30/07/2021

Crisis y desbande de las listas de “unidad” del peronismo bonaerense  

El dedo de Cristina en el armado electoral del Frente de Todos.   

Una semana después del cierre de listas, la Junta Electoral Provincial del Frente de Todos bajó masivamente segundas y terceras listas en las secciones electorales y municipios donde gobierna el peronismo, con excepción de la intendencia de José C Paz donde sí habrá internas para las categorías de concejales. La poda de la Junta Electoral, copada por el kirchnerismo, confirma también la presión de los intendentes bonaerenses que no quieren competidores en sus municipios.

Atrás quedó el relato de “unidad” que proclamaron Máximo Kirchner y Axel Kicillof cuando apuraron el trago amargo de la candidatura de la albertista Victoria Tolosa Paz. El filtro de la Junta Electoral lo ejercen  Hugo Curto, el presidente del bloque de diputados del Frente de Todos en la Legislatura, el kirchnerista Juan Pablo De Jesús y distintos intendentes alineados con el gobierno provincial. Quienes persistan en presentar sus listas por fuera del armado oficial deberán hacerlo con boleta corta.

Depuración

A la baja de la precandidatura de Sergio Berni en la segunda sección electoral -vetado por el gobierno nacional y respaldado por el kirchnerismo que le aseguró un lugar prominente a su esposa, Agustina Propato, en la lista de diputados nacionales- se suman las depuraciones en La Matanza, eliminando la lista de Pérsico y el Movimiento Evita, aliados a Alberto Fernández y otra de una diputada provincial enfrentada al intendente Fernando Espinoza.

También fue bochado el competidor de Jorge Ferraresi, vicepresidente del Instituto Patria e intendente de Avellaneda en uso de licencia desde que asumió el ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat en el gabinete nacional. En un acercamiento al “rebelde” Gustavo Menéndez, presidente en ejercicio del PJ bonaerense por la inhabilitación judicial a Máximo Kirchner (obligado a esperar hasta diciembre para asumir la jefatura del Partido Justicialista), la Junta Electoral oficialista tachó al exintendente de Merlo Othacehé para favorecer a Karina, hija de Menéndez.

¿Qué hay detrás del veto a las candidaturas?

Las listas “únicas” confirman el peso que conserva el aparato tradicional del PJ, y,  principalmente, la preocupación del kirchnerismo por una fuga de votos cuando es incierto el resultado electoral; una derrota o un triunfo limitado golpearía a los K en la carrera presidencial hacia el 2023. Está por verse si la decisión de bajar competidores internos no termina por volcar a los “vetados” fuera del Frente de Todos.

Una segunda cuestión es la intimación a los precandidatos que son funcionarios del gobierno nacional y provincial para que renuncien a sus cargo. Esto ya provocó una crisis de envergadura entre Alberto Fernández y el cristinista  Agustín Rossi, ahora renunciado ministro de Defensa nacional y precandidato en Santa Fe. Al fallido precandidato por la segunda elección del norte bonaerense, Sergio Berni, el ultimátum de Fernández le permite seguir al frente de la Bonaerense como ministro de Seguridad y jefe de la patota de la “maldita policía”. Sabiendo que su lista iba al bombo, Berni la tiró sobre la mesa como advertencia de que puede irse en cualquier momento con rumbo propio.

En un video difundido en las redes el ¿exkirchnerista? y exvicegobernador de Scioli, Gabriel Mariotto, denunció a la “burocracia” del movimiento que bajó masivamente listas, incluida la suya. Mariotto se acordó tarde del dedo de Cristina y del FMI y el pago de la deuda externa fraudulenta que el peronismo reconoció integralmente. La alharaca del desplazado Mariotto es pura demagogia, pero a la vez saca a la luz la política fondomonetarista y ajustadora que lleva adelante la coalición pejota- kirchnerista.

La reelección de los intendentes

Son varios los intendentes, y sus punteros, que se anotaron en las listas para legisladores a sabiendas de que su mandato vence en el 2023 . Igualmente, los jefes comunales  no cejan en sus pretensiones de reelección: Kicillof está estudiando una salida para burlar la prohibición legal que les impide presentarse. Si bien son muchos los intendentes del PJ imposibilitados por ley de reelegirse en el 2023 -también los hay kirchneristas como Mario Secco- existe una negociación en marcha para borrar con el codo lo que está escrito con la mano. El artículo 1 del decreto reglamentario establece la prohibición de reelección para quienes se presenten para un tercer mandato habiendo asumido y ejercido por más de dos años continuos o alternados. Esto podría ser burlado con reemplazos, asunción de otros cargos o pedidos de licencias para cortar los “más de dos años”.

El escándalo provocado por el veto, en una provincia que Cristina Kirchner calificó la madre de todas las batallas, y la amenaza de los heridos con saltar el charco reflejan en la superestructura y el aparato la crisis y las tensiones del peronismo. Para el Frente de Izquierda Unidad las elecciones en la provincia de Buenos Aires son una batalla política fundamental para levantar una tribuna de los explotados contra la política ajustadora del Frente de Todos y del macrismo reciclado.

Enfrentar al ajuste con la (Unidad) de la Izquierda es un llamado a la organización popular en el campo de independencia política de la clase obrera. Las asambleas barriales, los volanteos en las fábricas y lugares de trabajo, los dirigentes obreros y sindicales del Partido Obrero y la Coordinadora Sindical Clasista que integran las listas del FIT Unidad y la fuerza de las decenas de miles de militantes del Polo Obrero motorizan una campaña electoral contra los candidatos capitalistas y por una salida de los trabajadores.

 

 

 

   

También te puede interesar:

Los audios de la diputada kirchnerista son autoincriminatorios.
Redoblemos esfuerzos de cara a las elecciones generales para concluir una gran votación.
Llevan más de 8 años con contratos verbales y temporarios y se les vulneran los derechos laborales más elementales.