11/11/2021

En medio del “congelamiento” de precios, la inflación creció en octubre otro 3,5%

Acumula ya un 41,8% en el año, frente a un promedio de aumento salarial del 33% hasta septiembre.

Las cifras publicadas recientemente por el Indec muestran que, a pesar del “congelamiento” de precios del gobierno comandado por Roberto Feletti, la inflación escaló otro 3,5% en octubre. Así, acumula ya un 41,8% en lo que va del año y un 52,1% interanual. Los salarios, en cambio, acumulaban a septiembre un 33%. Este holgado margen con que persiguen por detrás a la evolución de los precios constata que la única salida a la insufrible carestía es una recomposición salarial genuina.

Entre los aumentos del mes los alimentos subieron un 3,4%. Esto termina de demostrar la inutilidad de la medida tan patrocinada por la Secretaría de Comercio Interior, la misma que el gobierno de Alberto Fernández ya esbozó cuatro veces previamente, sin lograr resultados certeros. Ya que, ante todo, el telón de fondo de la depreciación de la moneda sigue siendo la pérdida de divisas por el pago de la deuda y la fuga de capitales.

En tanto, en septiembre los salarios crecieron un 3,6% en el caso del trabajo formal en el sector privado, un ¡0,8%! en el caso del trabajo informal, el que alcanzó a más del 30% de los trabajadores en el segundo trimestre (considerando la ausencia de descuento jubilatorio), y un 6,6% en el sector público. Es precisamente este el ostensible nudo del asunto: que las jubilaciones y los salarios en el país son de indigencia y los aumentos se dan a cuentagotas, consolidando mes a mes una mayor pérdida adquisitiva.

Esta desvalorización salarial es la que las cámaras patronales, el gobierno y la oposición intentan consolidar avanzando en una reforma laboral flexibilizadora, como la de Toyota Zárate. Las conducciones de la CGT y la CTA se valen de estos congelamientos truchos de precios y de las mesas sectoriales con funcionarios y empresarios para imponer los topes paritarios, argumentando falsamente que sirven para contener la inflación cuando solo abonan a la licuación del poder adquisitivo de los trabajadores.

La lucha por recomponer los ingresos de la clase obrera se liga así a la tarea estratégica de recuperar los sindicatos y las organizaciones obreras para los trabajadores. Ejemplos como el Sutna clasista, combativo y antiburocrático -recientemente revalidado con la reelección de la lista Negra– muestran que con los métodos de la democracia sindical, las asambleas por fábrica y la organización de los trabajadores pueden arrancarse paritarias por encima de la inflación.

Organicemos esta perspectiva en todos los lugares de trabajo para conquistar jubilaciones acordes al 82% móvil, salarios mínimos acordes a la canasta básica familiar e imponerle la derrota a las reformas antiobreras que vienen a profundizar este cuadro de pauperización. Y reforcemos la pelea por la recomposición de los ingresos de la población laboriosa con un voto masivo al Frente de Izquierda – Unidad este domingo 14 de noviembre: la única alternativa que hace de estas reivindicaciones su programa político en contraposición a los gobiernos del hambre y el ajuste.

También te puede interesar:

Prepara un esquema de créditos a tasa subsidiada y ampliación de las exportaciones.
Un diciembre caliente que demuestra el fracaso del gobierno para contener la inflación.
Quieren polos productivos, con exenciones impositivas y a las cargas patronales, facilidades financieras y subsidios.