Otro caso de gatillo fácil en Santa Fe

Kevin Gómez tenía 20 años y fue asesinado por un suboficial de la policía de la provincia.

Kevin Gómez tenía 20 años y vivía en barrio Las Flores de Santa Fe, donde fue asesinado el sábado 27 a media mañana por un suboficial de la policía de la provincia. Recibió cinco tiros en distintas partes del cuerpo.

El pasado miércoles el uniformado fue imputado por la fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos. La fiscal afirma que el acusado disparó contra la víctima y le plantó un arma de utilería que llevaba en un bolso para simular un enfrentamiento. Por disposición judicial el imputado quedará en prisión preventiva por 90 días.

«Lo mataron como a un perro. Estaba indefenso y le siguió tirando el policía», dijo su abuela en diálogo con La Capital. «Kevin estaba vivo y le pedía a la policía que lo llevara al hospital, pero lo dejaron ahí tirado», aseguró otro familiar.

Kevin Gómez no es caso aislado. Venimos de semanas con varios casos de gatillo fácil, como el de Lucas González a manos de un policía de la Ciudad de Buenos Aires. Es ante todo el resultado de un aparato policial putrefacto, las cajas negras, las redes de coimas y la captación de pibes en los barrios para mandarlos a robar a punta de pistola o extorsiones, por lo que fue desaparecido y asesinado Luciano Arruga. Ya 411 casos de gatillo fácil ocurrieron bajo la gestión de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

La mayoría se las víctimas son jóvenes que provienen de sectores populares, de los barrios más pobres, en el marco de un ajuste brutal del gobierno al servicio del pago de la deuda externa y acordar con el FMI, con el saldo de que siete de cada diez niñxs sean pobres. Esta política de Estado se fue agravando a la par de una profundización represiva, de amedrentamiento y persecución a los jóvenes y mujeres. Durante la cuarentena más estricta en 2020, tuvo como caso más fuerte el de la desaparición seguida de muerte de Facundo Castro,

Hay un gran hartazgo popular frente a la ola de asesinatos policiales, particularmente en las últimas semanas, frente al poder político y los partidos de gobierno cómplices directos del poder narco que se sigue cobrando vidas en la provincia. También contra la policía que es parte y cómplice de las zonas liberadas, del narcotráfico y del gatillo fácil. Para colmo, el exministro Marcelo Sain está acusado de espionaje ilegal a políticos, periodistas y empresarios.

Con los casos de gatillo fácil, el espionaje, las zonas liberadas, las complicidad de los gobiernos sea un motivo para que la población que vienen de grande movilización, se sumen a la movilización del 11 de diciembre. Es un régimen narcosojero, que hay que enfrentarlo con la movilización y la lucha.

En esta nota

También te puede interesar:

La lucha de vecinos y vecinas, clave frente a la desidia de los gobiernos.
En el medio de las negociaciones con el Fondo.
El Estado y su responsabilidad en otra catástrofe ambiental.
Bajante histórica, sequía, incendios y gobiernos cómplices del saqueo ambiental.