El PTS ¿no quiere el Fuera Berni?

Por una campaña del FIT-U en la juventud y en todo el movimiento popular.

Hemos tenido una divergencia con la juventud del PTS para impulsar una declaración de conjunto del FIT-U y una campaña de visibilización para trabajar en los distintos lugares de estudio y batallar en cada centro de estudiantes, con la consigna ¡Fuera Berni! Asociamos este planteo a la denuncia de la responsabilidad de Kicillof, al reclamo de aparición con vida de Facundo y al desmantelamiento de la bonaerense. El PTS se opone al Fuera Berni, incluso se han abstenido de votar en favor de plantear “Fuera Berni” en el Suteba Matanza. Los argumentos esgrimidos hablan de una profunda desorientación, por un lado y una adaptación al kirchnerismo, por el otro.

Para los compañeros y compañeras del PTS plantear la expulsión del máximo responsable de la Bonaerense, por ser el ministro de Seguridad de la provincia, sería una consigna “reformista” porque “podrían cambiarlo por otra figura, como Granados, y entonces no se cambiaría nada, ni habría salida de fondo” y, por otro lado, nos “alejaría de la base honesta kirchnerista”, nos dicen sus dirigentes en intercambios que hemos tenido. Estos argumentos, ultraizquierdistas y adaptacionistas, son uno peor que el otro.

Por qué ¡Fuera Berni!

La desaparición forzada de Facundo Castro, hace más de 70 días en Bahía Blanca (PBA), está produciendo una fuerte conmoción popular. Las filmaciones que muestran por última vez a Facundo dan testimonio de que fue detenido por la Bonaerense. La responsabilidad de esta fuerza represiva es evidente. Los propios familiares de Facundo declararon públicamente que para ellos la responsabilidad de la Bonaerense es absoluta (Página12, 18/7).

Durante dos meses, la Bonaerense estuvo a cargo de la investigación, se encargó de desviarla y ocultar pruebas. Recién dos meses después, la Bonaerense bajo mandato de Berni fue apartada. Se dejó la investigación en manos del máximo sospechoso y responsable. Berni, transformado en ministro estrella del gobierno de Kicillof, ha empoderado a la maldita policía con su accionar y definiciones políticas.

La centralización de toda la Bonaerense en manos de Berni representa toda una tentativa represiva que compromete al conjunto del Estado. Su designación al frente del Ministerio de Seguridad bonaerense debe ser leída en esta perspectiva, puesto que su figura representa una orientación de reforzamiento del carácter represivo del Estado. Recordemos que Berni se hizo famoso reprimiendo obreros en panamericana y debutó en su nuevo mandato patoteando personalmente a los trabajadores de Kimberly. Hace poco tiempo la Bonaerense reprimió brutalmente a los trabajadores de Penta. Está claro, entonces, qué papel viene a jugar Berni y el porqué de su designación y su continuidad.

El papel de Berni al frente a los operativos en las villas de la provincia es ilustrativo. Se pasea armado frente a las cámaras, prometiendo e impartiendo mano dura para la población trabajadora sofocada por el hambre y la pandemia. Con el eufemismo de “controlar la cuarentena” y “tareas sociales”, la Bonaerense, con Berni a la cabeza, inundó la provincia, dejando su huella de sangre, reprimiendo y asesinando como son los casos de gatillo fácil, como el de Lucas Verón (La Matanza) y Brandon Romero (Mar del Plata). No son policías sueltos  a los que se les zafó la cadena, ni Berni actúa únicamente guiado por sus instintos y ADN represivo. La represión se da en todo el país y el gobierno de los Fernández no abre la boca. Es que el gobierno solo puede mantener el control de los barrios populares, en una situación social donde masas crecientes van cayendo en la pobreza, mediante la represión. La política del “pacto social”, que tiene como telón de fondo perpetuar un ajustazo brutal sobre las masas laboriosas para cumplir con BlackRock, el FMI y el conjunto de la burguesía Argentina, tiene su correlato represivo para imponerla.

Es por ello que la caída de Berni sería una enorme victoria popular y un duro golpe a esta política represiva promovida por el Estado y pondría en mejores condiciones al movimiento obrero y popular y, en particular la juventud, para organizarse contra el ajuste y por todas sus reivindicaciones.

Kicillof es responsable

La campaña por el Fuera Berni, que impulsamos desde el Partido Obrero, coloca a Axel Kicillof como responsable de esta situación. Esto es muy claro, es el gobernador de la provincia, quien se apoyó en Berni todo este tiempo. ¿Qué va a hacer al respecto? ¿Lo va a sostener en su cargo? Si esto es así, el gobernador kirchnerista confirma que tiene una política consciente de avalar el gatillo fácil y el andamiaje represivo contra las masas en nuestro territorio. Pero esto no termina acá, Berni es un hombre de Cristina Fernández. CFK no se pronunció aún sobre la desaparición de Facundo ni sobre semejante saga de gatillo fácil. Son silencios que aturden de complicidad. Le preguntamos al PTS: ¿para la izquierda no es elemental desarrollar a fondo y en la acción política una delimitación activa respecto al rol, represivo, antipopular, que juega el kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires?

Justamente el debate importa en relación a la base honesta del kirchnerismo. El “argumento” de que las bases kirchneristas y progresistas “no dan” para recepcionar positivamente al reclamo de que se vaya Berni empantana el proceso de crisis y despertar político independiente de esa juventud. El repudio a un personaje fachistoide como Berni lo puede comprender cualquier persona de sentido común democrático.

La izquierda, precisamente, debe desarrollar una campaña que ponga de manifiesto la oposición entre un gobierno que reprime y día a día toma nuevas medidas antipopulares y su base social que lo votó. En esa línea promovemos la realización de un plenario nacional contra la represión para reagrupar al conjunto de los que luchan contra la avanzada represiva y por la aparición con vida de Facundo. Es una obligación explotar al máximo estas contradicciones para separar a la juventud y a la clase obrera del nacionalismo burgués en nuestro país y sumarlos a la construcción de una salida política independiente, obrera y socialista.

Llamamos a los compañeros del PTS a revisar su posición y sumarse a la campaña por el ¡Fuera Berni!

En esta nota

También te puede interesar:

La continuidad de Berni dejó pagando a más de un “progresista” cooptado por el kirchnerismo.
Del 5 al 9 de octubre, vamos a una Jornada Nacional Antirrepresiva.
El gobierno señaló que 7 provincias tienen el sistema sanitario al límite. Escribe Guillermo Kane
Pretenden absorber las policías locales, que responden a los intendentes.