22/10/2021
Provincia de Buenos Aires

Jornada provincial de lucha en defensa del ambiente y movilización en La Plata

Los gobiernos son responsables de la destrucción ambiental.

Este viernes 22 se realizó la «Jornada provincial de lucha en defensa del ambiente» convocada por distintos colectivos, Basta de Falsas Soluciones, la Asamblea de Vecinos Contaminados de La Plata, Berisso y Ensenada, los Autoconvocados contra el extractivismo, vecinos de La Matanza movilizados contra la empresa Klaukol y distintas organizaciones ambientalistas. El Partido Obrero estuvo presente junto al Polo Obrero, la agrupación Tribuna Ambiental y los partidos integrantes del Frente de Izquierda Unidad. Además, se desarrollaron actividades en diversas ciudades bonaerenses como Luján, Hurlingham, Ezeiza, donde también se denunció la complicidad de los gobiernos municipales ante la depredación ambiental.

La nutrida movilización marchó a la Gobernación previo escrache al Organismo para el Desarrollo Sustentable (OPDS), una repartición del gobierno de la provincia de Buenos Aires que encubre la depredación de las empresas. Al grito de corruptos y coimeros, los manifestantes entregaron un documento acusando la responsabilidad de Kicillof en el ecocidio que sufre la provincia. La jornada, replicada en varios municipios y ciudades bonaerenses, tuvo el enorme mérito de denunciar a todos los gobiernos como cómplices de la depredación ambiental.

Como denunció el Partido Obrero en su intervención: la crisis y degradación ambiental es el resultado de un régimen capitalista al servicio del fracking, de los pulpos mineros, de la avanzada sojera, los agrotóxicos y los desmontes, del acuerdo porcino con China y la deforestación, y de la destrucción de los humedales para favorecer la construcción de countries y barrios de lujo. Mientras el Frente de Todos hace spots de campaña electoral, la Ley de Humedales sigue congelada en el Congreso y solo es defendida por los diputados del Frente de Izquierda.

La impunidad de los contaminadores es política de Estado para el gobernador Kicillof, el OPSD, la Autoridad del Agua y los intendentes del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio. Prueba de este genocidio ambiental y ataque a la salud es la protección de Fernando Espinosa a Kaukol, que ya se cobró un centenar de vidas víctimas de cáncer por la emanación de gases tóxicos. Igual encubrimiento recibe Copetro en Ensenada por parte del intendente kirchnerista Mario Secco, cuyo gobierno municipal recibió millonarias “donaciones” de la empresa.

Ensenada está en los topes de ciudades contaminadas y de afecciones respiratorias, entre otros males por las emanaciones de carbón de coque de Copetro. El aval a los “desarrolladores inmobiliarios” para los grandes emprendimientos y edificios de lujo barren con los humedales en el Delta y provocan trágicas inundaciones como sucedió en La Plata en el 2013, en una provincia con un déficit de un millón y medio de viviendas. Pilar, por su parte, es un retrato de la irresponsabilidad criminal de los capitalistas del Polo Industrial que envenenan la cuenca media del Río Luján con desechos industriales vertidos a las aguas.

La impostura del peronismo está grabada a fuego en el proyecto de Presupuesto Nacional 2022 que desfinancia la protección de los bosques nativos, como parte del ajuste fiscal que exigen el FMI y los bonistas para garantizar el pago de la fraudulenta deuda externa. El Partido Obrero denunció, por boca del candidato a primer diputado provincial del FIT-U por la sección Capital (La Plata), Daniel Rapanelli, a Alberto Fernández quien quiere enviar gendarmes al sur para reprimir la lucha mapuche por la tierra.

El facho y represor Sergio Berni, ministro de “Seguridad” del “nacional y popular” Kicillof, exigió la militarización de la provincia de Río Negro. El cuartelero exige, al igual que Santilli, Manes, Espert y Hotton, mano dura contra las comunidades mapuches para expulsarlas de sus tierras, mientras se arrastra como un felpudo y le cuida los bolsillos al magnate Joe Lewis, amigo de Macri, okupa de media Patagonia y usurpador del Lago Escondido. No hay depredación ambiental sin impunidad, ni tampoco sin represión.

La continuidad del plan acción exige ganar la calle con un programa de independencia política frente al peronismo, y todos los bloques patronales, para luchar por el derecho a veto de las asambleas y coordinadoras ambientales, y la formación de comités de seguridad e higiene en las fábricas y lugares de trabajo. El 30 de octubre, Plaza de Mayo será la plaza de la Izquierda y de los luchadores obreros, juveniles, y ambientales. La defensa del ambiente es incompatible con un régimen de explotación y depredación al servicio del capital.