28/04/2021
RÍO NEGRO

Bariloche: “no hay camas de terapia intensiva”

Colapsó todo el sistema de salud.

La gravedad de la situación llevó a que los principales voceros de las instituciones de salud pública y privada de Bariloche realizaran, este martes, una conferencia de prensa para informar la crítica situación epidemiológica de la ciudad y solicitar la limitación de las actividades de la población: “no hay camas de terapia intensiva” fue una de las principales preocupaciones del Director del Hospital zonal, Leonardo Gil. Estuvo acompañado Esteban Carfagna, jefe de Terapia Intensiva del Hospital Privado Regional (HPR); Diego Fernández, jefe de Terapia Intensiva del Sanatorio San Carlos, y Alejandro Menant, director médico de Intecnus.

El último informe arrojó 271 nuevos casos en el día, un nuevo récord que impacta, alcanzando 1.695 nuevos casos activos. Las 42 camas UTI (Unidad de Terapia Intensiva) 100% ocupadas (27 por Covid, 15 no Covid).

Bariloche y la pandemia

Como señalamos en varias oportunidades en Prensa Obrera, en Bariloche, la apertura del turismo, como reclamó el sector empresarial, significaría un agravamiento de la situación epidemiológica. Entre diciembre y enero en plena actividad turística se alcanzó números similares a los actuales que fueron descendiendo a medida que terminaba la temporada. Pero la reapertura de la actividad turística (hotelería y gastronomía) en Semana Santa y el nulo control que reflejó el turismo estudiantil convirtió a la ciudad en uno de los lugares con más circulación viral.

Lo expresado por los médicos en la conferencia de prensa -manifestando la ocupación de camas al 100%; la implementación de camas por fuera de la unidad; el 90-95% de pacientes es por Covid; el agotamiento de la capacidad de respuesta de los hospitales; el 80% de los positivos es menor de 40 años; se advirtió incluso que por más que se sumaran más camas UTI no sería suficiente ya que el porcentaje de contagios en ascenso es del 63% semanal; la posibilidad de trasladar pacientes a otras localidades- tiene un contraste abismal con el discurso del gobierno municipal, provincial y del sector empresarial. Este último ya habla de la próxima temporada invernal instalando la idea de que fue positivo el manejo de los protocolos en la temporada de verano, lo contrario a la realidad que padece la clase trabajadora. En la misma línea el gobierno provincial, de Arabela Carreras, inauguró junto con el municipal, de Gustavo Gennuso, un hospital modular a mediado de marzo que fue anunciado con bombos y platillos pero que no ha movido el amperímetro de los contagios invirtiendo $17.000.000 para tal construcción. El mismo hoy se encuentra vacío y sin una función elemental. Actualmente no tiene conexión de oxígeno, “no es operativo para tener pacientes Covid” expresó Leonardo Gil director del Hospital Zonal. También manifestó la falta de recurso humano para poner en funcionamiento dicho hospital. Agregó que este es un problema de alcance nacional, no hay terapistas para incorporar al sistema sanitario, fue lo que dijo el director del hospital.

El mismo día que la ministra de Salud, Mercedes Iberó, afirmaba que en las escuelas no había contagios, lo cual es mentira, trascendía que la gobernadora anunciaría un inminente cierre de las escuelas por 15 días, reflejando que la realidad los superó y deben tomar medidas de restricciones improvisadas. Al igual que el gobierno nacional las suspensiones de las clases no van acompañadas de medidas que dispongan de los elementos de conectividad, wifi y compus necesarias que garanticen la educación virtual, como lo demostró el 2020.

Los trabajadores de salud

Los trabajadores de la salud vienen desarrollando diferentes manifestaciones reclamando, como el pasado 20 de abril con un paro en toda la provincia con cortes y movilizaciones, aumento salarial al básico, pase a planta permanente, insumos e infraestructura para salud pública, más recursos humano; el sector se encuentra extenuado ante la situación desesperante. Ante este panorama ATE y UPCN hacen la plancha intentando garantizarle la paz social al gobierno provincial, quien manifestó que recién en septiembre se vería la situación salarial en salud. Pero los autoconvocados y los trabajadores nucleados en el nuevo sindicato ASSPUR (Asociación Sindical de la Salud Pública de Río Negro) están dando una gran batalla para conquistar las reivindicaciones urgentes e imprescindibles para enfrentar la pandemia.

La situación de Bariloche, como está ocurriendo en las grandes ciudades del país, pone de manifiesto la necesidad de centralizar el sistema de salud, cubriendo las necesidades más urgentes que garantice los recursos elementales para los trabajadores con el salario acorde a la canasta básica, más insumo e infraestructura.

Reampliación de las camas de terapia intensiva y respiradores. Plan de vacunación bajo control del personal de salud. Intervenir el Laboratorio mAbxience, ampliando su producción y disponiendo el envasamiento en la capacidad nacional instalada pública y privada. Que se eliminen las patentes de vacunas para producir masivamente para Argentina y la región.