27/09/2021
Abusos eclesiásticos

Elevan pedido de juicio oral contra el cura abusador Raúl Sidders

El resultado de una intensa lucha contra el encubrimiento. La defensa aún puede apelar.

El juez de garantías Agustín Crispó hizo lugar a la solicitud del fiscal Álvaro Garganta de elevación a juicio de la causa que investiga los abusos cometidos por el cura Raúl Sidders, cuando oficiaba de capellán en el colegio San Vicente de Paul de La Plata. Es el resultado categórico de la instrucción en torno a la veracidad de la denuncia de «Rocío», y de la tenaz lucha que rodeó el reclamo de justicia, logrando un importante impacto político y mediático.

Es otro paso importante en la pelea para condenar al clérigo de 60 años, que actualmente se encuentra cumpliendo arresto domiciliario en un country de Pilar, luego de haber pasado medio año detenido en la Alcaldía Pettinatto de Lisandro Olmos. Sidders enfrenta cargos por «delitos de abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en el tiempo y circunstancias de su realización, doblemente calificado por resultar un grave daño en salud mental de la víctima y por ser el autor ministro de un culto religioso, en concurso real con corrupción de menores calificada por ser la víctima menor de trece años».

Las vejaciones contra Rocío fueron perpetradas entre 2004 y 2008, cuando ella tenía entre 11 y 15 años. Los sucesos que vivió marcaron su vida al acarrearle graves problemas de salud, de los cuáles aún se sobrepone día a día. Recién tras más de una década de haber abandonado aquel colegio logró expresar lo que había vivido y radicar la denuncia, cuando a partir de un testimonio publicado en Prensa Obrera se destaparon en redes sociales incontables padecimientos de alumnos y exalumnos del San Vicente que sufrieron el accionar violento y abusivo del entonces capellán de la institución educativa.

La defensa de Sidders tiene ahora la posibilidad de recurrir la decisión en la Cámara de Apelaciones de La Plata. La pelea, por lo tanto, aún tiene recorrido por delante. Pero la celeridad con que ha avanzado la causa responde indudablemente a la organización de agrupaciones de mujeres, de lucha contra la impunidad de los abusos eclesiásticos y de la comunidad educativa. Fue con la movilización que respondieron a todos los intentos de amedrentamiento y las operaciones que involucraron en forma directa a las autoridades del colegio, al Arzobispado de La Plata y al Obispado de Iguazú.

Ese es el camino a seguir para lograr la condena de Raúl Sidders. Sería una gran conquista contra el encubrimiento eclesiástico y estatal de los abusos.