20/04/2021
SUTNA

La muerte del compañero Ulariaga de Pirelli y la reacción de los trabajadores

Una lucha permanente contra la explotación patronal

En la madrugada del viernes 16 de abril se producía la muerte del compañero Marcelo Ulariaga producida por la política patronal, que nada le importó todas las deficiencias de la máquina que le quitaría la vida al compañero. Marcelo tenía apenas cinco meses de fábrica, había entrado a trabajar en reemplazo de compañeros licenciados debido a la pandemia. La rústica máquina al cual un elemento patronal envió a Marcelo a ponerla en funcionamiento se encontraba fuera de la línea de producción y los compañeros habían denunciado la falla fundamental del sistema automático y de las fotocélulas perimetrales, por esta razón, no se había utilizado la máquina en los otros turnos. Sin embargo, la patronal, en el turno noche, aprovechando la situación del compañero, no tuvo reparos en mandarlo a poner en funcionamiento este equipo que le produjo la muerte.

Los compañeros del Sutna, tanto de la comisión directiva nacional como la seccional y el cuerpo de delegados se hicieron presentes rápidamente impulsando el paro total de planta por un plazo de 72 horas y la custodia obrera de la máquina con el fin de evitar cualquier manipulación patronal que pudiera encubrir su responsabilidad. Allí se inició una investigación que da cuenta de la responsabilidad patronal de principio a fin. Los trabajadores de Fate y de Bridgestone realizaron paros de dos horas por turno, y en las plantas de Córdoba se realizaron acciones similares en solidaridad con los compañeros de Pirelli. Esta reacción colectiva de los trabajadores del neumático es la expresión de un cambio de profundidad respecto al pasado. Mientras la burocracia violeta mantuvo durante décadas la división entre los trabajadores de las distintas fábricas, hoy un trabajador de Fate o Bridgestone, frente a la situación de Pirelli, siente y piensa que por responsabilidad patronal se ha muerto su propio compañero.

Llegado el día lunes, una nueva asamblea de los compañeros de Pirelli se reunió a evaluar la situación. Los compañeros del Sutna llevaron la propuesta de continuar el paro y exigir un pliego de reclamos. La asamblea resolvió por unanimidad que, si estos reclamos no eran aceptados por la patronal, no se retomaban las tareas. Los compañeros exigieron que él o los responsables jerárquicos que tomaron la decisión que el compañero operara dicha máquina sean identificados, que se realice un relevo de todos los equipos de la planta para comprobar que no existan condiciones similares que pongan en peligro a cualquier compañero, que los compañeros que estuvieron presentes en el sector sean licenciados hasta tanto se recuperen del impacto anímico, y la exigencia irrenunciable de discutir los estándares de trabajo en toda la planta. Estos incluyen el método de trabajo, cantidad, dotación, categorización, medidas de seguridad y capacitación y la resolución de cada estándar por los propios trabajadores de cada uno de los sectores de la planta.

Pasaron pocas horas desde el momento que los compañeros definieron continuar con el paro general en la planta hasta que la patronal cedió al conjunto de los reclamos. Las siguientes asambleas de los restantes turnos, frente a que la patronal accedió por escrito a todos los reclamos, resolvieron levantar la medida de fuerza. Al mismo tiempo, los compañeros del Sutna señalaron que de no cumplirse con todos los compromisos aceptados por la patronal de Pirelli, se retomarán las medidas de fuerza en toda la planta y la acción común con todos los trabajadores del gremio.

La muerte del compañero Marcelo Ulariaga ha puesto en evidencia lo que las patronales son capaces de hacer en beneficio de sus ganancias. Los compañeros con mayor cantidad de años en planta traen el recuerdo de muchos otros compañeros que perdieron la vida en el pasado en Pirelli. Todos ellos señalan que luego de cada muerte obrera “nunca pasaba nada”. En esta ocasión, con las herramientas obreras recuperadas, ha quedado claro que la decisión está en manos de todos los trabajadores que han definido cambiar la historia.

En este cuadro, las patronales tendrán que dar respuesta a todos los reclamos de seguridad e higiene, y en particular la patronal de Pirelli ha tenido que suscribir por escrito el conjunto de los reclamos de los compañeros. El Sutna por su parte garantizará la asistencia psicológica de los compañeros presentes en el momento de hecho y la asistencia respecto de la salud de toda su familia. Junto con esto, los compañeros de toda la fábrica donaron parte de su salario a la familia y se realizarán todas las acciones administrativas y legales para que el o los responsables sean identificados y se haga justicia por Marcelo.

La lucha por terminar con este régimen que empuja a los trabajadores a todo tipo de situaciones de riesgo es una tarea que está al orden del día. Luchamos para que no haya ninguna muerte más en todo el movimiento obrero. El Partido Obrero pone todos sus esfuerzos en esta perspectiva. Fuerza compañeros. A seguir cambiando la historia.