05/07/2021

Golpe al bolsillo popular: tomar mate cuesta cada vez más caro

En el último año, la yerba aumentó un 55%.

Entre los aumentos de los precios de la canasta básica se encuentra la yerba mate, la infusión más popular en nuestro país, lo que representa un duro golpe en los bolsillos de las familias. El kilo de las yerbas tradicionales ronda los $360, mientras que las suaves y especiales llegan a los $500. El precio de la yerba mate envasada tuvo un incremento del 54,9% en los últimos doce meses, situándose por encima de la variación interanual del Indice de Precios al Consumidor (IPC), que fue del 46,3 por ciento entre abril del 2020 y abril de 2021 (datos del Indec).

Aún no contamos con las cifras de inflación del mes de junio, aunque se estiman por arriba del 3%, y el gobierno aumentará los Precios Cuidados (que vencen el 7/7), bajo la presión de las patronales que exigen subas en los alimentos y productos esenciales. Las empresas que concentran la producción y la comercialización imponen un continuo aumento de precios, que se traslada a las góndolas y a lxs trabajadorxs que la consumen masivamente.

El gobierno nacional dispuso la semana pasada, mediante la resolución 170/2021, un límite de expansión en los cultivos de yerba mate a 5 hectáreas por año, y que entrará en vigencia en enero de 2022 según el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM). En marzo de 2021, ante la falta de consenso unánime, el precio de la hoja verde se definió a través del laudo. Esta situación se replicó en más de 20 oportunidades desde la creación del INYM, en 2002, a esta parte (Anred, 5/7).

Según las patronales alimenticias, esta decisión «generará una fuerte presión alcista en los precios de las materias primas, que se suman a los sucesivos aumentos de la yerba mate de los últimos cinco años, perjudicando tanto a elaboradores, comercializadores y consumidores»(Copal en Cronista, 5/7). Empresarios de Corrientes “amenazaron” incluso con llevar el asunto a la Justicia, negándose a no poder seguir expandiendo la frontera agrícola.

De todas formas, la comercialización de la yerba mate está fuertemente concentrada: once grupos económicos comercializan el 79% de la yerba mate elaborada (Anred, 5/7). El ranking lo encabezan Establecimiento Las Marías (marcas Taragüí, Unión, Mañanita, La Merced) con el 20%; Cooperativa Liebig (Playadito, Yemaipe, Mbareté ) con el 12%; Molinos Río de la Plata (Nobleza Gaucha, Cruz Malta) con el 9%; Hreñuk (Rosamonte) con el 9 y La Cachuera (Amanda) con el 8%.

El límite del gobierno frente a la regulación de precios, es que nuevamente cederá ante la presión de las patronales: negociaciones similares se dieron con el empresariado por el precio de la carne y el nivel de exportaciones.

Mientras el sector yerbatero sigue creciendo, el “eslabón” más débil es el de lxs trabajadorxs tareferos. Las condiciones laborales de este sector presente en Misiones y Corrientes empeoran cada vez más. Obtienen salarios miserables, con paritarias tardías y por debajo de la inflación, no tienen condiciones laborales adecuadas, y recurren a una sobreexplotación propia y del grupo familiar para mínimamente poder comer, además de pasar por varios meses de interzafra (sin cosecha) con ingresos mínimos.

Los pequeños productores agrarios, con chacras de menos de 10 hectáreas, también son golpeados por la pérdida de poder adquisitivo. A pesar del alza del precio de la hoja verde, la falta de capital no les permite invertir para mantener el rendimiento de sus yerbales, o no pueden inscribir sus yerbales en el INYM teniendo que vender en negro su yerba. Una gran parte de ellos está endeudado con los secaderos viéndose obligados a entregar su yerba al precio de cuando se endeudaron (Prensa Obrera, 25/5).

Como planteamos en estas páginas, si se quiere terminar con la escalada de los precios sobre los salarios es preciso determinar el costo real de producción de alimentos y bienes de consumo masivo, interviniendo toda la cadena de valor y poniéndola bajo control de los trabajadores. Lo mismo vale para evitar el traslado de los precios internacionales a las mesas de las familias, por medio de la nacionalización del comercio exterior.

Desde el Partido Obrero en Misiones venimos organizando y apoyando las luchas de los trabajadores de la yerba con un programa integral. Por un salario que cubra todas las necesidades con 8 horas de trabajo diario, trabajo todo el año en blanco con todos los beneficios (aguinaldo, vacaciones pagas, feriados, etc). Vamos por un salario mínimo igual a la Canasta Básica para todos los trabajadores del sector.

También te puede interesar:

Empleo estacional y pago a destajo.
Desde Prensa Obrera dialogamos con una de sus hijas, Silvina, a pocos días de que comience el juicio contra el femicida de Irma.
Luego 30 jornadas de paro, cortes de ruta, acampes y diversas medidas de acción directa impulsadas por la Mesa de Trabajadores en Lucha.
Según datos del Indec la canasta básica llega a $66.488 y la canasta alimentaria a $28.414. Los salarios siguen perdiendo lugar contra la inflación.
El proyecto volvió a debatirse este martes en las comisiones de la Cámara de Diputados.