08/09/2020

«Somos UNLa» encubre a la Bonaerense frente al crimen de Facundo

La conducción de la FUNLa y una política derechista.

El 2 de septiembre todo el país, y en particular la juventud, se encontraba conmovido ante la noticia de la confirmación del cuerpo de Facundo Astudillo Castro, desaparecido en manos de la Policía Bonaerense. Mientras tanto, “Somos UNLa”, la conducción de la FUNLa y de los centros de estudiantes publicó un comunicado pidiendo “un trabajo articulado a todo el conjunto de las fuerzas y a la justicia federal”. Esto no sólo demuestra una clara política de absolución hacia las fuerzas represivas y de encubrimiento a los responsables, sino que es un absurdo vergonzoso, ya que la Bonaerense y su jefe, el ministro de Seguridad Sergio Berni, fueron apartados de la investigación meses atrás.

Todas las pruebas del caso señalan una clara responsabilidad por parte de la Bonaerense en la desaparición seguida de muerte de Facundo. No corresponde que el movimiento estudiantil se congracie con la policía, sino que los centros y federaciones estudiantiles deben luchar por el juicio y el castigo a los culpables y por el desmantelamiento de ese aparato mafioso que es la policía de la provincia.

Pero esto no es para sorprenderse. Desde hace meses las plataformas de difusión de los centros de estudiantes vienen siendo tan sólo una agencia de propaganda gubernamental; es de esperarse, entonces, que desde las agrupaciones oficialistas no haya mención alguna acerca de la responsabilidad del Estado ni a la responsabilidad con la que cargan el Ministro de Seguridad Sergio Berni y el Gobernador de la Provincia Axel Kicillof sobre el accionar policial. Las declaraciones de Somos UNLa no son más que una lavada de cara al gobierno de turno al que buscan exculpar.

Esto entonces abre un debate que coloca una brecha entre las agrupaciones universitarias en materia de derechos humanos, donde por un lado se encuentran quienes deciden eximir a los personajes responsables de la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro y obviar que al 31 de agosto se registraron 102 casos de gatillo fácil durante la cuarentena en manos de las fuerzas represivas, un camino por el que se sostiene y se profundiza la impunidad.

Por el otro lado, desde La Caldera (UJS + independientes), junto a estudiantes y agrupaciones de izquierda e independientes de las autoridades, venimos levantando el reclamo urgente de la necesidad de que se vaya Berni, el responsable directo de cada atropello de la policía bonaerense.

Por todo esto señalamos que este elemento con un largo prontuario de persecusión a los trabajadores y la juventud debe ser expulsado y se debe proceder al desmantelamiento de la policía bonaerense como primera medida para que cesen los atropellos, asesinatos y persecuciones perpetradas por esta “fuerza”. Este es el resultado, constante y sonante, de una política de Estado que responde a la crisis y a las demandas populares con más uniformes en las calles en lugar de dar respuestas a las verdaderas necesidades populares.

Luego de 4 meses de lucha y movilización a lo largo y ancho del país, el gobierno insiste en encubrir y mantener en sus cargos a los responsables materiales de la desaparición de Facundo, los agentes de la Bonaerense, y a su principal responsable político, el ministro de Seguridad Sergio Berni. Más que nunca, les estudiantes y todes les jóvenes debemos dar la pelea por un movimiento estudiantil independiente, que pelee contra los atropellos y crímenes policiales, lo que solo será posible con independencia del poder político. Desde La Caldera-UNLa exigimos juicio y castigo a todos los culpables. Basta de gatillo fácil. Kicillof es responsable. Berni se tiene que ir ya. ¡Facundo Astudillo Castro, presente!

También te puede interesar:

Desmenuzando el comunicado del ministro desalojador
Al menos 39 pobladores y militantes de distintas organizaciones están aprehendidos. Varios heridos.
Todas las pruebas apuntan a la policía comandada por Berni.
Una maniobra antidemocrática en medio de un cuadro dramático para los estudiantes.
La ausencia de Cristina y el rol de la CGT.