15/09/2021
Paso 2021

Histórica elección del FIT-U en Chubut: superó a las listas de Arcioni en Puerto Madryn y Esquel

Un balance preliminar, para debatir colectivamente con las y los luchadores y el pueblo chubutense.
precandidata a senadora nacional

“(Federico) Massoni fue superado por la izquierda en Madryn y Esquel” fue uno de los titulares del diario El Patagónico este 13 de septiembre, tras las Paso. El triunfo en esas localidades de Chubut de las listas del Frente de Izquierda Unidad sobre los candidatos del oficialismo provincial de Mariano Arcioni fue subrayado por varios medios provinciales. La elección del FIT-U en la provincia fue destacada por propios y ajenos, pues se alcanzó un 9,3%, promedio que fue mayor en departamentos como Biedma (12,7%), Rawson (10%), Cushamen (11%) y Futaleufú (10,5%), y un 7,21% en Escalante -donde está Comodoro Rivadavia, la ciudad más poblada de la Patagonia.

Se trata de una elección de carácter histórico en Chubut, en el marco de una votación muy destacada a nivel nacional, siendo el segundo mejor desempeño del FIT-U, luego del batacazo del 23% en Jujuy.

Arcioni retrocedió casi un 60% desde las legislativas de 2017 a estas Paso de 2021. Se trata de un derrumbe del oficialismo provincial que refuerza e impulsa las luchas en curso. Ponemos a consideración de las y los luchadores de Chubut y del pueblo trabajador en general este balance preliminar, que proponemos sea debatido y enriquecido colectivamente.

Derrumbe del oficialismo

Los candidatos de Arcioni, el ministro de Seguridad Federico Massoni y el de Salud Fabián Puratich, alcanzaron un 13,42%. La orientación represiva de la campaña de Massoni, que comenzó defendiendo los cánticos fascistas de la policía de Chubut, no prosperó en las urnas. De hecho, las elecciones provinciales se desarrollaron en el marco de un resurgimiento de las luchas, con paros en Salud, docentes que tienen sus salarios congelados hace casi dos años, y con movilizaciones contra la criminalización de la protesta, el gatillo fácil y el asesinato de “Tino” John.

El intento de Fabián Puratich de capitalizar la “gestión” de la pandemia también fue un fiasco: los incumplimientos salariales con las y los trabajadores de la salud, una campaña de vacunación que fue de las cinco peores del país y el hecho de ser la provincia con menor cantidad de camas UTI por habitante, sumado a robos de vacunas y casos de vacunación VIP por parte de la burocracia de Camioneros, pesaron más que el mito del “progre” buen tipo que buscaron instalar.

En las localidades de Puerto Madryn y Esquel, el Frente de Izquierda Unidad logró superar en el terreno electoral a los candidatos de Arcioni, lo que deja planteado el desafío de volver a derrotarlos hacia las generales, para terminar de asestarle un golpe a la orientación saqueadora, ajustadora y represiva del gobierno provincial y a la campaña fascista de Massoni.

Juntos por el Cambio

En Chubut la alianza de Juntos por el Cambio obtuvo un 39,5%. En la interna el PRO le ganó al radicalismo, con la fórmula de Ignacio Torres y Ana Clara Romero. De la misma manera que ocurrió a nivel nacional, todo un sector decepcionado con el gobierno del Frente de Todos se volcó electoralmente a la oposición derechista de Juntos por el Cambio, que en el caso de Chubut hizo un esfuerzo por despegarse de la figura de Macri, aunque con el apoyo explícito de Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. También buscaron borrar su vínculo con el coimero minero Sebastián “100 lucas” López, ahora aliado del gobierno provincial.

Queda planteada la tarea de desnudar la verdadera orientación política de Juntos por el Cambio en la provincia, pues tras las campaña lavadas del PRO y la UCR hay una fuerza ligada directamente a los intereses de los grandes capitalistas de Chubut.

Frente de Todos

La alianza del Frente de Todos obtuvo un 26,65%. La lista encabezada por Carlos Linares y Florencia Papaiani, se impuso con un 80% a la lista del Frente de Mujeres Justicialistas, confirmándose que fue un callejón sin salida el planteo de canalizar las energías en disputar hacia adentro de una fuerza política claramente contraria a los intereses del movimiento de mujeres y disidencias, ligada a las iglesias, a la burocracia sindical, al ajuste y los dictados del FMI.

El PJ inició su campaña con el enorme límite de postularse como opositores a Arcioni, pero formando parte del mismo armado nacional en el Frente de Todos. Esta contradicción quedó evidenciada en las cuasiclandestinas reuniones para formar la lista, en las que participaban desde el patotero de docentes y misógino “Loma” Ávila al mismo vicegobernador Ricardo Sastre. Por otro lado, a pocos días de las elecciones, el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas llegó a Chubut con el objetivo de apoyar la lista del FdT, pero consultado por la prensa dejó un mensaje claro: impulsan en todo el país el avance de la megaminería. Por lo tanto en Chubut apoyan el proyecto de zonificación, y al mismo tiempo al gobernador Arcioni.

El apoyo de las conducciones sindicales afines al Frente de Todos a estas listas pone de relieve la importancia fundamental de luchar por conducciones sindicales independientes de todos los gobiernos.

Por estas horas, según trascendidos periodísticos, el PJ provincial está en crisis y comenzaron los pases de facturas por la derrota. El PJ-kirchnerismo en Chubut es una fuerza que no presenta un programa alternativo al gobierno de Arcioni.

El PICH y las iglesias evangélicas

El PICH (Partido Independiente de Chubut) obtuvo un 7,28%. La fórmula conformada por César Treffinger, del partido Ciudadanos por Chubut, y su compañera de fórmula Maira Frías, ligada a las iglesias evangélicas de Comodoro Rivadavia y Puerto Madryn, explotó el planteo de “renovación” de la dirigencia política, luego de casi llevar como candidato al mismo ministro Massoni. Es necesario denunciar el profundo carácter conservador y oscurantista de esta fuerza política, que ha contado con un financiamiento multimillonario.

La campaña del Frente de Izquierda Unidad y los próximos desafíos

Nuestra campaña y los porcentajes conquistados son producto de un enorme esfuerzo militante. Con miles de volantes repartidos, cientos de afiches colocados y una sistemática militancia en redes sociales. Además de la colaboración de las y los compañeros del Polo Obrero, de simpatizantes, y decenas de fiscales voluntarios que defendieron nuestros votos.

En términos políticos, la lista “A-Unidad de la Izquierda” hizo eje en la situación crítica de la provincia, a los ataques al salario y las jubilaciones de las y los estatales, pero también en el movimiento obrero del sector privado, frente a la complicidad de la burocracia sindical (petroleros, construcción, comercio, metalúrgicos, camioneros, Luz y Fuerza) que con la falsa ilusión de generar trabajo, apoyan a Arcioni y a cambio buscan obtener una tajada del negocio minero.

Denunciamos que la “emergencia hídrica” es cartón pintado y que se busca defender los intereses de las petroleras, los terratenientes, Aluar y las pesqueras, a las cuales se les regala el agua. Denunciamos el pliego de Arcioni para el Superior Tribunal de Justicia, con nombres al servicio de reprimir las luchas, y por eso planteamos la elección popular de jueces y fiscales. También advertimos sobre el nuevo “pacto Chevron a gran escala” que es la nueva Ley de Hidrocarburos, el pacto con el FMI y el brutal ajuste sin grieta que cocina para después de las elecciones, así como el no pago e investigación de la deuda provincial, junto a impuestos progresivos y permanentes a los grandes capitales, para garantizar las necesidades básicas de la población.

De esta forma, se colocó la campaña al servicio de las luchas en curso, para reforzarlas y ofrecer una alternativa. Cada voto logrado tiene un contenido claro contra este régimen de saqueo y endeudamiento. En medio de una situación de bronca y apatía emergieron diversos pronunciamientos a través de Prensa Obrera y en las redes sociales, con reconocidos activistas provinciales que llamaron a expresar la bronca y el desencanto apoyando nuestras listas y profundizando la organización y la lucha en las calles.

Planteamos a los compañeros y compañeras de lucha que impulsaron el voto e blanco, nulo o el no voto, un debate fraternal, porque nos une la comprensión de los límites de la democracia representativa bajo el sistema capitalista, que destruye los territorios, saquea los bienes comunes y persigue a las comunidades originarias, y por eso entendemos que el voto al FIT-U implicó un pronunciamiento programático no solo de bronca sino también impulsando una perspectiva de lucha por el gobierno de las y los trabajadores y en defensa del ambiente.

En la interna, se impuso nuestra orientación de lucha, que fue la unidad de casi toda la izquierda, con el Partido Obrero, junto al PTS con Martín Sáez, Izquierda Socialista con Agustín Gigli y el PSTU que tiene al luchador Daniel Ruiz como precandidato. Se impuso el planteo de golpear con un solo puño a los ajustadores y saqueadores como Arcioni, el Frente de Todos y la oposición derechista, frente a la orientación de las y los compañeros del MST que pusieron el eje en los matices y los debates al interior del Frente de Izquierda Unidad. Ahora sí, hay que golpear con un solo puño y crecer más aún de cara a las elecciones generales.

Y coloca más aún en agenda la necesidad de construir una alternativa política independiente, propia, frente a los gobiernos que se han sucedido en las últimas décadas, tanto en el país como en la provincia, y nos han hundido. Lo que está en juego es en qué términos y en favor de qué intereses sociales se plantea una salida a la crisis. La contienda electoral es uno de los escenarios donde hay que continuar dando esta pelea.

También te puede interesar:

Llamamos al MST a reflexionar y formar una lista unitaria de cara a las elecciones provinciales de noviembre.
El Frente de Izquierda sumó 5.4% alcanzando el tercer lugar.
Expresemos el repudio en las calles y en las urnas con el voto al Frente de Izquierda - Unidad.
El FIT-U con un pie en el Concejo Deliberante.
Con el 7,59% de los votos el Frente de Izquierda queda a un paso del Concejo Deliberante.