10/07/2020

La Plata supera los 1.000 casos de Covid-19

El 16,6% son trabajadores de la salud.

Los últimos datos del Ministerio de Salud muestran un panorama alarmante para la ciudad de La Plata y toda la región. En los últimos 25 días los contagios se cuadruplicaron, pasando de 329 a 1.274. El 16,6% de ellos corresponde a trabajadores de la salud, lo que duplica la media provincial y pone a la ciudad a la cabeza del ranking nacional.

Los contagios por circulación comunitaria han llegado al 56,4%, y la misma no se ha detenido. La cuarentena sigue flexibilizada, como muestra que en el Ferrocarril Roca que conecta la ciudad con el Conurbano y la Capital solo descendió la cantidad de pasajeros de 10.000 a 8.500 desde que entró en vigencia el aislamiento social «más estricto». El intendente Julio Garro, de Cambiemos, negocia mientras tanto con Kicillof la habilitación de los comercios.

Un dato significativo es que el 63% de contagios, según el rango etario, corresponde a la población económicamente activa (entre los 20 y los 49 años). En la ciudad los casos son extendidos entre diferentes concentraciones obreras: en la Línea 202, en el Walmart de Gonnet, en el polo petroquímico de Berisso y Ensenada, además de haber llegado a todos los barrios de la región, y donde los hospitales se han convertido en focos de infección.

Contagios en la población de entre 20 y 49 años.

Sobre la cantidad de testeos hay informaciones dispares, pero la fuente más condescendiente con el gobierno indica que la tasa de positividad es del 14%, cuando lo que aconseja la OMS es que no supere el 10%. Esto que refleja que el municipio está completamente a ciegas frente al nuevo salto de contagios. El Hospital Español, un importante instituto de medicina privada, informó que no hará más hisopados en el Hospital Rossi, encargado de procesar los hisopados de la Región Sanitaria XI, no da abasto, y comunicó que solo podrán procesar cinco hisopados por día de dicho sanatorio. Es decir que el stock de testeos no alcanza a cubrir la necesidad que plantea la propagación del virus.

La ciudad cuenta con 611 camas de terapia intensiva en el sistema público de salud. A principio de junio, previo a la cuadruplicación de contagios, se conoció el dato de que el 48,77% de esas camas estaban ocupadas. Con la llegada del frío invernal y las enfermedades respiratorias que comúnmente producen el desborde de la atención en los hospitales de la región platense, se acrecienta el riesgo de un colapso sanitario. Más aún si se tiene en cuenta la saturación de las camas en varios distritos del Conurbano como La Matanza, Quilmes y Escobar (con índices de ocupación de entre el 75% y 90%), para los cuales La Plata funciona como un distrito de derivación de pacientes. Si se mantiene el índice de duplicación de contagios cada dos semanas, como sucede al día de hoy, el colapso es ineludible.

Este cuadro de crisis sanitario y social es resultado directo de la política de levantamiento de la cuarentena del intendente Garro, la cual en acuerdo con Kicillof se sostuvo luego de los anuncios de una supuesta vuelta a la fase 1. También es una consecuencia del ajuste en el sistema de salud público de la provincia, y la profunda precarización laboral en que se asienta la política sanitaria del gobierno bonaerense en plena pandemia. El hecho de que el 78,3% de la atención la cubran las obras sociales y las prepagas muestra que la enorme mayoría recurre a las instituciones privadas. Sin embargo, vale destacar que la atención en el sistema público se eleva al 31,2% para quienes tienen entre 20 y 29 años, porque la juventud es el sector coincide con el sector más precarizado laboralmente, cuyos ingresos no les permiten además afrontar el pago de una prepaga con cuotas que rondan los 5.000 pesos mensuales.

Contagiados de entre 20 y 29 años.

Hay otro agravantes. El avance gobernador Kicillof en el vaciamiento de Ioma (la obra social de docentes y estatales) para financiar el rescate a libro cerrado de los monopolios de la salud privada derivó en la suspensión de atención a sus afiliados. La situación habitacional es crítica, ya que el 60% de la población no posee un acceso seguro a los servicios básicos en medio de la emergencia sanitaria, y cuando reclaman el gobierno responde con la represión.

Desde el Partido Obrero y Tribuna de Salud denunciamos la responsabilidad del intendente Garro y del gobernador Kicillof en la exposición de la salud de la población. Reclamamos la urgente centralización del sistema de salud, y el establecimiento de un impuesto a las grandes riquezas de la región para financiar la provisión de insumos, respiradores y un aumento de salarios y la dotación del personal de salud. Y planteamos la provisión de emergencia de servicios básicos en los barrios periféricos, que vienen sufriendo cortes de luz extendidos por semanas, y que se garanticen departamentos y habitaciones de hoteles a las familias que lo demanden para realizar el aislamiento.

También te puede interesar:

Editorial. Escribe Néstor Pitrola
Sus compañeros decidieron realizar un paro de 48 horas si el director de enfermería no renuncia.
Los trabajadores municipales de Hurlingham son presa de una fuerte precarización laboral.
Familiares y amigos junto con organizaciones se movilizaron a la Fiscalía.
Se estima que entre un 7 y 10% de los contagiados diarios es personal de salud.
Desde laUJS convocamos un festival contra el gatillo fácil y por el fuera Berni, a las 17h por Facebook Live.