Políticas

26/9/2023

Milei pondría a Emilio Ocampo, empleado de los fondos buitre, a presidir el Banco Central

El encargado de la dolarización fue asesor de Cristina Kirchner en el canje de deuda externa.

Ocampo y Milei.

Javier Milei confirmó que Emilio Ocampo será el presidente del Banco Central en caso de salir ganador de las elecciones presidenciales de octubre. Se trata de un empleado del capital financiero internacional que tejió lazos con los fondos buitre que desplumaron al país y de un exasesor de Cristina Kirchner.

Ocampo es el intelecto rector del plan de dolarización que plantea Milei. Ocupó lugares en el Center for Strategic and International Studies en Washington D.C y en 2013 y 2014 fue profesor en una escuela de negocios de la Universidad de Nueva York.

Asimismo, se desempeñó en funciones ejecutivas en bancos como Chase Manhattan, Citigroup, Morgan Stanley y Salomon Brothers. Es un hombre que responde directamente al capital financiero internacional.

Ocampo fue parte, junto a Sergio Massa y Amado Boudou, de la negociación que parió en 2010 el canje leonino de deuda del gobierno de Cristina Kirchner. O sea, integró el elenco que rescató los bonos defaulteados que los fondos buitre habían comprado por centavos, agrandando la hipoteca que pesa sobre el país y que es pagada por la clase obrera con el empeoramiento de sus condiciones de vida.

Así como Cristina buscó con eso abrir un nuevo ciclo de acceso al crédito internacional, Ocampo pretende tentar a nuevos especuladores a hacer negocios con la deuda argentina.

Además, se benefició del proceso de privatización de YPF impulsado por Carlos Menem, a través de su participación en el Salomon Brothers (asociado a Repsol). El negocio se lo armó Carlos Rodríguez, antaño funcionario del gobierno Menem, otro de los que integran el equipo de Milei.

Según Milei, la misión del economista será “cerrar” el BCRA. Ocampo es partidario de avanzar en un ajuste monumental contra los trabajadores (reforma laboral, reforma previsional, etc); y de dolarizar la deuda en pesos y llevar su jurisdicción a Nueva York. Es una política de sometimiento en toda la línea al capital norteamericano.

Ocampo no es el único que se benefició como empleado de los hombres de negocios cumpliendo funciones públicas. Darío Epstein, otro asesor, se benefició del proceso de privatizaciones menemistas (Entel, Gas del Estado, Telecom e YPF).

Los políticos capitalistas se preparan para avanzar en nuevas ofensivas contra los trabajadores.