23/04/2021
coronavirus

Alberto Fernández defiende las patentes de los laboratorios sobre las vacunas

El presidente habló en la Cumbre Iberoamericana.

En la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno y frente a la presión de distintos sectores en torno a la escasez de vacunas, Alberto Fernández se posicionó contra la liberación de las patentes.

El presidente dijo que “hay que trabajar un sistema que reconociendo las patentes promueva activamente un sistema efectivo de concesión de licencias que garantice la oferta global de vacunas maximizando la posibilidad de producción en cada parte del planeta”, dejando en claro que para él la prioridad es la de defender el negocio de los laboratorios y empresas privadas que hoy tienen los permisos de producción.

Va en contraposición a lo planteado en las últimas semanas por referentes de movimientos sociales, expertos científicos y profesionales de la salud, quienes ante la emergencia sanitaria se han manifestado en favor de la liberación de las patentes para poder garantizar que se produzca en las plantas que poseen la capacidad y la técnica necesaria y así asegurar la provisión de vacunas para toda la población. Entre ellos se encuentran Médicos Sin Fronteras, la Organización Mundial de la Salud, etc. Con la noticia de la producción local de Sputnik V se demostró que es una posibilidad para nuestro país el comenzar una producción a gran escala, ya que efectivamente se cuenta con la logística.

El presidente tampoco hizo mención del contrato multimillonario que tiene con el laboratorio AstraZeneca que estipulaba que se iban a entregar 22 millones de dosis en el primer trimestre del año y por el cual ya pagó el 60%, equivalente a 54 millones de dólares. Argentina debería haber recibido para esta fecha 31 millones de vacunas, pero solo llegó el 28% del total que tenía comprometidas con distintos vendedores, un poco menos de 9 millones.

El gobierno no hace nada para que se cumplan dichos contratos, ni siquiera los que tiene con las empresas que producen las dosis en el país y que han utilizado sus ligazones con el Estado para hacer crecer sus negocios privados. Es el caso del laboratorio mABxience de Hugo Sigman, que produce la vacuna de AstraZeneca en la provincia de Buenos Aires, pero del que solo hemos visto 590 mil dosis, a pesar de que el gobierno de CFK en 2012 le haya entregado un crédito millonario para instalar su planta y que se lo haya beneficiado incontables veces, incluido el contrato que le entregó el monopolio de la vacuna de la Gripe A H1N1. Es decir, una larga trayectoria de ganancia a través de sus vínculos con el Estado.

 

Alberto Fernández apela a la «justicia social», pero no toma ninguna medida efectiva para garantizar la provisión de vacunas ni, finalmente, la defensa de la salud de la población. Aun queda por inocular a la mitad de los mayores de 60, a una porción del personal de salud y a gran parte de los grupos de riesgo. En este sentido, el Frente de Izquierda realizó un acto frente al Ministerio de Salud de la Nación este jueves 22 para entregar las firmas recolectadas para que el proceso de producción se realice en nuestro país de manera pública.

¡Sumate a la campaña por la liberación de las patentes y firmá por la provisión de vacunas para todos!

 

También te puede interesar:

Escribe Gabriel Solano
Las consecuencias de la ausencia de medidas del gobierno.
Según datos del gobierno, menos del 40% de la docencia cordobesa está vacunada.
El hospital Carlos Saporiti alcanzó el 100% de camas Covid ocupadas.
Ricardo Quintela no responde reclamos y desplegó el aparato represivo.
Fija la potestad de la Ciudad de Buenos Aires de mantener las clases presenciales.