10/02/2021

Córdoba: la vuelta a la presencialidad obligatoria sin condiciones en las escuelas

Ante la improvisación del gobierno, la desinversión y la falta de protocolos, docentes y comunidad educativa nos organizamos.
delegado escolar, Tribuna Docente.

El ministro de Educación de la provincia de Córdoba, Walter Grahovac, y el gobernador Juan Schiaretti acompañan a fondo las medidas del ministro Nicolás Trotta, de retornar a las escuelas a pesar de que no haya condiciones. Durante 2020, no se garantizó el mantenimiento de las escuelas, en absoluto. Tampoco, la conectividad para el alumnado y docentes. Nos encontramos hoy, a días de comenzar un nuevo ciclo lectivo, con las escuelas totalmente venidas abajo (con plagas como palomas, roedores, alacranes, cucarachas, etc.); cielorrasos derrumbados o pluviales tapados por falta de limpieza que han derivado en filtraciones; baños sin absolutamente ninguna medida sanitaria; problemas eléctricos (producto de las filtraciones de agua en techos); salas de profesores sin ningún tipo de acondicionamiento o aulas que por sus dimensiones, no pueden ser utilizadas por ningún grupo (si se pretende respetar algún protocolo de distanciamiento).

Las condiciones del sistema educativo son de exclusiva responsabilidad del Estado; la desinversión y desidia han dejado a las escuelas en un estado deplorable. Los talleres de las escuelas técnicas no son la excepción: sin mantenimiento y sin medidas de bioseguridad (ni presupuesto para su compra), las prácticas serán lisa y llanamente inviables.

Los protocolos

Existe un borrador sobre los protocolos a llevar adelante para poder volver a la presencialidad. Decididamente son impracticables.

Se habla de una limpieza y desinfección durante la jornada, actividad, que en algunos casos aún no está garantizada ya que parte del personal de limpieza se ha distribuido en los centros de salud por emergencia Covid-19. Se pone énfasis en el cuidado individual de cada familia desde la salida del hogar hasta el ingreso a la escuela, cosa que escapa completamente a las responsabilidades de la escuela y genera un riesgo latente. Se menciona el transporte público: no hay medidas gubernamentales que garanticen su uso seguro por parte de la comunidad educativa.

Las escuelas no cuentan con las herramientas para la medición de temperatura y mucho menos con personal para realizar ningún tipo de testeo de esta índole para verificar si las personas que ingresen a la institución presentan fiebre o síntomas respiratorios (ni hablar sobre indagación de si son contactos estrechos de posibles Covid positivos).

En caso de detectarse un caso sospechoso, deberá proveérsele de un barbijo quirúrgico (sabemos que en las escuelas ni siquiera hay jabón en los baños, tampoco papel higiénico) y la persona deberá ser aislada en un espacio físico adecuado y ventilado. Huelga decir que no todas las escuelas contarán con algún espacio de estas características disponible hasta la llegada del equipo médico.

Será necesario disponer bancos y pupitres con un distanciamiento de 1,5 metros, lo que limita a las aulas reales de nuestras escuelas, que en muchos casos son espacios transformados en aula a una impracticable implementación.

Por último, las burbujas. Se trata de “grupos identificables permanentes y de fácil reconocimiento”. “Es conveniente individualizar la burbuja con código alfanumérico bien identificable adherido de alguna forma a la vestimenta”.  Al respecto, las últimas directivas desde las inspecciones que fueron  interrogadas por los directivos, indican que “de encontrarse un caso en una burbuja, se aislará la misma” pero que el docente ¡seguirá trabajando normalmente en las otras burbujas! Una medida que muestra claramente la hilacha del gobierno que se somete a las presiones de las corporaciones empresariales que necesitan que los trabajadores puedan “depositar” a sus hijos en la escuela.

Las medidas del (des)gobierno

A todo lo expuesto, se suma la campaña fantasma de vacunación, que solo está disponible para un número ínfimo de docentes: aquellos que superen los 60 años.

Por otro lado, aun no quedó nada claro qué ocurrirá con la cobertura de cargos adeudados desde 2020 y la cobertura de vacantes que surgirán por las y los docentes que no puedan reintegrarse por formar parte de los grupos de riesgo.

Por otro lado, el trabajo con las burbujas limita la presencialidad, por lo que implica trabajo mixto. Una modalidad de trabajo que explota terriblemente la fuerza laboral del docente (situación acabadamente probada durante el 2020), que en ningún momento ha sido remunerada económicamente; muy por el contrario, con el aval de la conducción celeste de Uepc (sindicato docente de Córdoba) se cerraron paritarias a la baja, que fueron rechazadas por la propia docencia.

Cómo nos organizamos

Los sindicatos docentes antiburocráticos de todo el país ya han unificado medidas para exigir condiciones y salario para la vuelta a clases. En Córdoba, hay que organizar la enorme deliberación y descontento que hay entre la docencia. El viernes 12 de febrero a las 19 horas llevaremos adelante un plenario de la oposición junto a delegado-as y docentes de toda la provincia para abordar nuestros reclamos.

En este mismo sentido te  invitamos a sumarte e inscribirte al congreso nacional de Tribuna Docente del 20/21 de febrero, por un plan de lucha por:

1. No a la manipulación del semáforo epidemiológico de parte del CFE (Consejo Federal de Educación). Con alta circulación del virus, no hay condiciones para la mantención de las escuelas abiertas, tal cual se establece hoy.

2. Cronograma de vacunación para toda la comunidad educativa

3.- Atención y arreglos de infraestructura escolar. Culminación de obras y refacción de escuelas. Mobiliario escolar adecuado. Plan de construcción de escuelas. Obras que permitan la ventilación de aulas.

4.- Trabajo con grupos reducidos, contemplando los metros cuadrados, cantidad de docentes por estudiante, distanciamiento social y ventilación. Que se contemple un plan de clases virtuales que garanticen los aprendizajes de manera remota, creando cargos docentes de emergencia. Insumos de limpieza e incorporación de personal auxiliar bajo convenio. Distribución gratuita de alcohol en gel, barbijos y todo elemento de protección e higiene personal para estudiantes, docentes y no docentes. Testeos gratuitos, sistemáticos para todo el personal y seguimiento de casos en las escuelas tanto de docentes como de estudiantes.

5.- Nombramiento de cargos docentes para el trabajo en los grupos reducidos, y para atender la recuperación pedagógica de los millones de alumnes que han abandonado la escuela. Nombramiento y condiciones laborales para personal auxiliar, estratégico para el funcionamiento seguro de nuestras escuelas.

6.- Respeto del Estatuto del Docente.

7.- Aumento salarial de emergencia del 50%. Por un básico nacional único de $55.000 para todas las escalas y cargos y respeto a las categorías del estatuto docente. Cláusula de actualización automática. Todas las sumas al básico. Actualización del salario familiar. No al impuesto a las ganancias sobre salarios. No a la precarización educativa. Incorporación al estatuto de trabajadores de los programas socio-educativos, Plan FinEs, ATR, etc. Derecho a licencias y teletrabajo para las familias con personas de riesgo o que lo soliciten. Duplicación del presupuesto educativo.

8.- Becas de $10.000 para todos los estudiantes, que permita recuperar a los y las alumnos/as que se han desconectado de la escuela y garantizar su permanencia en la misma.

9. Entrega de dispositivos y conectividad gratuita. Que la presencialidad no sea otro ariete para mantener el ajuste que se desenvolvió durante todo el 2020, con docentes y familias costeando el costo de la educación virtual.

10. Garantía de la asistencia alimentaria. Universalización de la alimentación escolar. Canastas saludables nutritivas y de calidad.

11- Democratización de la Universidad Provincial de Córdoba, basta de persecución y despidos. Defensa de los ISFD e ISFT.

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar:

Atacan la libertad de expresión para acallar a quienes rechazamos la devaluación educativa y la flexibilización del trabajo docente.
El Ministerio de Educación y la conducción de Uepc consolidan la precariedad laboral y educativa.
Docentes autoconvocadxs de Artística y Educación Física cuestionan las decisiones ministeriales emitidas en l Memo 01-21 y la Resolución 828 que vulneran derechos de alumno-as y docentes.
Movilización miércoles 24/11 por 40% de aumento salarial ya y derogación de la ley 10.694.
Siciliano y Ferreyra refuerzan la orientación precarizadora de la gestión del intendente Llaryora.
Rechazamos la flexibilización laboral bajo la figura de la “innovación educativa”.