12/07/2021
Lomas de Zamora

Familias del Camino de la Ribera anuncian corte en Puente La Noria

Tras el desalojo parcial del pasado jueves 8, reclaman la permanencia en sus hogares y el fin de las hostilidades contra el barrio.

Los vecinos y vecinas del barrio del Camino de la Ribera acaban de anunciar un corte en el Puente La Noria, en repudio a los ataques que vienen sufriendo por parte del gobierno nacional y el municipio de Lomas de Zamora, desde donde se intenta despojarlos de sus viviendas.

El pasado jueves 8 fueron víctimas de un operativo represivo de desalojo, donde se procedió a la destrucción de parte de las construcciones de material edificadas en el barrio. Esto fue la continuidad de un operativo compulsivo de requisa de documentación realizado por la misma fuerza de “seguridad” el domingo 4, desde bien entrada la mañana.

Las familias del barrio son tratadas como “usurpadores”, pero su barrio existe hace más de cinco años y ha sido motivo de distintos actos de reconocimiento del Ejecutivo local y nacional.

Reproducimos a continuación el comunicado difundido por los y las vecinas del barrio.

Las familias del Camino de la Ribera queremos seguir viviendo en nuestros hogares

Anunciamos un corte en el Puente La Noria y reclamamos una mesa de negociación urgente.

Los vecinos y vecinas del barrio del Camino de la Ribera resolvimos, tras una asamblea general, la realización de un corte en el Puente La Noria para manifestarnos contra los operativos represivos y de desalojo del gobierno nacional, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y la Justicia Federal, que buscan despojarnos de nuestros hogares y de las viviendas que hemos construido hace más de cinco años.

Las brutales imágenes que se han difundido el pasado jueves 8, cuando los efectivos de Gendarmería Nacional invadieron nuestro barrio y las topadoras derribaban las casas y construcciones que con tanto esfuerzo y trabajo construimos, han puesto en conocimiento la situación que vivimos desde hace meses.

Quienes habitamos el barrio no hemos recibido ninguna invitación ni convocatoria, hasta la fecha, a una mesa de negociación con quienes impulsan estas acciones expulsivas y violentas. Al día de hoy, las 300 familias del Camino de la Ribera somos víctimas de un accionar constante y una amenaza permanente sobre nuestros hogares y las tierras que habitamos de buenas fe, con un juez que ha ordenado una requisa general en el barrio, un desalojo “encubierto” y la militarización del barrio con la presencia de gendarmería las 24 horas.

El Mercado Central, dependiente del gobierno nacional, desde donde se pretenden las tierras y se impulsa la acción represiva contra los vecinos, la intendencia de Lomas de Zamora y los funcionarios correspondientes no se han sentado a hablar con nosotros para buscar alternativas que compatibilicen nuestra permanencia en nuestros hogares y sus proyectos de obra.

La destrucción de cientos de viviendas de material, asentadas, en medio de una crisis habitacional sin precedentes y en un país donde crece el hambre, la desocupación y la miseria, nos parece un crimen social, que se ha vuelto un escándalo con las imágenes que giraron por todo el país el jueves 8.

Nuestros niños viven conmocionados por la reiteración de operativos represivos sorpresa y la destrucción de las viviendas del barrio que defienden como suyo. Se trata de su hogar, donde están sus familias y amigos y desde donde asisten a las escuelas del distrito, todo lo que se ve amenazado por este accionar inhumano y violento.

Con nuestra manifestación queremos repudiar los operativos represivos y de desalojo impulsados contra el barrio y reclamar nuestro derecho a continuar la habitación de los hogares que hemos construido y habitado en paz durante años. Reclamamos el fin de las hostilidades, el retiro de los gendarmes del barrio y la convocatoria a una mesa de negociación para solucionar esta situación.

Vecinos del barrio del Camino de la Ribera

Contacto:

Mario 1123886142

Edgar 1127363622

También te puede interesar:

A partir de un decreto provincial, se permitiría que lxs trabajadores provinciales dispensados por factores de riesgo vuelvan a actividades presenciales.
Valeria Filippi denuncia el desamparo de la policía y la Justicia.