Políticas

4/8/2023

Más pagamos, más debemos: Massa paga intereses al FMI con un préstamo de Qatar

El gobierno cumple otro vencimiento tomando deuda.

Massa.

El gobierno nacional acordó un préstamo con Qatar por 775 millones de dólares, los cuales utilizará para afrontar un pago de intereses de la deuda con el FMI.

Los dólares que girará la monarquía catarí forman parte del esquema de fondos DEG (derechos especiales de giro del FMI). La tasa de interés del préstamo es de aproximadamente un 4%.

Sergio Massa ya había tomado empréstitos recientemente con el Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe (CAF) y con China (swap) por un total de 2.700 millones –y a una tasa usuraria-, que se utilizaron este lunes para cancelar otro pago de vencimientos con el Fondo. Sumando lo de Qatar, el pago total de esta semana alcanza casi unos 3.500 millones.

El gobierno argentino está desesperado por conseguir divisas para cumplir con los pagos de deuda y evitar así un desmadre mayor de la economía o incluso irse al default. El dinero que giró Qatar deberá devolverse cuando ingresen al BCRA los desembolsos que pactó el Frente de Todos con el FMI (7.500 millones), que están condicionados a una profundización de la devaluación monetaria y del ajuste contra los trabajadores.

La clique que gobierna el país viene comprometiendo, de este modo, las reservas futuras del BCRA. O sea, las contradicciones explosivas de la economía nacional seguirán acumulándose y en algún momento tendrán que estallar. Mientras se pagan intereses con nueva deuda, al final se termina debiendo más que antes. Desde Economía, incluso, se barajó la posibilidad de utilizar nuevamente moneda china o pedir un crédito al Banco de Basilea para hacer frente a las obligaciones financieras.

Argentina ya le ha pagado unos 7.309 millones de dólares al FMI en concepto de intereses. De ese total, 1.480 millones fueron abonados por el gobierno de Mauricio Macri y 5.829 por el del Frente de Todos. A este monto debe agregársele los 775 millones que vienen desde Qatar. Los intereses se calculan aplicando una sobretasa usuraria que supera el 5%, que crece a medida que aumentan las tasas de referencia internacionales. Entretanto, el capital de la deuda sigue siendo el mismo (más de 45.000 millones de dólares).

El pago de la deuda externa se realiza fundamentalmente sobre la base de la confiscación de la riqueza que produce la clase obrera. Es un instrumento con el que las grandes potencias capitalistas oprimen y explotan a la Argentina.

Esos millones de dólares que se le entregan al FMI o a los acreedores de la deuda externa en general (entre los que se encuentra la burguesía argentina) salen del bolsillo de los trabajadores o de los presupuestos que se supone que deberían utilizarse para financiar un plan de construcción de viviendas o de refacción y construcción de escuelas. La riqueza que no se invierte en el desarrollo económico del país se va por la ventanilla del pago de la deuda.

Para cumplir con las exigencias del FMI y de los bonistas, el gobierno de Sergio Massa y Cristina Kirchner se aprestará a reforzar el ajuste que está aplicando contra los trabajadores; pretende avanzar en una devaluación mayor del peso, en más tarifazos y en recortes más pronunciados sobre los salarios estatales, las prestaciones sociales y el gasto público en general.

Los trabajadores del país están siendo llevados por la burguesía nacional y sus gobiernos, y por los capitalistas extranjeros, a una catástrofe social. Cumplir con las aspiraciones de la clase obrera solo es posible rompiendo con el FMI, desconociendo el pago de la deuda externa y poniendo la economía toda bajo control de los trabajadores. Y esto solo puede realizarlo un gobierno obrero.