolución ministerial conocida como “doctrina Chocobar”, en alusión al agente que asesinó por la espalda a un joven de 18 años en 2017.

En resumen, la norma amplía las situaciones en las que pueden emplearse armas letales, incluso en casos de detención de personas desarmadas o en caso de fuga. Fue así como el exefectivo de la Policía Bonaerense condenado por balear mortalmente por la espalda a Pablo Kukoc en diciembre de 2017 en La Boca, para impedir la huía del joven de 18 años.

Bullrich, también ministra entonces, lo respaldó y homenajeó públicamente, y luego emitió la resolución en cuestión. Fue también luego del crimen de Rafael Nahuel por parte de la Prefectura en Villa Mascardi, Bariloche, y de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado a manos de la Gendarmería en Chubut. El gatillo fácil como política de Estado.

El anuncio viene después de reprimir con saña durante varios días a jubilados, asambleístas, piqueteros, artistas y trabajadores en general frente al Congreso, y también de que se viera frustrado el intento de dotarse de facultades extraordinarias en materia de seguridad y fijar penas de cárcel efectiva a los luchadores.

Todo un cuadro de reforzamiento de las prerrogativas represivas, mientras Milei desde Israel declara a Hamas como organización terrorista para justificar la intervención de las Fuerzas Armadas, y de poner toda la política de seguridad nacional en manos de la CIA y el Pentágono.

Con esta doctrina Chocobar Bullrch no va a combatir el delito ni llevar seguridad a los barrios, sino que da carta blanca a las fuerzas que son socias del narcotráfico y el crimen organizado.

Abajo el protocolo antipiquetes y la doctrina Chocobar. Fuera Bullrich.