19/02/2021

El Consejo Económico y Social, sin soluciones para la crisis

Un organismo con muchas comisiones y pocas perspectivas.

Alberto Fernández presentó este mediodía el Consejo Económico y Social que será presidido por el secretario de asuntos estratégicos, Gustavo Béliz. El organismo estará integrado por representantes de cámaras empresarias (Comercio, Construcción, Unión Industrial, Came y ruralistas), dirigentes sindicales (los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña; más el titular de la Uocra Gerardo Martínez; el de la UOM, Antonio Caló; y el de la CTA Hugo Yasky, entre otros), de los movimientos sociales (CTEP), y miembros del Conicet. Como invitados a la presentación, hubo grandes CEO’s y gobernadores, incluyendo algunos de la oposición como el jujeño Gerardo Morales.

El Consejo ha sido definido como una creación para buscar respuestas de mediano y largo plazo a los problemas que padece el país. Pero en realidad, es simplemente un mecanismo para tratar de apaciguar el conflicto social y reforzar la estatización de los sindicatos. La burocracia sindical, que ya se ha alineado al techo de las paritarias del 29% (con una inflación que se estima puede llegar al 45% anual), se suma a esta nueva maniobra, que actúa también como taparrabos del aumento de precios y la desocupación.

El Consejo había sido definido por Fernández como uno de los ejes de su mandato durante el discurso de apertura de sesiones de 2020, pero su materialización se fue dilatando hasta hoy. Llega en forma deshilachada, con 25 comisiones que aseguran una dilatación de toda medida concreta contra la pobreza. En teoría, deben elaborar dictámenes que actuarán como recomendaciones para el Poder Ejecutivo.

El gobierno promete resolver los problemas en el largo plazo, mientras la crisis social se agrava día a día. Ocho de cada diez trabajadores no alcanza la Canasta Básica Total, estimada por el Indec en $56.458 pesos para una familia tipo (dos adultos y dos menores). El salario mínimo y la jubilación mínima ($20.587 y $19.035) están por debajo de la línea de indigencia ($23.722).

Para lograr una salida a la pobreza y para defender las condiciones de trabajo y de vida, los trabajadores no pueden depositar ninguna expectativa en un organismo de colaboración con los grandes empresarios. Al revés, se trata de salir a la lucha por las reivindicaciones planteadas.

 

Es lo que marcan los compañeros del Frente de Lucha Piquetero, que este 18 hicieron una jornada nacional de cortes por trabajo genuino; aumento de los programas sociales al nivel de la canasta básica; atención a los comedores populares con alimentos secos y frescos; y por tierra y vivienda.

En su presentación, Fernández hizo referencias a “superar los enfrentamientos” y a “repensar el capitalismo”, a la luz del crecimiento de la pobreza. Pero mientras lo repiensa, Fernández cumple con todos sus preceptos, al punto de tener como norte de su programa económico un acuerdo con el FMI.

La crisis no tiene salida de la mano de los que hundieron el país. Requiere terminar con el régimen de los que han gobernado en las últimas décadas y desarrollar una salida de los trabajadores.

 

También te puede interesar:

Será el 17 de marzo a las 15:00 frente al Congreso y en distintos puntos del país.
Siguen las reuniones de la mesa sectorial sin medidas concretas, mientras cocinan una reforma laboral.
Hubo movilizaciones en toda la provincia, luego del dictamen favorable al proyecto de ley del gobierno.
Habló de "una Argentina ambientalmente sustentable", pero anunció incentivos a los agronegocios, el fracking y la megaminería.
“No tenemos ánimo de incumplir”, dijo Alberto Fernández. Editorial, escribe Gabriel Solano.
Alberto Fernández lanzó un bumerang.