Universidad

6/11/2023

Un primer balance de las elecciones de Artes de la Universidad Nacional de La Plata

Derrota de La Cámpora-Miles y el decano Belinche a manos de Cronopios-Patria Grande. Buena elección de Artes al Frente, la lista de la izquierda y el activismo, de cara a lo que se viene.

Frente de Artistas

Artes al Frente.

Este viernes 3 finalizaron las elecciones de centros y consejeres estudiantiles en toda la Universidad Nacional de La Plata (Unlp). Luego de ocho años de conducción, el frente Arte Para Todxs (La Cámpora – Miles) perdió el centro por una amplia diferencia frente a Cronopios (Patria Grande).

En una elección de más de 6.300 votos, la lista ganadora obtuvo más del 47% contra el 35% de la conducción saliente. La lista conformada por la izquierda y el activismo, Artes al Frente (PO, PTS, Nuevo Mas, Cauce y estudiantes autoconvocades), obtuvo el 10%, con picos de 17,5% en plástica, 14,3% en música y 9,7% en audiovisuales, y elecciones un poco menores en las carreras de diseño. El resto de los votos se reparten entre Franja Morada (3,36%), que no tiene militancia en la facultad; Megafón – Peronismo Militante (1,70%), en su primera elección; y dos listas “fantasma” armadas por La Cámpora para dividir votos, simulando ser agrupaciones que ya no existen en la facultad.

La derrota de Arte Para Todxs

El primer dato para un balance es la derrota de Arte Para Todxs. Pueden alegarse muchos factores para el retroceso de su votación (sacaron 150 votos menos, en una elección con unos 400 votos más que la de noviembre pasado). Bien podría pensarse en el desgaste de ocho años al frente del centro, las divisiones internas entre La Cámpora y el Miles derivadas de la elección del gremio docente Adulp, o el retroceso nacional del peronismo (Massa sacó 3 millones de votos menos que Alberto Fernández en 2019) con el que están muy identificados.

Pero sin dudas mucho tuvo que ver lo sucedido con las reformas antidemocráticas de los planes de estudio, incluyendo recortes de contenidos en materias de formación general y en otros aspectos. Las agrupaciones que responden directamente al eterno decano Daniel Belinche pagaron el precio de acompañar de forma cerrada toda esta política, sin abrir siquiera un espacio de debate para les estudiantes.

Lo de Arte Para Todxs con los planes de estudio no fue la única instancia donde dieron la espalda a les estudiantes. Tampoco organizaron el reclamo ni acompañaron a quienes reclamaban el derecho a cursar condicional a principio del ciclo lectivo, y ni siquiera fueron capaces de defender el derecho al segundo recuperatorio flotante (artículo 18 del reglamento de cursada) en distintas cátedras, entre ellas la de la Secretaría Académica. La propuesta de “cumplimiento del art. 18” apareció recién el segundo día de elección en sus materiales, admitiendo una problemática que ningunearon durante el año.

Una gestión “regular” (a ojos de les estudiantes ni muy buena ni muy mala) de los servicios de buffet y fotocopiadora no dieron lugar a tapar que el centro se encontraba totalmente paralizado como factor de organización estudiantil, y que se había transformado hace tiempo en una secretaría más del decano.

Cronopios, la nueva conducción

En un primer análisis de las cosas, la victoria de Cronopios – Patria Grande en la elección tuvo como elemento principal el descontento creciente con Arte Para Todxs. El fenómeno de la elección no fue estrictamente una “polarización”, sino una fuerte votación contra la conducción, que fue capitalizada por su principal oposición en los últimos años.

Es importante señalar que si bien no quedó identificado con las reformas antidemocráticas de la gestión, Cronopios jugó un papel importante en que las mismas fueran aprobadas. De hecho, el despacho de minoría que presentaron en la comisión de enseñanza planteaba su apoyo a todas las reformas, excepto las de “formación general”. En el consejo debieron abstenerse porque el decano no les permitió votar dicho despacho. Agreguemos que Cronopios no impulsó ninguna instancia de participación, siendo la minoría estudiantil del Consejo Directivo, ni participó de ninguna de las instancias autoconvocadas para discutir estas problemáticas.

La agrupación de Patria Grande logró sostener, frente a la mayoría de les estudiantes, una imagen de oposición a La Cámpora – Miles, pero comparten con esas agrupaciones la conducción de una Fulp que no es un factor de organización en la universidad, y el armado nacional de Unión por la Patria. Además, si bien Cronopios no integra la gestión de la facultad de artes (por ahora), comparten la gestión de la universidad con el peronismo y también con Franja Morada.

La política de integración a las autoridades y los gobiernos por parte de las agrupaciones siempre significó una traba para la organización estudiantil. Estará por verse lo que ocurrirá en este caso, donde Cronopios además tendrá que dar cuenta del sinnúmero de promesas que hicieron durante la campaña.

La elección de Artes al Frente

La presentación de una lista unificada de las agrupaciones de la izquierda y el activismo de autoconvocades fue una de las novedades de la elección. Esta lista surgió del proceso de lucha frente a las reformas antidemocráticas y los recortes de los planes de estudio. La campaña del frente estuvo marcada por la pelea en defensa de las carreras, del derecho a cursar y de la defensa de la educación pública, gobierne quien gobierne. Como parte de la campaña, organizamos un gran festival la semana anterior a la elección con decenas de artistas y feriantes de la facultad. El frente, con pasadas comunes por las cursadas, puso a debate la situación de la facultad y los reclamos en relación al ajuste del gobierno nacional de Massa, y también en relación a las amenazas privatistas de Milei.

Es para destacar la participación activa en la campaña y en la fiscalización de la elección de numerosos activistas autoconvocades, que en muchos casos hicieron una primera experiencia electoral y valoran positivamente la campaña y sus resultados. Esa organización estudiantil, que aportó decenas de candidates y votos a la lista, es la que puede más temprano que tarde recuperar el centro para que sea una herramienta de organización de les estudiantes.

Sin embargo, como parte del balance hay que señalar que la izquierda no abordó de forma homogénea las elecciones y la campaña. En el caso de Contraimagen-PTS, arribaron a la elección con la política de impulsar una lista “de izquierda”, dando prioridad a una disputa ideológica y relegando los reclamos estudiantiles a un segundo plano. Eso los llevó a poner en peligro hasta último momento la conformación del frente. Empezada la campaña, sus materiales destacaron en todos los casos la figura de Myriam Bregman, como si fuera un elemento destacado de una elección… ¡para centro de estudiantes!

Por su parte, el Ya Basta! – Nuevo Mas, que tuvo una mayor predisposición a la conformación de una lista común (aunque solo en Artes), dedicó casi la mitad de su plataforma electoral a discutir contra sus compañeres de frente, acusando al Frente de Izquierda en general, y al PTS en particular, de actuar “de espaldas al activismo” y de ser “electoralista”. Todas las agrupaciones pueden manifestar sus posiciones y dar los debates que crean necesarios. Ahora bien, ¿por qué debatir entre nosotres en una elección en la que tenemos que enfrentar agrupaciones y aparatos políticos de los gobiernos y las gestiones? ¿No implica eso una ruptura de la acción común de frente único de cara a les estudiantes?

Frente a lo que se viene, donde gobierne quien gobierne la educación será el blanco de ataques, es necesario reconstruir un movimiento estudiantil independiente, democrático y de lucha. La pelea por recuperar los centros y la Fulp es una parte importante de ello. En ese sentido, la elección de Artes al Frente es un piso muy importante, que puede progresar si ponemos ese interés general por delante de los intereses particulares, y aportamos a la construcción de un frente único de lucha más allá de la elección. Con esa comprensión actuamos durante la campaña y actuaremos en lo que se viene quienes conformamos el Frente de Artistas en la facultad.