Pietragalla y su apoyo a la “insanía” de Carlos Blaquier

En un cruce intenso de Twitter, Pietragalla confirmó la denuncia de Vanina Biasi: busca absolver al empresario de su responsabilidad en el Apagón de Ledesma.

Horacio Pietragalla, Secretario de DDHH.

En el marco del fallecimiento de la referente de la lucha por los derechos humanos, Hebe de Bonafini y de los posicionamientos públicos sobre el tema, el secretario de DDHH de la Nación mantuvo un intercambio vía Twitter con Vanina Biasi en el que refirió a la causa por el apagón del Ingenio Ledesma con importantes definiciones políticas de parte del funcionario.

El secretario se había quejado de un tuit de Gabriel Solano, ante lo cual, Vanina Biasi le recordó un hecho de poca difusión pública, que fue la reciente posición de la secretaría que encabeza el funcionario, en favor de declarar “insano” a Carlos Blaquier, en el juicio por el apagón del Ingenio Ledesma, debido a su edad. De esta forma, el empresario quedaría exento de ser penado por la privación ilegítima de la libertad agravada en 20 hechos. El tema fue seguido de cerca por la periodista Adriana Meyer y su investigación fue publicada tanto en Diario Ar como en LID y desde Prensa Obrera también seguimos el caso.

En el intercambio de tuits, Pietragalla confirmó la denuncia de Vanina Biasi sobre que la secretaría, que es querellante en la causa contra los responsables del apagón del Ingenio Ledesma, fue la única querella que acompañó la estrategia de la defensa de Carlos Blaquier de declararlo “insano” para así cerrar su vinculación con la causa penal. El acompañamiento del argumento de la defensa de Blaquier es toda una definición política porque hace a la secretaría cómplice de la estrategia jurídica del empresario.

En cambio, el resto de las querellas de las víctimas del apagón y la fiscalía, cuyos abogados cuentan con vasta experiencia en materia de derechos humanos, rechazaron la declaración de insanía, lo cual demuestra, que, a diferencia de lo que sostiene Pietragalla, había más de una manera jurídica de interpretar las pruebas.

 

El tribunal de primera instancia aceptó el pedido de insanía en abril de este año y automáticamente Blaquier fue desvinculado de la causa cuando tenía que declarar. Luego, el tribunal de alzada, al que llegaron las apelaciones del resto de las querellas y de la fiscalía, rechazó la insanía y así el empresario Blaquier volvió a estar en la causa.

Ahora bien, la intención de Pietragalla es que se compruebe la responsabilidad del ingenio en las desapariciones, como afirma en uno de sus tuits, pero que la condena recaiga exclusivamente sobre Alberto Lemos (que en ese momento se desempeñaba como administrador de la firma), absolviendo a Blaquier. En ese sentido, le da la espalda al reclamo de los familiares de víctimas del apagón que quieren a Blaquier en el banquillo de los acusados, en nombre de proteger a un empresario amigo del gobierno, que, por ejemplo, bajo la gestión de CFK obtuvo el reparto más beneficioso de bioetanol, entre otros importantes negociados.

Con lo cual, la afirmación del secretario de que “El Poder Judicial es el único responsable de la impunidad biológica que logra Blaquier” es una completa impostura, ya que, como vimos, ese Poder Judicial recibió la inestimable ayuda de, al menos, un organismo dependiente del Poder Ejecutivo Nacional.

La palanca política desde las más altas esferas del poder son las que explican la total inacción en esta causa, que, desde que fue abierta bajo el gobierno de Néstor Kirchner navegó en un universo de chicanas jurídicas que lograron dilatarla. Los opositores del campo capitalista comparten el gusto por la protección a los Blaquier que representan a un grupo empresarial de mucha influencia y muy diversificado.

El accionar de la secretaría se vuelve más político en la medida que se dimensiona lo trucho de la prueba con la cual se declaró la insanía: “… la evaluación psiquiátrica cuya conclusión fue tomada en base a una entrevista que se limitó a unos pocos minutos y que fue realizada a través de un intermediario, persona que, incluso, no había sido autorizada a participar de la evaluación por el magistrado actuante” (Diario Ar, 1/7) señala el argumento del fiscal en la casación, Javier De Luca, para hacer lugar a las apelaciones.

Por lo tanto, toda condena que se conquiste será el mérito absoluto de las víctimas, sus familias y de la militancia por los DDHH en nuestro país, que, en este caso, han presentado apelaciones para que Blaquier no eluda su responsabilidad, mientras desde el Poder Ejecutivo se está trabajando para absolverlo. Para estos luchadores no es lo mismo que sea con Blaquier incorporado en el juicio o sin él, dado que es el máximo responsable de La noche del apagón, y no se conforman únicamente con la condena a Lemos, como pretende Pietragalla.

Horacio Pietragalla quiso darle un sermón a un dirigente de izquierda y terminó exponiendo su orientación reaccionaria y claudicante en la causa más emblemática de nuestro país para condenar las responsabilidades empresariales en la dictadura cívico militar clerical y empresarial, la causa en la que debe ir preso el empresario Carlos Blaquier.