15/10/2021

Farmacia y Bioquímica: los estudiantes tenemos un candidato de la Facultad

Un estudiante de primer año forma parte de la lista del Frente de Izquierda en la Ciudad.
Vicepresidente CEFyB - Consejero Directivo/ @fedepacha

“De chico soñaba con estudiar en la Universidad de Buenos Aires” dice Samuel que, en Chaco, su provincia natal, caminaba 12 km a diario para ir a la escuela. Lejos de querer romantizar esta situación, es una muestra más del lugar en el que pusieron a la educación los distintos gobiernos de las últimas décadas, y de la situación social que atraviesan miles de estudiantes en FFyB y otros tantos millones de jóvenes más, como Samu, en todo el país

Samuel Iramain, de 19 años, terminó la escuela primaria en la localidad de Florencio Varela en la provincia de Buenos Aires, y la escuela secundaria en el Comercial 23 de Caballito. Cursó su último año en paralelo con el CBC y actualmente se encuentra cumpliendo uno de sus sueños: cursar la carrera de Bioquímica en la UBA

Su primer contacto con la política fue como activista en el Centro de Estudiantes de su colegio secundario en 2018, pero donde verdaderamente encontró su lugar fue al organizarse en su barrio junto a la Juventud del Polo Obrero. Hoy integra las listas del Frente de Izquierda – Unidad de cara a las próximas elecciones legislativas como candidato a legislador porteño, y es un referente en su barrio, en la lucha por el derecho a estudiar, la vivienda digna y salir de la extrema pobreza de la cual Larreta y Fernández son responsables

Samuel es uno de los 6 millones de jóvenes que sufrieron problemas de conectividad durante la pandemia. En su familia son cuatro con una sola computadora, y para priorizar la educación de sus hermanos, dejó un año la facultad y se puso a trabajar para poder comprar otra. Desde que arrancó la pandemia, las compañeras y compañeros de la Juventud del Polo Obrero vienen desenvolviendo una enorme lucha por conectividad y equipos en todos los barrios, con enormes movilizaciones y acampes, resaltando la necesidad de una juventud que se organice y luche de forma independiente a los gobiernos por las reivindicaciones más inmediatas, al igual que hicimos, junto al CEFyB, lxs estudiantes de FFyB para recuperar nuestro derecho a promocionar y los finales virtuales. Es una lucha que aún no tiene respuestas serias por parte del gobierno y que se da en paralelo a una organización contra el hambre y la miseria en los barrios

Mientras ésta es la realidad del país, el gobierno pretende profundizar el ajuste que se viene llevando a cabo para cumplir con las exigencias del Fondo Monetario Internacional. La educación fue víctima de recortes en el 2021 y lo será también en el 2022. Cuando más recursos necesitamos, las prioridades son otras. Las consecuencias de este desfinanciamiento las vivimos a diario en las distintas facultades de la UBA. Y en Farmacia y Bioquímica eso se traslada de forma directa en problemas concretos: las condiciones edilicias, el estado de los baños, la falta de espacios de estudio y la precarización de nuestros docentes, donde la mayoría trabajan gratis

En este contexto, las y los estudiantes tenemos el enorme desafío de defender la educación pública: luchando por más presupuesto, condiciones de cursada y salario docente. Por eso, invitamos a la juventud a seguir el ejemplo de Samuel, a organizarse por la educación, pero también a dar una lucha política más general para cambiar las desigualdades sociales dentro y fuera de la universidad, de lo cuál solo el Frente de Izquierda propone un planteo consecuente para llevar a cabo, que implica una transformación social de raíz de la Argentina y consigo de su pueblo. Ese camino está solo en nuestras manos, por suerte.

 

También te puede interesar:

Panorama político de la semana.
Gran campaña de la Naranja Telefónica.
La decana de Sociales se abstiene de exigir un mayor presupuesto para la facultad.
¿Por qué lxs estudiantes universitarios nos tenemos que movilizar el 11 contra el Fondo Monetario?
Tapa de Prensa Obrera N°1633.
Todos el 11 de diciembre a la Plaza contra el pacto entreguista. Escribe Néstor Pitrola