04/11/2021
Apps

Paro de repartidores: el reclamo de reconocimiento laboral volvió a atravesar el mundo

Quinto paro internacional de trabajadores de plataformas.
rappi pedidos ya reparto bicicleta

Con una nueva jornada de paro internacional, los trabajadores de reparto volvieron a reclamar por el reconocimiento de su relación laboral y sus derechos, por sus condiciones de trabajo y aumento del cobro por envío.

En la Ciudad de Buenos realizamos una concentración en el clásico punto de encuentro del Obelisco. Junto a la Asamblea Nacional de Trabajadores de Reparto y Ni Un Repartidor Menos tomamos en asamblea la decisión de cortar todos los carriles, para levantar una tribuna de denuncia de la explotación que se vive en las apps. Fue esta la verdadera acción unificada de los sectores en lucha, que tomó sin reservas las consignas del paro internacional.

Desde el corte, se leyó un documento común de la Asamblea Nacional y se llamó a darle fuerza a las acciones por aumento, convocadas por los repartidores los días 8 y 12 de la próxima semana.

Desde la Agrupación Trabajadores de Reparto defendemos este método de frente único, que es la clave para seguir avanzando en la organización. Es lo opuesto al de otras corrientes como el Nuevo Mas, JTP y Sitrarepa, que dieron nota de divisionismo armando una acción por separado y con consignas ajenas al movimiento.

La acción común por nuestros derechos laborales tuvo expresión en numerosos países. Desde Estados Unidos, donde con la lucha se logró un fallo que declara la inconstitucionalidad de la Proposición 22 que desconocía la relación laboral, pasando por Brasil donde los repartidores de Ifood continúan la masiva huelga por aumento de tarifas y fin de bloqueos, hasta España donde se conquistó el reconocimiento con la llamada Ley Rider y continúa la pelea por su aplicación.

También se realizaron jornadas de luchas en México, Colombia, Paraguay para reclamar que sea regulada la relación laboral de forma urgente. Incluso hubo acciones en Ecuador, donde el presidente Lasso decretó un represivo Estado de excepción. Se trata de una clara demostración de solidaridad obrera internacional, entre organizaciones que nos reconocemos combativas, sobre reclamos precisos explicitados en un documento común.

Este paro, tras un año del último, se ubica en una etapa particular de la lucha. Las empresas han tomado nota del peso de nuestra denuncia en la opinión pública, y mientras por un lado profundizan y promueven entre los repartidores la hostilidad a las regulaciones, por el otro lado están negociando por abajo regulaciones laborales en sus propios términos, que les permitan maniobrar y seguir retaceando el cumplimiento de los derechos laborales.

Frente a esta política a dos puntas es que la acción directa abre un espacio de intervención independiente para que se eleven nuestras demandas. De aquí en más la tarea es seguir reagrupando y desenvolviendo la pelea en cada pais, reforzando el debate contra los mitos propatronales sobre el empleo «autónomo». Es relevante que en esta polémica intervengamos con proyectos de regulación propios, como los 15 puntos que propone ATR para una regulación del trabajo de plataforma, que ponemos a consideración del movimiento.

¡Viva la unidad internacional de los trabajadores!