Políticas

9/6/2023

El frente electoral de Milei en Buenos Aires: un rejunte de peronistas, kirchneristas, macristas y radicales

Más casta que nunca.

Milei.

Javier Milei está armando su estructura electoral en la provincia de Buenos Aires sobre la base de la crisis que están sufriendo las candidaturas del resto de los partidos políticos del establishment. La Libertad Avanza viene reclutando kirchneristas, peronistas, macristas y radicales, es decir, a los responsables de la bancarrota en la que se encuentra Argentina.

El caso de Guillermo Britos, un viejo hombre de Estado que tranzó con casi todos los partidos políticos capitalistas y que Milei eligió como su candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, fue ilustrativo en este sentido. Britos, intendente de Chivilcoy hace 8 años, es un ajustador que somete a los trabajadores del distrito a consumir agua con arsénico y que le paga salarios de miseria a los municipales.

La tropa libertaria conurbanense está nutrida por lo más diverso del ecosistema político argentino. Ramón Vera, quien fue candidato a intendente de Moreno por el Frente de Todos (kirchnerismo) en 2019 y tuvo un pasado massista, es un pilar del armado de Milei. Su hija Andrea, militante de Jóvenes Republicanos, podría ser la candidata de La Libertad Avanza para disputarle la intendencia a la peronista Mariel Fernández.

Ariel Diwan, un productor teatral que integró las filas de Juntos por el Cambio y fue cercano a Martín Lousteau, sería el candidato de Milei en la ciudad de Morón. Por otro lado, Milei escogió a Hugo Equiza, un empresario de las telecomunicaciones, para competir por la intendencia de Ituzaingó. Mario Molver, quien fuera cercano a Emilio Monzó, suena como el elegido de la coalición libertaria para pelear por la intendencia de Berazategui.

José Luis Ammaturo, presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (Camima), será el candidato de Milei en el municipio de Quilmes. Ammaturo fue asesor de Ricardo López Murphy, exministro de Economía de Fernando de la Rúa –una rebelión estudiantil contra la tentativa de López Murphy de ajustar la universidad pública lo eyectó de su cargo en 2001-, en su intento por llegar a ocupar el sillón de Rivadavia en 2003.

Por otra parte, el candidato de Milei en Mar del Plata es Alejandro Carrancio, el cual se codea con Lucas Fiorini, colaborador de la camporista Fernanda Raverta en la Anses.

El armado de la coalición libertaria está a cargo de Carlos Kikuchi, un exasesor del ajustador y represor Domingo Cavallo, y de Sebastián Pareja, quien también fue aliado de Monzó. En Berazategui, Pareja les dio a dos exconcejales de Juntos por el Cambio la tarea de coordinar la campaña política de la ciudad.

Un artículo de Carlos Pagni publicado en La Nación (8/6) muestra las relaciones que La Libertad Avanza y el Frente Renovador han venido construyendo. Raúl Pérez, el principal gestor político de Sergio Massa, es el encargado de aceitar estos vínculos. El chivilcoyano Britos, por ejemplo, ha sido un gran “massista”. En José C. Paz, el espacio libertario quedó en manos de Fabián Carballo, un amigo de Massa. En Escobar, el concejal Eduardo Gianfranco abandonó Juntos por el Cambio para estructurar un monobloque libertario, una maniobra que contó con el aval de Roberto Costa, que responde al Frente Renovador y es aliado de Ariel Sujarchuk, intendente de ese distrito.

La Libertad Avanza no tardó mucho en ingresar en un estado de putrefacción. El hecho de que Milei no cuente con tropa propia para armar una estructura electoral no es lo único que explica esta incorporación masiva de políticos de la casta al frente fachista. Milei quiere construir un aparato fuerte en el conurbano, ganar fuerza en los barrios y tener una red punteril que lo ayude a defender los intereses sociales reaccionarios que representa.

La provincia de Buenos Aires, que se encuentra gobernada por Axel Kicillof, alberga a la mitad de los pobres del país. Los docentes, que irán a un paro la semana que viene contra la política ajustadora del gobernador, perciben un salario básico que está por debajo de la línea de pobreza, y los municipales cobran sueldos de miseria. Los trabajadores de la salud también han protagonizado paros y acciones de lucha contra el ataque del gobernador kirchnerista a la salud pública. Kicillof ataca a la clase obrera bonaerense con la complicidad de Juntos por el Cambio, que le aprueba los presupuestos provinciales de ajuste y aplica la política fondomonetarista en los municipios que dirige.

La tarea de la izquierda, en este marco, es militar por construir una gran fuerza política de los trabajadores para derrotar el ajuste fondomonetarista de los gobiernos capitalistas, y por separar a la clase obrera del nacionalismo burgués, pero también del fascismo libertario, que se nutre del derrumbe del peronismo y del resto de los partidos tradicionales. En esta tarea están abocados tanto el Partido Obrero como el Polo Obrero.