06/03/2021
Formosa

Gildo Insfrán, el protegido de Cristina, Macri y Alberto Fernández

Un represor sostenido por todos los gobiernos.

La brutal represión desplegada por el gobierno de Gildo Insfrán en Formosa, corolario de una respuesta netamente policial ante la crisis sanitaria, puso sobre la mesa a todo un régimen antipopular que impera desde hace décadas, amparado ininterrumpidamente por todos los presidentes que pasaron por la Casa Rosada.

Los miles de varados en la frontera y luego el hacinamiento forzoso en centros de aislamiento en condiciones inhumanas son solo el aspecto más saliente de todo un Estado cuasipolicíaco y de encierro que montó el gobierno provincial, para afrontar una pandemia con un sistema de salud vaciado de recursos y personal, cuando la mitad de la población está sumida en la pobreza.

Es la expresión de un régimen de saqueo que lleva 25 años en el poder, moldeado en función de los intereses los pooles de siembra de la soja. Insfrán está cumpliendo su séptimo mandato como gobernador de Formosa, a través de los cuales se asoció siempre al gobierno de turno. Fue parte de los gobernadores del PJ que pujaron por una re-reelección de Menem en 1999, luego respaldó a De la Rúa mientras imponía un estado de emergencia que era denunciado por los radicales en su provincia, para finalmente ser uno de los pilares del boom sojero durante los 12 años del kirchnerismo. La cara más cruda la mostró bajo la presidencia de Cristina Kirchner, con los crímenes de Estado contra los pueblos originarios para expulsarlos de sus tierras.

Pero los presuntos republicanos de Juntos por el Cambio pretenden ocultar la colaboración mutua que el formoseño y Macri se brindaron en el último período, especialmente desde que en diciembre de 2017 los senadores José Mayans -hoy jefe de bloque del Frente de Todos- y Teresa González votaron a favor del robo a los jubilados, y que luego el diputado Luis Basterra -hoy ministro de Alberto Fernández- se ausentara de la sesión para permitir la sanción de la reforma previsional. El entonces presidente lo apoyó públicamente y premió con gestiones para créditos del BID. Finalmente, hoy la oposición macrista de la provincia reclama el levantamiento de cualquier medida de prevención sanitaria, y no plantea salida alguna al empobrecimiento de las masas formoseñas.

Por último, es para señalar la influencia de Insfrán en el actual gobierno nacional de Alberto Fernández. Colocó nada menos al Ministro de Agricultura, el mencionado Basterra, como ejemplo del modelo sojero a desarrollar. Mayans preside, como también dijimos, el bloque oficialista en el Senado que conduce Cristina Kirchner. La pantomima que montó el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, en su visita a Formosa a partir de las denuncias por los atropellos en los centros de aislamiento forzado, es simplemente un botón de muestra.

En conclusión, el régimen de Gildo Insfrán que condena a los formoseños es parte de todo el régimen de hambre y saqueo que impera en el país durante estas últimas décadas. Para derribarlo es necesario desarrollar una alternativa independiente de los trabajadores y las masas explotadas de la provincia.

En esta nota