Escobar: hay 25 policías bonaerenses investigados por reprimir con balas de goma en una fiesta

El domingo 21 a la madrugada en Loma Verde, partido de Escobar, la Bonaerense irrumpió en una fiesta y terminó reprimiendo con balas de goma a 11 jóvenes. Uno de ellos está internado, con un ojo gravemente herido.

Por el momento, hay 25 policías investigados, pero ninguno de ellos imputado en la causa iniciada tras la denuncia del hecho, que lleva adelante el fiscal Martín Zocca, de la UFI 1 de Delitos Complejos, de Zárate- Campana. Paula, madre del joven que organizó la fiesta relató los hechos para el medio Anred: «lo que sucedió es algo que en mi vida jamás vi algo así. ¡Vinieron a matar chicos! Eso pasó. Les apuntaban a ellos. Yo estaba parada frente a la policía tratando de pararlos. Veinte personas con armas no las podés parar».

«Vinieron 20 policías a los tiros sin parar. Se pusieron en línea delante de mi casa acribillando a los chicos, que corrieron como pudieron. Treinta jóvenes se metieron adentro de mi casa y del vecino, todos tirados en el patio. La policía les apuntaba en la cabeza y les pegaba patadas, los insultaban. Empujaron a mi hermana, a todos los que se cruzaban. Yo no los podía parar. Abrieron la puerta de mi casa a las patadas, se metieron chicos debajo de las camas, adentro de los placares, se escondieron donde pudieron», continuó la mujer.

Hace días, la misma Bonaerense que baleó a los jóvenes en Escobar, mató a golpes a un hombre en una comisaría en San Clemente del Tuyú. A pocos días del asesinato de Lucas González en CABA en manos de la Policía de la Ciudad, y de Elías Garay en Río Negro, vemos que hay una metodología común de las fuerzas represivas en todo el país.

Durante 2021 y bajo pandemia, se computa una muerte cada 20 horas en manos de las fuerzas de seguridad, bajo distintas modalidades: desapariciones seguidas de muerte, gatillo fácil, muertes en cárceles, en comisarías o bajo custodia. Más de estas 100 muertes en manos de las fuerzas represivas fueron efectuadas por la Bonaerense comandada por Sergio Berni, el ministro de Seguridad provincial. En este sentido, el kirchnerismo en el gobierno no puede autoabsolverse en una «demagogia represiva» que solo responsabilice a la policía del otro lado de la General Paz.

Exigimos que se esclarezca el caso. ¡Fuera Berni! ¡Basta de gatillo fácil!

 

También te puede interesar:

Los investigadores denuncian tortura. La Policía busca impunidad sobre el caso de gatillo fácil del joven de 17 años.
Néstor Braidot, decano del instituto de Industria (IDEI) de la UNGS, es el nuevo presidente del consejo. La integración al Albertismo continúa.
El ministro de Hacienda, Pablo López, presentó el proyecto en la Legislatura.
El Municipio como agente de la especulación inmobiliaria.
Un polémico enfrentamiento entre un policía de la bonaerense y un detenido que habla sobre la política carcelaria y represiva.