Sindicales

27/11/2023

Córdoba: ajustan sobre el salario de la docencia

Tenemos que intervenir.

Secretario Gremial de Gestión Privada electo de Uepc Capital

Docencia en lucha.

Nuevamente la jornada postelectoral estuvo signada por remarcaciones de precios que llegaron al 50%, siendo los productos básicos los principales afectados. Arcor aumentó un 35% toda la lista de precios, Unilever un 40% y Molinos también un 40%. Estos oligopolios son los dueños de las góndolas de supermercados, almacenes y pequeños comercios de la Argentina. El gobierno, lejos de tomar medidas que preserven el bolsillo de los trabajadores, acordó que el programa de precios tenga un aumento de hasta el 12% para lo que queda del mes y en diciembre habrá otro incremento ya del 8%.

Sin embargo, la docencia recibirá un aumento de sus ingresos muy por debajo de estos números. El acuerdo salarial alcanzado en la última paritaria establece una actualización del salario que se cobrará en diciembre de apenas un 8,21%, que equivale a la medición del IPC Córdoba del mes de octubre. Este número no solo está desfasado por la inflación creciente, además está cuestionado por “inverosímil” ya que según el Centro de Almaceneros de Córdoba es imposible que haya habido un descenso del 4,4% de la inflación en un solo un mes (Cadena 3, 13/11).

Por segundo mes consecutivo, los docentes de Córdoba cobraremos aumentos que no superarán la inflación. El mes pasado, la cláusula de revisión automática para el salario fue del 1,39%, a pesar del 22% de devaluación postPaso y de que el índice inflacionario había sido del 13,85%.

A esto hay que agregar que el aumento del 8,21% solo impactará sobre el salario que paga la provincia, ya que el Fonid no sufrirá ninguna modificación. Una maestra que recién inicia sumará 20 mil pesos más a su salario de 277.981 pesos. Esto quiere decir que será (nuevamente) más pobre que el mes anterior y que le faltarán más de 60 mil pesos para llegar a los $371.979 que en octubre una familia necesitó para sobrevivir. Si esta cifra se actualiza a diciembre, mes en el que cobrará su salario, la diferencia se aproxima a los 100 mil pesos.

Luchemos por nuestras reivindicaciones y contra el ajuste

Frente a este escenario, la conducción Celeste de Monserrat, al igual que el resto de la burocracia sindical, está viendo cómo se acomoda en un escenario en el que gobierno nacional y provincial preparan un nuevo ajuste en regla sobre el conjunto de las condicionales laborales y el salario.

Mientras tanto, el Sitram, un sindicato recuperado para la lucha por los municipales de Jesús María, hizo una asamblea masiva y le impuso al intendente una paritaria que tiene que servirle de norte a la docencia de toda la provincia. Cerró un acuerdo por tres meses que conquista un aumento real del salario con dos cuotas acumulativas que pagarán la inflación más un 4%; estas totalizan un 9% real que le gana a la inflación en 3 meses, en relación al sueldo de febrero 2024, y un 25% por encima de la inflación, tomando como base febrero de 2023. Por otro lado, debido al atraso en el pago por la inflación, se compensa este desfasaje con una suma fija no remunerativa de $35.000 y un bono anual extraordinario de carácter no remunerativo de $70.000.

A su vez, los estatales y empleados privados de la provincia seguro saldrán a reclamar una suma fija y la revisión de sus paritarias para que se les compense por la enorme pérdida salarial que significa una inflación interanual que, según las principales consultoras nucleadas en el REM, superará el 185%.

En un escenario en que la situación de la docencia ya es crítica y donde se espera todavía una devaluación similar o superior a la que ejecutó el gobierno luego de las Paso, la docencia tiene que madurar un planteo que impida un nuevo derrumbe del salario.

La docencia para llegar a fin de mes se está sobrecargando laboralmente y aumentó su jornada laboral con cargos y horas precarizadas o desarrollando trabajos extras que deterioran tanto la salud de los educadores como el proceso educativo.

Necesitamos en diciembre un bono que puede tomar como referencia los 100 mil pesos que le faltan a una maestra para cubrir la canasta básica y que sirva para compensar la pérdida salarial que produce tener una cláusula de revisión desactualizada.

Esta suma debe cobrarse también en enero tanto para activos como para jubilados, ya que es un mes donde el gobierno nacional y provincial van a descargar una parte considerable del ajuste sobre los trabajadores; además, debe ser incorporada al salario en la próxima paritaria y servir como acicate para elevar el piso desde el que hoy estamos discutiendo las paritarias.

La nueva conducción electa de Capital, los delegados combativos de las escuelas y la docencia que se movilizó para echar a la burocracia del sindicato tenemos el desafío de poner en marcha todos los mecanismos de debate y movilización para preservar nuestro salario.

El 1 de diciembre, cuando los docentes de Córdoba estemos festejando el ingreso de las escuelas a la Uepc, también estaremos desarrollando la demostración de fuerzas de una nueva conducción que lejos de resignarse a la pobreza se organiza para recuperar sus derechos. Exigiremos a la nueva conducción provincial que convoque en toda la provincia a asamblea y movilización por nuestro salario, nuestra jubilación y contra el vaciamiento del Apross. La conducción de Capital se pondrá a la cabeza de esta tarea.