31/12/2020
METALÚRGICOS

Victoria en GRI Calviño, reincorporación de un despedido y pago parcial de la deuda salarial

La asamblea de fábrica resolvió un paro indeterminado que duró casi 24 horas hasta que lo conquistó.

Foto de archivo

En medio de las fiestas, los metalúrgicos de GRI Calviño volvieron a la lucha para frenar nuevos atropellos de una patronal que no descansa en largar ataques y provocaciones contra los trabajadores. Esta vez la empresa despidió un compañero con una causa trucha que sumó más bronca a la ya existente entre los trabajadores a causa de la deuda salarial que ronda los $70 mil a cada obrero. La deuda salarial se debe en primer lugar al desconocimiento por parte de la patronal de acuerdos de fábrica que ella misma firmó en actas con la comisión interna; como explica el comunicado de los trabajadores de GRI Calviño el reclamo de la deuda salarial consiste en “la diferencia en las liquidaciones donde la patronal no abonó el 95% del salario neto por suspensiones que acordamos (los trabajadores de GRI) en esta planta por encima del acuerdo de UOM y las cámaras patronales; que pague el bono de 30 mil pesos en 5 cuotas que firmó la UOM para los meses de agosto a diciembre; que abone los 20 mil pesos de plus por pandemia; entre otros puntos salariales”.

La patronal se vio forzada por la tenacidad de estos metalúrgicos a depositar casi la mitad de la deuda equivalente más o menos a $30 mil, y a reincorporar al compañero despedido. La asamblea de fábrica resolvió dar por concluida la medida, para continuar en una próxima etapa por la mitad de la deuda restante. En dicha asamblea, que contó con la presencia del secretario general de la seccional UOM Quilmes, el Barba Gutiérrez, los trabajadores se pronunciaron contra el intento de desafuero que la patronal impulsa contra cuatro de los actuales delegados de planta, y se exigió a la conducción del gremio que tome las medidas necesarias para terminar con ese ataque antisindical.

Eso ocurrió luego que el mismo Barba Gutiérrez presionara durante lo que duró el paro a que se levante la medida, en comunión con el gerente de recursos humanos Jorge Yomha (exhombre de Techint con un oscuro prontuario manchado con la muerte de un ingeniero de Ternium Ensenada en 2018).

Recordemos que hace pocas semanas la conducción de UOM con Caló y Gutiérrez a la cabeza, firmaron de espaldas a los trabajadores un acuerdo de flexibilización laboral de la planta de GRI ubicada en Bosques, que se encuentra empantanado debido a que el Ministerio de Trabajo bonaerense se negó a homologar si no contaba con las firmas de los delegados de base. La patronal, con la complicidad de la burocracia y el Ministerio utilizan la deuda salarial y el intento de desafuero para que firmen el “acta de rendición”. Sin embargo, la asamblea de fábrica se mantiene firme y con unidad en rechazo al acta de flexibilización.

La defensa de la organización sindical de base por parte de la UOM debería ser un tema de principios y de defensa elemental de la misma organización gremial. Sin embargo, el Barba lo usa una y otra vez como un elemento de “afloje” (o de apriete) para que se acepte la flexibilización laboral.

Se refuerza la unidad de la fábrica en la lucha contra la flexibilización

Luego del largo conflicto que duró casi cuatro meses de lock out patronal, donde los obreros ocuparon una parte de la planta, enfrentaron el amedrentamiento de la policía de Kicillof y Berni con fuerte presencia adentro de la fábrica, respondieron con movilizaciones a las dilaciones y audiencias sin solución del Ministerio de Trabajo bonaerense que jugó para la patronal. Los metalúrgicos de GRI Calviño muestran con unidad, defendiendo el método de asamblea y respetando las decisiones de los trabajadores, que tienen fuerzas para enfrentar los ataques patronales y que no van a permitir livianamente que pasen los atropellos.

Este camino de unidad, deliberación obrera y acción directa es el camino para luchar contra el desafuero y por los reclamos pendientes. El gremio debe defender sin restricciones a los delegados contra el intento de desafuero ya que es un ataque al conjunto de la organización gremial. Esta victoria se suma al triunfo de los aceiteros que con 22 días de huelga general defendieron el salario, y a la lucha con paro de fábrica de los trabajadores de Bridgestone (Firestone) con el Sutna presente como debe ser para un sindicato clasista lograron el reingreso de dos despedidos un día antes de Navidad, entre otros conflictos importantes.

Con esta victoria los metalúrgicos de GRI Calviño se refuerzan en su lucha contra la flexibilización, y se refuerza también un camino de independencia de la burocracia sindical metalúrgica, de las patronales y del Estado, en un gremio sacudido por el derrumbe salarial, las suspensiones y los despidos.

También te puede interesar:

La lucha obtiene la reincorporación de los despedidos.
Impunidad y protocolos contra la juventud.
Acciones luego de la salvaje represión en barrio Villa Roca.
En un comunicado emitido por el gobierno provincial afirman que en enero se efectuarán los pagos.
Fue unánime entre las direcciones sindicales la entrega del salario.
La segunda ola ya llegó, gracias a la desidia patronal.