“Con las Taser, Larreta le está dando otro instrumento a la policía que protege el delito”

Vanina Biasi, precandidata a jefa de gobierno por el Partido Obrero en el FIT-U, salió a cruzar al jefe de gobierno porteño.

Larreta anunció la incorporación de 60 pistolas Taser.

El gobierno de Larreta presentó este lunes la incorporación de 60 pistolas Taser al armamento de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires lo que, lejos de representar una solución a los problemas de inseguridad que sufren los trabajadores, constituye una pantalla para ocultar la responsabilidad del gobierno y avanzar en un reforzamiento de las políticas represivas, en un contexto de escalada inflacionaria, devaluación y crisis social.

Funcionarios del gobierno de la Ciudad han salido a justificar esta incorporación alegando que la misma busca resolver los problemas de inseguridad que sufre la población. Sobre este punto Larreta sostuvo: “necesitamos un gobierno que deje de defender delincuentes, de liberar presos, que deje de mirar para otro lado con el avance de los narcos. Con medidas concretas como hicimos en la Ciudad, se puede pelear contra la inseguridad”.

Sin embargo, la realidad demuestra que la policía es la que garantiza que puedan operar negocios como el narcotráfico y la trata de personas en los barrios, principal foco del delito. Es el caso de Constitución, donde los vecinos denuncian por televisión que la policía sabe perfectamente quienes son y dónde están los bunkers narco; también de la Comuna 8, donde un capitán de la Policía de la Ciudad fue procesado por participar de la venta ilegal de drogas; y de las zonas liberadas, como flores y floresta, donde Claudia Tupa Lotore fue encontrada muerta en la puerta de un lugar que ya había sido denunciado por los vecinos en reiteradas oportunidades por situaciones de abuso y de maltrato a mujeres y por situaciones de venta de estupefacientes, un crimen que aún hoy continúa impune.

Durante la asamblea de lanzamiento de la campaña del Partido Obrero de la Comuna 3 (integrada por los barrios de Balvanera, Abasto y San Cristóbal), los vecinos plantearon los problemas más agudos de la inseguridad en el barrio. El funcionamiento del delito organizado y regenteado por la policía, involucrada en el avance del narcotráfico, el robo, la prostitución y de los talleres clandestinos.

Vanina Biasi, precandidata a jefa de gobierno por el Partido Obrero en el FIT-U, sostuvo: “Larreta le está dando un instrumento más de inseguridad a la Policía de la Ciudad, que es parte integrante de todo lo que tiene que ver con la protección del delito en la ciudad. Basta con la ficción de que con una Taser se va a mejorar la seguridad en la Ciudad de Buenos Aires, Larreta deja de mentir”.


Por otro lado, la experiencia de estas armas en otros países da cuenta de que su utilización está destinada únicamente a fines represivos. Es el caso de Estados Unidos, por ejemplo, donde la policía ha utilizado las Taser para asesinar y torturar a la población negra y latina. En muchos otros países se encuentran prohibidas justamente porque constituyen un método de tortura.

Cabe destacar que además el ingreso al país de las mismas fue autorizado por el gobierno nacional. El mismo incluye a funcionarios como Aníbal Fernández, ministro de Seguridad nacional y responsable político de la Masacre de Avellaneda, un hombre que defiende a rajatabla una política de mano dura contra los trabajadores. A su vez, Sergio Berni, el ministro de Seguridad del gobierno bonaerense de Axel Kicillof, es uno de los principales impulsores de estas pistolas. Queda claro que oficialismo y oposición cierran filas para viabilizar el ajuste sobre la base de palos a quienes lo combaten y sienta un precedente importante en materia represiva, por lo que no se puede descartar la posibilidad de que en un futuro el uso de las Taser se generalice.

Los políticos capitalistas han fracasado en resolver las necesidades populares, lo cual también incluye a la seguridad. Hoy desplazan su agenda hacia la derecha para garantizar el cumplimiento de ajuste que el exige el FMI, lo que se ve plasmado en la campaña persecutoria que encabezan contra el movimiento piquetero. En este contexto tienen lugar hoy los Milei y los Espert, que sueñan con un régimen fascista en Argentina y proponen “cárcel o bala”, es decir un recrudecimiento brutal de los palos contra los que menos tienen.

Con la incorporación de las Taser y el ajuste recargado que exige el Fondo para lo que queda del año, este cuadro promete agravarse al calor de nuevos choques. El reforzamiento represivo debe ser rechazado mediante la organización independiente de los trabajadores, en defensa de las libertades democráticas y para echar a los políticos capitalistas que nos trajeron a esta debacle.