14/05/2021

Córdoba: luego del último paro de salud, cómo profundizamos el plan de lucha

El gobierno provincial refuerza el ataque en salud, avancemos en el frente único de los hospitales para ganar.

El pasado 12 de mayo se desarrolló un nuevo paro de trabajadores de la salud con abandono de tareas desde las 11 horas y una intervención artística en el centro de la ciudad titulada “la salud y los salarios por el piso”. La medida fue la cuarta en lo que va del 2021 y se dio en el marco del Día Internacional de la Enfermería, una de las áreas más golpeadas por la pandemia, los contagios y la cantidad de muertes.

Esta iniciativa de lucha se desenvolvió frente al cuadro cada vez más crítico del sistema sanitario. Los trabajadores de la primera línea enfrentamos la segunda ola de contagios sin que se hayan resuelto ninguna de nuestras demandas, por el contrario, se han profundizado todos los ataques al sector. La posición del gobierno provincial de avanzar en una apertura total de la economía y en la cursada semipresencial con protocolos ultraflexibles no hace más que agravar la crisis sanitaria, con la finalidad de seguir garantizando enormes ganancias a amplios sectores de la clase capitalista, mientras nuestros salarios no llegan a cubrir la canasta básica.

La sistemática pérdida de nuestro poder adquisitivo como consecuencia del incremento de la inflación marca la importancia de profundizar la lucha por la recomposición salarial con $70.000 de básico para salir de la pobreza. La falta de personal para hacer frente no solo a la pandemia, sino a la demanda sanitaria general, impone la necesidad de avanzar en la reincorporación de todos los despedidos, el pase a planta de los precarizados y el nombramiento del personal faltante.

La política de Schiaretti de desoír nuestros reclamos mientras le garantiza índices de recaudación récord a los sojeros y establece gastos multimillonarios en obras públicas que no van a parar a acondicionar los hospitales, muestran cuáles son los intereses que defiende el PJ.  A todo esto, se le suma una nueva provocación contra el movimiento de lucha que se está gestando en la salud.

El nuevo ataque contra la compañera Estela Giménez, enfermera del Hospital de Niños y Secretaria Adjunta de UTS, iniciado por el Ministerio de Salud con Cardozo a la cabeza, quien pide el desafuero y la cesantía por un sumario iniciado hace 8 años que carece de pruebas, es un apriete que pretende aleccionarnos y refuerza la injerencia estatal hacia la organización sindical. Esta misma política es la que desarrolló el gobierno de Neuquén como represalia a la lucha.

Frente único para ganar

Frente a todo esto los trabajadores debemos imponer las condiciones para la conquista de nuestras reivindicaciones. La principal enseñanza de la huelga de salud neuquina que transformó el miserable 12% -que había acordado ATE- UPCN- en un 53% al básico fue el trabajo previo de organización en cada hospital. El triunfo de nuestra lucha madurará junto al frente único de los hospitales en lucha, con asambleas con mandatos y la coordinación en una interhospitalaria que nos permita profundizar nuestra organización.

Ante una situación que no da para más y que se agrava sistemáticamente, la perspectiva es la que llevó al triunfo la huelga de los elefantes neuquinos. Contra un gobierno que defiende los intereses capitalistas y ataca al sistema sanitario, mientras pretende disciplinar nuestra lucha con causas amañadas para seguir profundizando el ajuste y el vaciamiento en un cuadro de pandemia, debemos responder con la más amplia deliberación de todos los trabajadores, profundizando el plan de lucha. Tenemos que preparar la próxima jornada de lucha con asambleas en cada hospital y la convocatoria a una asamblea general de la salud para decidir los pasos a seguir.

 

También te puede interesar:

La monopolización detrás de los acuerdos leoninos y los insumos claves.
El anuncio de volver a la presencialidad en ciudades de menos de 30 mil habitantes es antisanitario.
la pandemia pone de relieve años de vaciamiento educativo.
El cuadro epidemiológico se agrava, y el gobierno, en lugar de responder reclamos, persigue a trabajadores de la salud.