16/07/2021
chaco

Capitanich y su constante ataque a la escuela pública y sus trabajadores

Luchemos por salario básico igual a la canasta familiar.
Tribuna Docente Chaco

El gobernador chaqueño trata de avanzar con el ajuste para terminar de desmoralizar a los docentes: aplicó duros descuentos por tres meses con retroactivo y mandó hacer sumarios a los directores que no presentaban la planilla donde los mismos se negaban a exponer a sus colegas. Ahora Capitanich no solamente ajusta y roba nuestro salario, sino que nos persigue judicialmente, tal como sucedió en la localidad de Pinedo, cuando un grupo de docentes se acercaron para hablar con el gobernador y la policía los paro; al otro día los citó a todos a la comisaria para que se notifiquen de la supuesta falta. Semanas atrás se conoció la sentencia de la justicia chaqueña donde intima al gobierno a la devolución de los descuentos por días de paros, pero el ejecutivo no acató esa orden judicial.

El salario, la deuda y los reclamos

Recientemente se conocieron declaraciones del gobernador Capitanich y el ministro Santiago Pérez Pons sobre el aumento salarial docente y las condiciones de trabajo y estudio de las escuelas. Por supuesto que la docencia no ignora el maltrato que recibimos históricamente, situación de la cual son responsables tanto el PJ-kirchnerismo como Juntos por el Cambio. Debemos destacar que ambas fuerzas políticas constantemente atacaron la educación pública y a sus trabajadores. Sin embargo, en estás declaraciones tanto Capitanich como Pérez Pons afirman que son el gobierno que más aumento salarial otorgó, que más infraestructura invirtió, que vacunaron al 80% de la población trabajadora y que garantizan la educación pública. Todas mentiras.

La educación pública solo es garantizada por sus trabajadores y las familias de estudiantes, desde los insumos de limpieza e higiene en las escuelas hasta las clases virtuales. Desde el gobierno y gracias a la colaboración de la burocracia sindical, las y los docentes solo recibimos ajuste y perdimos derechos laborales: la ley de educación digital que nos obliga a la bimodalidad más allá de la pandemia, aumento de la desocupación, descuentos descomunales y retroactivos, salarios de indigencia ($14.000 es el salario básico de una maestra de grado).

El conflicto en la educación pública no se resuelve atacando a sus trabajadores ni tampoco con declaraciones en la prensa. Por eso exigimos a Capitanich y sus ministrxs que, ante la situación desesperante que atravesamos, recomponga los salarios igual a la canasta familiar que hoy se encuentra en $65.000 para no ser pobre, dispositivos y conectividad gratuita para estudiantes y docentes, vacunación masiva para la población.

Plan de lucha con la docencia como protagonista

Es necesario elaborar un plan de lucha con el protagonismo y la fuerza de la docencia. Además del paro activo, las decisiones y acciones deben ser de parte de la docencia y no de la burocracia sindical. La burocracia sindical ya demostró que solo beneficia al gobierno entregando las grandes luchas y reclamo de la docencia, todas sus negociaciones nos llevaron a ser más pobres, perder derechos y trabajar en escuelas públicas cada vez más desvalorizadas y destruidas. Esa misma burocracia sindical nos acusa que «no queremos luchar», pero cuando salimos a hacerlo quieren distraernos y no propone un plan de lucha sino que simplemente nos usa para que acatemos órdenes mientras ellos mismos firman la entrega. Por otra parte, también debemos destacar que la desafiliación masiva no sirvió para empujar a una lucha más independiente como algunos sectores lo plantean, sino que dividió a la docencia y desvío el conflicto central por nuestros reclamos. Por eso debemos elaborar un plan de lucha con docentes que estén afiliados y aquellos que no, en conjunto y con el rumbo de hacer retroceder al gobierno y conquistar nuestras reivindicaciones.

Proponemos a las y los docentes que llamemos a asambleas en las escuelas, elijamos delegados por turno y luego elijamos delegados paritarios que representen a docentes, sean elegidos por sus colegas porque son quienes conocen la realidad educativa y viven con salarios de miseria. Vamos por salario básico igual a la canasta familiar, vacunación masiva, escuelas en condiciones dignas y dispositivos y conectividad gratuita para docentes y estudiantes.