Mujer

5/8/2021

Andrea Castana: de la hipótesis de femicidio por encargo, a la de ataque de un violador serial

En las últimas horas, la causa por el asesinato de Andrea Castana tomó un rumbo inesperado, según trascendió desde la Fiscalía de Instrucción del segundo turno de Villa Carlos Paz, a cargo del fiscal Ricardo Mazzucchi. Recordemos que hace unas semanas el padre de Andrea recibió un mensaje anónimo  que apoyaba la hipótesis que se estaba manejando en los últimos meses de “femicidio por encargo” y que apuntaba directamente al exmarido, Juan Manuel Lazzaroni y a tres hombres allegados al acusado: Diego Luján (un empleado), Fernando Villa (periodista de Villa Carlos Paz) y Omar González. Actualmente, todos desvinculados de la causa ya que el ADN hallado en la víctima no pertenece a ninguno de los cuatro.

En el día de ayer, y según lo publicado por medios gráficos, desde la fiscalía de Mazzuchi y la Dirección de Investigaciones Operativas de Policía Judicial, se estaría manejando una nueva hipótesis: el ataque de un violador serial. Esta línea de investigación ya se había perfilado en el año 2018 en manos de la fiscal general adjunta de la Provincia de Córdoba, Alejandra Hillman, luego de un informe realizado por un medio de la localidad serrana. Lo cierto es que en aquel entonces esa línea de investigación fue descartada.

En el día de ayer, El Diario de Carlos Paz publicaba que “durante el año 2002, una joven que escalaba el cerro, fue sorprendida y violada por un hombre, cuyas características físicas y modus operandi coincidirían con el violador que sorprendió a una joven de La Quinta en 2005 (el caso donde se comparó la muestra de ADN). Asimismo, se cree que sería la misma persona que en 2011 (apenas tres años del crimen de Castana) violó a una periodista de Buenos Aires”.

A pesar de haber desarrollado toda una línea de investigación, no hay pistas que indiquen quién sería ese supuesto violador serial. A 6 años del femicidio de Andrea Castana, sus familiares y abogado, se mostraron asombrados por esta nueva hipótesis y giro en la causa.

En este marco, nos enfrentamos claramente a dos problemas. Por un lado, la inoperancia de la justicia, que pese a manifestar que la causa “se reactivó hace un año” y que “se está moviendo de manera seria”, no hizo más que jugar y revictimizar a Andrea Castana, asumiendo de ese modo, un rol misógino. Por otro lado, si la hipótesis del violador serial está presente desde hace años, nada hicieron para comenzar una intensa búsqueda del supuesto atacante.

El femicidio de Andrea es, lamentablemente, una muestra más de la desidia con la que se mueve la justicia y sus fiscalías, peritos, Dirección de Investigaciones Operativas de Policía Judicial, entre otras dependencias. Denunciamos la inoperancia de la justicia frente a la violencia ejercida contra las mujeres y las diversidades de género y sexuales y exigimos la necesidad de que sean las trabajadoras, quienes de manera autónoma e independiente de los gobiernos se organicen colectivamente en un cuadro de salida frente a este tremendo flagelo. Vamos por un Consejo Autónomo de Mujeres y Diversidades de Género y Sexuales.

Justicia por Andrea. El Estado es responsable.