26/05/2021

La crítica situación de los hospitales del interior de Córdoba

Un registro de Prensa Obrera de los centros de salud de Santa Rosa de Calamuchita, Carlos Paz y Alta Gracia.

El incremento de contagios de la segunda ola de la pandemia golpeó de lleno en un sistema de salud que, tras más de un año de pandemia, ya presentaba una delicada situación. En las últimas 24 horas, en la provincia se conocieron 3.424 casos; de ese total, 1.631 corresponden a Córdoba capital y 1.760 al interior provincial. Además, 13 personas fallecieron a causa del coronavirus.

El elevado número de personas infectadas se da tras varios días de restricciones. Es que hace tiempo que “la meseta alta” de casos quedó atrás para dar lugar un ascenso en la curva de contagios de coronavirus que batió varios records en la provincia. En este marco, el gobierno provincial anunció una “reorganización del sistema de salud” por cuatro semanas. En un punto, la medida expresa el fracaso de la orientación con que se vino abordando la pandemia

Ahora bien, ¿en qué contexto se encuentra los centros de salud en el interior provincial? La pregunta importa puesto que se sabe en los departamentos de Córdoba el sistema de salud es más frágil.

Prensa Obrera recogió testimonios e informes de trabajadores de la salud de tres hospitales del interior provincial: el Eva Perón, ubicado en Salta Rosa de Calamuchita; el nosocomio Hospital Arturo Illia de Alta Gracia; y el Domingo Funes, que se encuentra en la localidad de Santa María de Punilla.

“Estamos viviendo un pico de internaciones, consulta y derivaciones por coronavirus. Se inauguró el hospital modular que mandó a construir la Nación, pero no se nombró más personal para ese hospital. Ahí funciona el área Covid, que antes estaba en una parte muy limitada dentro del establecimiento y ahora se la amplio, pero funciona con el mismo personal”, informó un médico del hospital Eva Perón.

“El mismo radiólogo que hace las placas en el hospital común para cualquier traumatizado también va al área Covid a hacer las radiografías ahí, con toda la exposición y el riesgo sanitario que eso implica. El personal de enfermería es el mismo”, continuó la citada fuente.

Y agregó: “no hay administrativos en el hospital nuevo, lo cual recarga a las enfermeras que también tienen que hacer las tareas que conllevan el recuento de hisopados e informes. El déficit principal es el de recursos humanos. Por más que han creado esa nueva estructura no han designado el personal. Es crítico, con el cansancio con el que vienen cargando. Ni hablar de lo salarial tras el acuerdo que firmó el SEP”.

En tanto que la doctora Daniela Mendoza del Hospital Domingo Funes realizó un dramático testimonio en redes sociales: “cae la noche sobre la UCI, una cama libre, va el segundo paciente que fallece en la misma cama en dos días. Uno de ellos de 52 años, decía no querer que el intuben, ‘no quiero salir en una bolsa negra’”.

“Lo sedamos y lo intubamos; no lo logró, no lo logramos. No basta con tener el conocimiento, las ganas, la entrega, el amor por la profesión, si no tenemos las armas: medicamentos, insumos, materiales”, narró la mencionada medica cuyo testimonio fue publicado por El Diario de Carlos Paz.

“¿Cómo vamos a la guerra sin armas? ¿Cómo podemos defender la vida sin tener con qué luchar? Una batalla desigual en la que vamos perdiendo”, posteó Daniela Mendoza.

 

 

En tanto que la situación en el Hospital Arturo Illia de Alta Gracia fue profusamente descripta en un informe de sus trabajadores sobre las diferentes áreas del nosocomio, donde también denuncian que falta personal. “Un solo radiólogo realiza guardia activa de 24 horas y otro atiende solo por la mañana de lunes a viernes (siempre que sean hábiles) y realiza turnos, quirófano, UTI adultos, neo y área Covid. A esto se suma la cantidad de pacientes que se ha incrementado notablemente. Sábados y domingos se encuentran solos”

“No hay personal exclusivo para el servicio de mamografía. Se sobrecarga al radiólogo de guardia y no se respeta la cantidad de pacientes pactada. Se han jubilado agentes en 2006, 2017 y 2020, que no han sido reemplazados. Sin contar que próximamente se jubilara uno más”, informan en el citado texto.

Lxs trabajadores del Arturo Illia también denuncian “falta de personal de enfermería en todos los Servicios del Hospital, lo que lleva a una sobrecarga física y emocional. Este agotamiento muchas veces tiene como consecuencia el pedido de carpeta médica”.

También informan que hay personal de riesgo mayor de edad y con patologías crónicas realizando guardias. Esto sumado a que “se realizan 6 guardias de 24 horas en el mes, en las que no solo tienen actividades de guardia sino también de internado, quirófano programado, consultorios, traslados, etc”. En el caso del área de ginecología “falta de nombramiento de Jefe de Servicio desde hace 4 años”.

En el hospital de Alta Gracia cuenta con un “personal sobrepasando su horario de 35 horas semanales» y faltan trabajadores “para cubrir las guardias en vacaciones”.  Además, hay médicos que no están en planta y bajo el régimen de pluriempleo.

Lo señalado revela tres ejemplos de un sistema de salud pública que lleva años de ajuste y vaciamiento. La segunda ola de la pandemia vino a profundizar esta crítica situación.

En defensa de la salud de la población es necesario responder a los reclamos pendientes como el planteo de los $70.000 de básico, incorporación de más personal, aumento de presupuesto para todos los hospitales. Se trata de medidas elementales para cuidar a quienes nos cuidan. Lo que sumado a la estratégica medida de una verdadera centralización del sistema de salud conforman un principio de respuesta para hacer frente a la pandemia. Solo lxs trabajadores pueden dar una salida a la crisis.

 

También te puede interesar:

Con la presentación de esta enorme lista del Partido Obrero impulsaremos los verdaderos desafíos que tiene la clase trabajadora.
Los gobiernos fundamentan el ajuste a la salud y la población.
Sucedió en Plaza de la Intendencia, una nueva agresión de la policía del gobernador Juan Schiaretti.
La actividad es convocada junto a la concejala Cintia Frencia para impulsar el reclamo de las vacunas, el boleto obrero, el salario y las jubilaciones.