15/04/2021

Crece la lucha de las trabajadoras de casas particulares

Hoy se movilizaron al Ministerio de Trabajo reclamando mejores condiciones laborales.

En el día de hoy,  las trabajadoras de casas particulares (TCP) realizaron una acción de lucha en las puertas del Ministerio de Trabajo reclamando un aumento salarial del 100% frente a los ingresos de indigencia que percibe el sector; el trabajo bajo registración de la inmensa mayoría que se encuentra realizando sus tareas en negro (el 76,8%); la reincorporación de las trabajadoras despedidas, que se calcula que fueron 500.000 durante la pandemia; plan de vacunación y protocolos sanitarios.

 

 

Este mes se terminó de cobrar la última cuota estipulada en el acuerdo salarial 2020. Consistió en un aumento del 28% en tres cuotas (10% en diciembre 2020, 8% en febrero 2021 y 10% en abril de este año). Esta suba estableció sumas salariales para las TCP  por debajo de la línea de indigencia, fijada en $24.575 según el Indec. Para quienes integran la categoría 5 (categoría que ocupan el 73% del total de trabajadoras) el salario quedó en $23.337 ($183,50 la hora) con retiro, y en $20.987 ($171 la hora) sin retiro. Por su parte, las trabajadores que se encuentran en la cuarta categoría reciben la suma mensual de $26.007 ($206 la hora) con retiro, y $23.337 ($183,50 la hora) sin retiro.

 

 

 

El gobierno de Alberto Fernández, a través del Ministerio de Trabajo, es partícipe de la discusión salarial del servicio doméstico a pesar de que el Estado nacional no oficie de empleador. Sin embargo, defiende a raja tabla los intereses de los que sí lo son, acordando salarios que hunde en la miseria al gremio más feminizado del país que abarca al 22% de las asalariadas argentinas. A partir de la promulgación de la Ley 26.844, que estableció un “Régimen especial de contrato de trabajo para el personal de casas particulares”, sancionada en el año 2013, se conformó una Comisión Nacional de Trabajo de Casas Particulares (CNTCP), integrada por representantes del Estado y los sindicatos, bajo presidencia de un representante del Ministerio de Trabajo, la cual fija el salario del sector.  Año tras año, esta comisión estipula ingresos de miseria para el millón y medio de trabajadoras que integran el personal de casa particular.

 

 

 

Por otra parte, la gestión oficial abandonó a su suerte a las trabajadoras que fueron despedidas durante la pandemia, otorgando tan solo tres cuotas de IFE el año pasado. El gobierno tampoco garantiza ningún protocolo sanitario ni vacunas para que las TCP lleven adelante su trabajo, exponiéndolas al contagio. Además, hace la vista gorda frente a la informalidad laboral extendida en el sector; sin ir más lejos, una funcionaria estatal como Victoria Donda impulsaba ella misma un fraude laboral escandaloso hacia su empleada de casa particular.

 

 

 

Frente a la inacción de los sindicatos que se arrogan la representación del gremio, el año pasado, desde la Agrupación de Trabajadoras Casas Particulares en Lucha, venimos impulsando movilizaciones al Ministerio reclamando por las condiciones laborales de las TCP, siendo esta la sexta movilización. La organización del sector viene creciendo al calor de todos los atropellos laborales mencionados anteriormente.

Reclamamos un aumento del 100% del salario, la reincorporación de las TCP despedidas, la registración laboral, los protocolos por Covid y un plan de vacunación, un seguro al desocupade de $40.000, prohibición de despidos y suspensiones, licencias pagas para personal de riesgo y licencias por cuidado de hijes.

 

 

 

           

También te puede interesar:

Se realizó la charla “Despidos en pandemia: género y precariedad”.
Desde los mártires de Chicago a la lucha internacional contra la precarización y el reconocimiento laboral.
Mariana reingresó  a la escuela. Una primera victoria en una lucha que continúa.
Los precarizados del Programa de Entrenamiento Laboral, en acción.