23/04/2021

Las juventudes piqueteras se movilizaron al Ministerio de Educación de CABA

Reclamando conectividad y computadoras para poder estudiar.

En el día de hoy, la juventud de los barrios se movilizó desde el Palacio Pizzurno hacia el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, pasando por el Rectorado de la UBA. Los jóvenes del movimiento piquetero junto a la UJS y los centros de estudiantes combativos, quienes protagonizaron semanas atrás la ocupación del Ministerio de Educación nacional, volvieron a las calles para reclamar por su derecho a estudiar.

 

 

Ni el gobierno nacional, ni los provinciales, ni en este caso el gobierno porteño han dado una respuesta frente al hecho de que 1 de cada 4 estudiantes de los barrios populares han desertado del sistema educativo por no tener acceso a la virtualidad. Por el contrario, Horaco Rodríguez Larreta ha recortado la entrega de computadoras para destinar esos fondos a la educación privada, a su turno, Alberto Fernández no ha repuesto el programa Conectar Igualdad. Esta brecha tecnológica afecta a 6 millones de jóvenes en todo el país.

Por lo tanto, el relamo central de la movilización del día de hoy es el Wi-Fi gratuito y dispositivos tecnológicos para que nadie se quede afuera de la educación, en medio de una pandemia donde la cursada virtualidad está instalada, ya sea de forma total o parcial.

 

 

Al mismo tiempo, el aumento de la Beca Progresar a $10.000 y su acceso irrestricto, junto con la asistencia alimentaria, son demandas centrales de los estudiantes. Sobre todo, en un escenario donde la pobreza alcanza a 19 millones de habitantes, crece el desempleo y la inflación.

La jornada fue precedida por un paro estudiantil en la ciudad, que confluyó con el paro de la docencia, contra la decisión del gobierno porteño de forzar una presencialidad sin recursos en un contexto de desborde sanitario y récord de contagios.

 

 

Crece la organización de la juventud frente a los gobiernos que ajustan en educación. Vamos por el triunfo de todos los reclamos.