02/05/2021

La docencia porteña sigue el plan de lucha en defensa de la salud y la vida

Ademys votó un paro para el lunes 3 y otro que será parte de una jornada nacional de lucha.
Por Gabriel Burgos Consejo Directivo ADEMYS

Tras los anuncios de Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta, la crisis educativa se profundiza. Los anuncios del gobierno nacional en los hechos no implican ninguna medida concreta para el sector. En primer término, porque deja en manos de la mayoría de los distritos la decisión de mantener o no abiertas las escuelas y allí donde establece el pase a la virtualidad no asigna recursos para sustentarla. Pero, además, Larreta avanza en su deriva bolsonarista sin que el gobierno nacional le ponga freno alguno. Luego de una conferencia en la que el gobierno porteño siguió negando los preocupantes datos epidemiológicos, el vicejefe de gobierno Diego Santilli anticipó que no tienen ninguna intención de volver a judicializar el decreto presidencial; directamente no lo acatarán. En medio de la grave situación sanitaria, esto implicó un salto en la crisis política.

En este contexto, se desarrolló en la mañana del día sábado la asamblea virtual abierta al conjunto de la docencia convocada por el sindicato Ademys con el objetivo de deliberar sobre la continuidad del plan de lucha que cumplió el viernes pasado los 10 días de paro. La docencia porteña viene desarrollando una lucha en defensa de la salud y la vida planteando el pase a la virtualidad, con la exigencia de conectividad y dispositivos, y el reclamo de un plan de vacunación para toda la población.

Se votaron 48hs de paro para esta semana. El día lunes vamos a un paro y agitaciones callejeras para el rechazo político de la apertura de Larreta. El segundo día de paro se desarrollará en el marco de una jornada nacional de lucha, para profundizar la campaña por la vacunación exigiendo la liberación de las patentes y la declaración de utilidad pública de las vacunas AstraZeneca que aun cuando son producidas en el país son llevadas a otros países. Para esto está programada la realización de una caravana, que parte de la jefatura de gobierno, para hacer un reclamo al gobierno y partir hacia el laboratorio Sigman en la localidad de Garín, confluyendo con los Suteba Multicolor, junto al planteo que se sumen otros sectores de trabajadores a la lucha por la vacunación masiva. También quedaron definidas la realización de acciones descentralizadas por escuelas y distritos sumando a las comunidades educativas. Una nueva asamblea quedó planteada para luego de la jornada nacional.

Luego de 10 días de paro la docencia atraviesa un debate sobre cómo continuar el plan de lucha en el marco de una crisis sanitaria. Pero la crisis educativa no es menor. Las escuelas están semi vacías de hecho, sea por el creciente ausentismo entre los estudiantes cuyas familias muestran una preocupación creciente frente a la situación sanitaria, sea por las burbujas que se cierran, sea porque varias ya han pasado a la virtualización o por la adhesión al paro. Frente a esto, el bloqueo del gobierno porteño a la virtualización que se traduce en presiones a las supervisiones y conducciones impide que haya clases de algún tipo. Esto complejiza la ya dificultosa situación e impide mantener cualquier tipo de continuidad pedagógica. Lo que se avecina es un nuevo fracaso del año lectivo cuyo único responsable es la gestión de la crisis que hace el Estado.

El gobierno porteño está jugado a quebrar la huelga docente y ha descargado fuertes descuentos sobre el salario. Esto conlleva la necesidad de dar una batalla a fondo contra los descuentos, incluso señalando al propio gobierno nacional y su Ministerio de Trabajo porque, en definitiva, no corresponde el descuento ilegal por hacer paro cuando se está haciendo para cumplir una medida sanitaria. Además, es necesario organizar los fondos de lucha por escuela y distrito que junto al puesto de pie por Ademys permitan mitigar el golpe al bolsillo que perpetraron la ministra Soledad Acuña y Larreta.

La burocracia de UTE-Ctera no ha movido un dedo para organizar a la docencia, se limita a avisar los paros a última hora sin convocar a la docencia a la deliberación y organización de un plan de lucha. Eduardo López y Angélica Graciano (dirigentes de UTE) utilizan la tribuna de los medios para desarrollar una denuncia de Larreta sin contenido programático. Por su integración al gobierno nacional, no pueden atacar una orientación que de fondo es compartida por Fernández. Lo que corresponde es que la UTE llame a instancias de deliberación, que reclame contra los descuentos en el Ministerio de Trabajo nacional, que organice acciones para quebrar la política de Larreta. Por su parte, la Ctera, que sigue sin intervenir, debe convocar a un paro nacional para desarrollar un plan de lucha nacional por la suspensión de clases en el país, la vacunación para la docencia y el resto de los trabajadores.

¿Cómo continuar la lucha y derrotar al gobierno?

Es importante ampliar la base de la huelga, dado la baja adhesión y la división que introdujo la medida oficial de virtualizar las secundarias (y el resto de los niveles no), y ganar a la docencia a la acción para enfrentar esta etapa. Defender la continuidad de las medidas de fuerza y de todas las acciones es clave. Este fue el planteo de Tribuna Docente dentro de la Multicolor, aún con diferencias con el resto de la directiva que no tenían la misma posición, y que luego sostuvimos en la asamblea del 1º de mayo del sindicato Ademys.

La propuesta votada coloca, como ya mencionamos, la continuidad del plan de lucha con 48 hs para esta semana. Paro el lunes 3 y otro paro a coordinar con los Sutebas multicolores y las seccionales nacionales opositoras, para reclamar por la vacunación universal y gratuita (para el día miércoles o jueves). A su vez, se hizo mucho énfasis en salir a las escuelas a ganar a la base del gremio con todo tipo de acciones, como cortes, banderazos, abrazos de escuelas, asambleas por escuela y distrito para hacer crecer el reclamo de suspensión de las clases.

En este escenario, se introdujo un debate en la asamblea. Un sector expresó que la continuidad debía darse mediante la renovación automática de las medidas. Exigían un paro de tipo sanitario que dé cobertura individual, sin tomar en cuenta los niveles de adhesión, las acciones directas que hay que impulsar, los debates  sobre cómo organizar el reclamo escuela por escuela, el rol de la burocracia sindical. Esto tiene sus problemas, porque puede llevar a una desnaturalización de la huelga como herramienta colectiva.

Pero además este planteo parte de una incomprensión de las responsabilidades y tareas políticas. La crisis sanitaria es una responsabilidad del Estado, la suspensión de la presencialidad debe ser exigida al gobierno. No se puede reemplazar esta lucha convirtiendo el paro en una dispensa. Varios agrupamientos pretenden colocar la responsabilidad de la situación en la conducción como mecanismo para golpear a la Multicolor y delimitarse, apoyados en un estado de preocupación  de docentes frente a la crisis sanitaria. En las intervenciones se llegó a escuchar la idea de hacer paro y rechazar cualquier tipo de movilización, sobre la idea de defensa del DNU de Fernández, entre otros problemas. De la misma manera que no está presente en su caracterización la situación en las escuelas, en sus discursos omiten la denuncia del Estado, puro faccionalismo.

La defensa de la salud y la educación está en nuestras manos

Hoy más que nunca necesitamos de la intervención independiente de la docencia, les estudiantes y las comunidades en la crisis abierta. La defensa de la salud y la vida está en nuestras manos.

Adelante compañeres!

En esta nota

También te puede interesar:

Escribe Gabriel Solano
Lo declaró un plenario de delegados de la AGTSyP.
El jueves 6/5 a las 13hs al Ministerio de Educación de CABA y en distintos barrios.
Las consecuencias de la ausencia de medidas del gobierno.
Sumate este Sábado 8/5 a las 15hs al plenario abierto a la comunidad educativa.
El hospital Carlos Saporiti alcanzó el 100% de camas Covid ocupadas.