Universidad

25/3/2022

30/3 al 1/4

Lo que se juega en las elecciones de Arquitectura de la UNLP

Pongamos a les Estudiantes al Frente contra el ajuste. Derrotemos la política rupturista de Agite.

candidato a presidente del CEAU por la lista 1 - Estudiantes al Frente.

Movilización por el boleto estudiantil gratuito.

Que les estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UNLP hayamos tenido que pasar estos dos años de pandemia y virtualidad sin que siquiera se suspendan los filtros del plan de estudios, y que en medio de una inflación explosiva el Rectorado rechace a nueve de cada diez solicitudes de becas, son motivos suficientes para que en estas elecciones de centro de estudiantes cuestionemos qué gremio tenemos para defender nuestro derecho a seguir estudiando.

Mientras cientos de compañeres quedan afuera, la conducción de la Franja Morada convirtió al CEAU en una oficina publicitaria del decanato de la facultad, festejando que “avanzamos” cuando en el mejor de los casos nos ofrecen parches que dejan en pie los filtros expulsivos. Peor aún, la Franja administra la Secretaría de Bienestar Estudiantil de la universidad, es decir que son ellos mismos quienes bochan masivamente los pedidos de beca.

El contraste con nuestras necesidades es total. Desde En Perspectiva (agrupación de la UJS e independientes) organizamos asambleas y mailazos para exigir que se tomen las demandas de les estudiantes para poder cursar; y con la Juventud del Polo Obrero movilizamos varias veces hasta el Ministerio de Educación de la Nación y nos jugamos con fuerza cuando en febrero se marchamos al Rectorado de la UNLP para reclamar por becas, conectividad, la reapertura del comedor universitario y la vuelta del boleto estudiantil. Ese es el camino que tenemos que profundizar para avanzar en nuestros reclamos.

Frente único para enfrentar a los ajustadores

Fue esa la experiencia que hicimos entre 2013 y 2019 cuando fuimos conducción de un CEAU combativo, con un frente único llamado Dale! que gracias a su independencia de los gobiernos y las autoridades se plantó contra cada ataque a les estudiantes y trabajadores de la facultad.

Con asambleas y el debate colectivo en las aulas dimos grandes luchas: contra la reforma del plan de estudios que impuso los actuales filtros, derrotamos concursos truchos que pretendían barrer con cátedras críticas, fuimos protagonistas de la pelea que arrancó el boleto estudiantil en la provincia, paramos la facultad para movilizar por el derecho al aborto, y por presupuesto cuando en todo el país se desarrollaba la rebelión universitaria contra Macri, enfrentamos la asunción antidemocrática de decano y rector que perpetuaron una política de recortes y privatización educativa, acompañamos a las trabajadoras precarizadas de limpieza despedidas por la FAU. Un centro que estuvo donde había que estar.

Con esa perspectiva es que hacia estas elecciones llamamos a las agrupaciones Agite (con la que compartimos el Dale!) y el Bloque (PTS) a conformar una lista común que dé batalla por la independencia de nuestro centro. Así fue que formamos Estudiantes al Frente con les compañeres del Bloque. Agite en cambio decidió romper la unidad y presentarse solo sin dar explicación alguna, allanando el camino para que la Franja Morada gane nuevamente, cuando en las ultimas elecciones el Dale! solo quedó a 200 votos (3,5%) de mantener la conducción del centro. La Franja no puede estar más agradecida de esta política divisionista.

Un “Agite” rupturista y zigzagueante

La decisión de Agite de romper el Dale! perjudica los intereses colectivos de les estudiantes, y para peor fue tomada de forma clandestina ocultando el por qué a les activistas que fueron parte del CEAU combativo con el Dale! Una posición irresponsable. Al contrario, desde En perspectiva los llamamos públicamente a un frente común, exponiendo abiertamente nuestras diferencias pero poniendo por encima de ellas las necesidades del movimiento estudiantil.

La de Agite es una política zigzagueante e incoherente. En noviembre conformaron junto a toda la izquierda una lista única en la FULP, que tenía como eje el rechazo al acuerdo con el FMI y al pago de la deuda con el hambre del pueblo. En lugar de replicarlo en las elecciones de centro en la facultad, saltaron sin escalas a la ruptura del Dale! Ahora llevan adelante una campaña sumamente despolitizada, sin mencionar prácticamente el ajuste del gobierno nacional, priorizando una competencia con Franja Morada sobre qué agrupación es mejor gestora de servicios.

A contramano de este sectarismo para con los luchadores y la izquierda, Agite viene de formar un frente con el kirchnerismo y la burocracia sindical de Adulp en el claustro de graduades. Son rupturistas con la izquierda, pero amplios con las agrupaciones del gobierno. Esto después de que en los últimos dos años estuvieron casi siempre ausentes de las principales luchas populares. Una involución política.

Saquemos conclusiones

Se han expresado así dos orientaciones opuestas para les estudiantes que buscamos terminar con un CEAU paralizado en manos de la Franja Morada y las autoridades.

Una es la de Estudiantes al Frente plantea seguir organizándonos de manera independiente para darle pelea a los recortes que se vienen de la mano de un gobierno postrado ante el FMI, priorizando la unidad de les luchadores para recuperar nuestro centro. La otra es la de Agite, que de la boca para afuera critica los problemas y enumera reclamos, pero es incapaz de desarrollar una política acorde a los desafíos planteados y de ofrecer un canal real de lucha para avanzar; por eso no pasan de las palabras a los hechos.

La experiencia del Dale! y sus siete años de conducción nos enseñó que los frentes únicos de lucha formados sobre la base de la independencia política pueden ser canales genuinos para que les estudiantes se organicen y se planten, incluso en momentos de ofensiva contra la educación pública.

La política de dividir un campo de organización común no responde a las necesidades de les estudiantes, sino a los intereses sectarios de una agrupación que hace una campaña despolitizada para no confrontar abiertamente con las políticas de ajuste del gobierno, cuando éste declara la “guerra” a la educación, los salarios, la salud, y todos los reclamos populares.

Lo que está en juego en Arquitectura en estas elecciones es si se refuerza una perspectiva combativa e independiente que, sobre la base de la unidad de los luchadores, pelee por abrir paso a un movimiento estudiantil que enfrente el ajustazo educativo y conquiste nuestros reclamos; y que codo a codo con la clase trabajadora expulse al FMI de nuestro país.

Es momento de poner a les Estudiantes al Frente.