07/01/2022
BUENOS AIRES

Colapso de testeos y privatización: Kreplak, no aclares que oscurece

“Los autotests son peligrosos”, afirma ahora el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, en una voltereta en el aire, diferenciándose de la ministra nacional Carla Vizzoti y el gobierno nacional. El giro viene con aclaraciones, porque el propio Kreplak morigera su crítica reconociendo que este tipo de autotesteos “tienen su lógica en el momento actual de la pandemia”. ¿En qué quedamos? Con la ambigüedad del relato nacional y popular, Kreplak pasó del exitismo de la “pospandemia” al pánico que provocan los contagios exponenciales en el país y la provincia de Buenos Aires.

Ajuste y privatización

Como sea, nadie espera que los autotesteos “en casa”, y por cuenta propia, estén disponibles en las farmacias antes de un mes. Otra odisea será conseguirlos cuando el precio final está atado a la inflación y al dominio monopólico de los laboratorios fabricantes.

La tercera ola de la pandemia y su impacto en el territorio bonaerense vuelve a minar al declinante gobierno de Kicillof. El telón de fondo es el crecimiento vertical del número de infectados y una tasa de positividad que va del 60% al 70% de los testeados. El miércoles 5/1 la provincia de Buenos Aires batió un nuevo récord con 40.000 contagios diarios y en su capital, la ciudad de La Plata, treparon a 1.000 en una jornada. Los pagos intendente platense Julio Garro (Juntos) y del gobernador del Frente de Todos, Axel Kicillof, son un foco de la pandemia.

El colapso de los centros de testeos es una radiografía del ajuste sanitario y de la falta de inversión para enfrentar la ola Delta y Ómicron, que viene golpeando desde hace semanas a los Estados Unidos y Europa, y ahora brutalmente a la Argentina. Confirmando las previsiones que hicimos saber en Prensa Obrera, son los propios infectólogos que asesoran a Alberto Fernández quienes alertan sobre un número potencialmente mayor de internaciones cuando todavía el pico pandémico está por llegar.

Ni Kreplak ni Kicillof pueden alegar sorpresa por los 109.000 contagios en el país y los 40.000 en la provincia. La tercera ola estaba cantada por el escenario mundial . Es en estas condiciones de crisis que el gobierno y la oposición derechista pactaron suprimir el Fondo Covid quitándolo del presupuesto provincial 2022, en un hecho criminal.

Aún con un deliberado encubrimiento y disimulo de las palabras – Kreplak había justificado los autotests en la segunda ola-, las críticas parciales del ministro de salud de Kicillof reconocen lo que el Partido Obrero viene denunciando. Al terminar de cuajo con los testeos de contactos estrechos (ajuste) se da rienda suelta a la voracidad de los laboratorios que fabrican los autotests (privatización). Es el Estado el que se borra y transfiere la responsabilidad a la población.

La pandemia la sufren las masas y los negocios los hacen los capitalistas que dominan el mercado de vacunas y los testeos «autogestivos». No se entiende por qué Kreplak insiste con que ahora los autotesteos serían peligrosos (que lo son, sin lugar a dudas) , y hasta no hace mucho los consideraba una política de prevención válida en la segunda ola.

La retirada desmiente al » estado presente» del peronismo que resigna el control y seguimiento sanitario y estadístico y en consecuencia agrava el margen de error en la detección del virus .Ya no serán los profesionales de la salud quienes hagan los testeos sino los » particulares» pagándolos de su pecunio.

De la precarización laboral a la sanitaria

La renuncia a los testeos masivos nace del ejecutivo nacional y viene de la mano de la completa liberalización de los protocolos que pasaron a mejor vida. El debate sobre el pasaporte sanitario es puro humo cuando a nadie se lo exigen para el turismo ni para los recitales o asistencia a los boliches de la provincia de Buenos Aires. En definitiva una coartada.

Kicillof liquidó hasta los aforos en el peor momento ; en los informes oficiales el ministro de salud provincial, Nicolás Kreplak insiste en resaltar la «vacunación completa» diferenciándola de la » tercera dosis y refuerzo». Se trata de una estafa cuando la Argentina superó los 100.000 contagios diarios y la tercera dosis debería ser parte del esquema vacunatorio para » todos y todas».

Una duplicación de contagios en pocos días elevará la cantidad de fallecidos y de internaciones de terapia en un círculo vicioso que habla de la gravedad de la situación. No se trata de estigmatizar a la juventud, endilgándole irresponsabilidad o falta de vacunación deliberada , sino de liderar una fuerte campaña por los testeos masivos y gratuitos a cargo del estado ; y por la vacunación libre con las tres dosis.

Kreplak tiene que ser interpelado para que explique por qué el gobierno demora en reponer el Fondo Covid y para que diga cómo hará para garantizar la aplicación de la tercera dosis a todos los bonaerenses.
Un informe oficial debe bajar a tierra la imprecisa » lluvia de vacunas» para dar cuenta de la cantidad de terceras dosis disponibles y de los ritmos de vacunación libre.

Kreplak patalea tarde contra los autotests pero se hace el otario con el Fondo Covid que él y Kicillof eliminaron sin vueltas del presupuesto 2022. La :lógica «no es de la pandemia» como encubre Kreplak sino de los intereses capitalistas que lucran con los contagios y las muertes de paciente; y de los bonistas buitres que impusieron una ley de leyes de ajuste fiscal que pagamos los trabajadores.

Programa

El gobierno debe ir hacia una reposición del Fondo Covid y aumento del presupuesto para salud pública. Necesitamos testeos masivos y vacunación con la tercera dosis a toda la población. Centralización del sistema de salud bajo control de los trabajadores. Control obrero de los protocolos sanitarios con derecho a veto de la presencialidad sin afectar salarios ni puestos de trabajo.  Salario no inferior a la canasta familiar para los trabajadores y profesionales de la salud. No pago de la deuda externa.

También te puede interesar:

Un programa de defensa frente a la política de las patronales y el gobierno.
Rechacemos la flexibilización del protocolo y exijamos personal y recursos para enfrentar la tercera ola.
Sin ningún tipo de explicación dejó en la calle a 9 músicxs.
“Estas obras no resuelven las reales causas de las inundaciones.”