12/08/2020

Contagio y déficit de personal de salud, el principal problema de la pandemia

Se estima que entre un 7 y 10% de los contagiados diarios es personal de salud.

La flexibilización de la cuarentena, en los últimos quince días, tiene como contrapartida la mayor cantidad de contagios de Covid-19 y muertes en todo el país e incluso el comienzo de nuevos brotes en diferentes provincias en los cuales los casos no eran significativos hasta hace algunas semanas atrás. Los números absolutos son contundentes y a esto se le suma que una de cada dos personas internadas en Unidades de Terapia Intensiva por coronavirus sobrevive en la Argentina (Telam, 11/08). El grueso de los contagios se concentran en la zona del Amba con 233.545 el 89.50% del total (Ministerio Salud Nación, 12/08).

En las últimas semanas se ha puesto sobre la mesa un indicador muy preocupante, que es la disponibilidad de personal de Salud y el aumento progresivo que se dio en los contagios entre estos. La Fesprosa (Federación de Profesionales) afirma que, según datos oficiales al 7 de agosto, los trabajadores con Covid-19 eran más de 15.000 (Fesprosa.org.ar, 7/08), aunque era muy difícil precisar en qué instituciones estaba este personal ya que el Ministerio de Salud retaceaba los datos. Desde las páginas de Prensa Obrera venimos advirtiendo sobre este tema sobre todo en la provincia de Buenos Aires donde los infectados superan los 6.000 profesionales de salud. Según estadísticas volcadas por analistas de datos y especialistas del tema, solo en CABA, entre el 7 y el 10% de los casos nuevos por días son trabajadores de salud. Con una cantidad total que no baja de los 1.400 casos, se estima que 100 son trabajadores de la salud, el bien más preciado para enfrentar esta pandemia y garantizar la atención. Pero esta tasa de contagios también se replica en los hospitales que dependen de Nación: en el Garrahan ya van más de 200 trabajadores contagiados.

Con este cuadro de situación queda de relieve la falta de Equipos de Protección Personal de calidad y en cantidad para los trabajadores de la salud. Contra el optimismo de los ministros de Salud provinciales Gollán y Quirós, tanto los trabajadores como los gremios (Cicop-Fesprosa) y también la Asamblea de Residentes y Concurrentes, han reclamado desde marzo por la mala calidad y el déficit de estos.

Otro problema, de principal relevancia, es el pluriempleo al que se somete a los trabajadores de salud de todas las profesiones para poder llegar a un salario que cubra la canasta familiar. Sin ir más lejos, en la CABA los miles de enfermeros no llegan a cobrar más de $38.000 pesos y las horas módulos (horas extras) apenas son $133 por hora. Por lo tanto, ningún enfermero accede a ellas y deben emplearse en el sistema de sanatorios privados aumentando la exposición al virus, al cansancio y al desgaste laboral. Con los miles de residentes y concurrentes que sostienen el sistema público de salud en la CABA pasa una situación similar, teniendo en cuenta que los 1.500 concurrentes ni siquiera tiene salario y ART por parte del gobierno.

Por su lado en la provincia de Buenos Aires pasa algo similar según comunicó la Cicop: cada sector de terapia intensiva debería tener un máximo de 8 camas, un médico y dos enfermeros aunque “no todas las salas poseen estas condiciones de trabajo”. Si faltaban más de 2.000 profesionales al inicio de la pandemia, habiéndose incorporado 650 el faltante sigue siendo muy alto: unos 1.400 o 1.500, de difícil cobertura por los bajos salarios, malas condiciones laborales y de seguridad y el pluritrabajo generalizado. En el ámbito privado, donde el salario de miles de médicos y profesionales tiene como regla general ser monotributistas, esta situación se agudiza.

Ginés retoca los criterios clínicos

En la última semana el Ministerio de Salud nacional cambió el criterio según el cual convivientes con una persona Covid + serían considerados también positivos sin estudio confirmatorio, tomando el resultado de un solo individuo como el día 1 de inicio de la enfermedad del conjunto de convivientes. La indicación, en el caso de cursar asintomático o leve, sería cumplir 14 días de aislamiento. Este criterio sobreestima casos positivos, alterando los datos epidemiológicos y subestimando la mortalidad. Esto se da en un contexto donde la ocupación de camas se acelera día a día y se agudiza el déficit de personal. Pero aún más grave es que expone a personas posiblemente negativas a la convivencia sin medidas extremas de aislamiento por considerarse al conjunto conviviente ya positivos, pudiendo producir dicha medida aumento de contagios. El gobierno con este cambio planea ahorrar en hisopados y a su vez evitar internaciones en el sistema sanitario estresado y sin una inversión significativa.

A su vez, el Ministerio de Salud de CABA lo rechazó, planteando que poseen la cantidad de reactivos para realizar hisopados. La apreciación de Larreta y compañía, de que en la Ciudad hay un “amesetamiento” de la curva alrededor de los 1.200 enfermos informados diarios -sin contar los miles de asintomáticos que no se detectan-, no oculta que es un nivel alto de casos, que no desciende y de los que un 14% va a requerir internación y un 5% atención crítica, en camas que tienen un promedio de 20 días de ocupación por paciente.

Nuestro planteo

El Partido Obrero reclama la inmediata centralización del sistema de salud y un impuesto extraordinario a los capitalistas para financiar la cobertura completa del personal sanitario, los insumos de protección, la ampliación de las camas y unidades de terapia intensiva, el equipamiento de los hospitales y un aumento salarial a los trabajadores, que parta de la equiparación de los sueldos con la canasta familiar.

La centralización del sistema de salud sería la única manera de disponer de todas las camas de manera unificada, para poder empezar a hablar de porcentajes y disponibilidades. La disparidad en recursos que posee el sector privado por encima del público debe ser administrado por el Estado nacional y un comité de sanitaristas y trabajadores.

También te puede interesar:

Una primera victoria Popular, ¡tierra para vivir!
La continuidad de Berni dejó pagando a más de un “progresista” cooptado por el kirchnerismo.
El próximo miércoles 23 de septiembre a las 10 hs acompañaremos la movilización a la fiscalía descentralizada del distrito de Malvinas Argentinas.