12/11/2020

Tras la jornada nacional, ¿cómo seguimos la lucha contra la depredación ambiental?

Luego del acampe en Plaza de Mayo y de movilizaciones en todo el país, un balance y nuevas perspectivas para el movimiento ambiental.

Willy Monea Ojo Obrero Fotografía.

El lunes 9 se desarrolló una jornada de lucha en defensa del ambiente, con la consigna «911, emergencia socioambiental». Miles de personas se movilizaron en todo el país para rechazar el acuerdo porcino con China, el avance megaminero y exigir un freno inmediato de los desmontes y las quemas de humedales y montes nativos.

El epicentro de la jornada fue la movilización de más de 4.000 personas en la Ciudad de Buenos Aires, desde el Obelisco hacia la Plaza de Mayo. Tal fue la envergadura de la columna que la policía de la Ciudad, que intentó frenar el ingreso a la plaza con un cordón policial, debió desistir a los pocos minutos. Se realizó un festival allí, frente al centro del poder político del país, donde se leyó un documento, tocaron bandas y tomaron la palabra las distintas organizaciones participantes de la Coordinadora Basta de Falsas Soluciones.

La jornada concluyó con una vigilia, y la convocatoria a las 11:00 del martes 10 a una conferencia de prensa para expresar el posicionamiento acerca de la depredación ambiental que estimulan el gobierno nacional y los gobernadores. A las 19:00 de ese mismo día se convocó a una asamblea de la Coordinadora, donde se resolvió un plan de lucha para continuar la pelea por estos reclamos.

En medio de este repudio popular, la última semana se ha difundido por distintos medios la noticia de que el gobierno nacional habría no firmar el memorándum de entendimiento con China, que habilita la instalación de granjas industriales de cerdos. Pero, al mismo tiempo, el gobernador chaqueño Jorge Capitanich firmó su propio acuerdo con capitales chinos para instalar tres de estas megafactorías. Por lo tanto, los anuncios del gobierno de Alberto Fernández representan un intento de anular el debate nacional sobre los términos y condiciones en los cuales se desarrollarán, especialmente la problematización de las terribles consecuencias ambientales, sanitarias y sociales, con el objetivo de que la responsabilidad caiga sobre cada provincia.

No tenemos que caer en esta trampa. El martes mismo llegó al país una delegación del FMI para negociar el programa económico del gobierno nacional para el repago de la deuda. El plan fondomonetarista que negocian los ministros Martín Guzmán y Matías Kulfas ya se expresa en la primarización de la economía, la expansión la frontera sojera aumentando los desmontes y las quemas, los subsidios a la extracción de combustibles fósiles y los tarifazos, y el incentivo a la megaminería. El acuerdo porcino con China empalma con esta orientación, basada en la exportación de materias primas para recaudar los dólares necesarios para el repago de la deuda externa, a costa de la población trabajadores y del ambiente.

Por eso, el hecho político de haber ocupado la Plaza de Mayo en repudio al acuerdo porcino y contra el régimen de los depredadores del ambiente es toda una victoria del movimiento ambiental. La acción reunió las demandas de todas luchas en curso y los reclamos que mantienen desde hace décadas distintas asambleas y grupos autoconvocados de vecinos a lo largo y ancho de todo el país. La unidad de acción es estratégica, y es un camino que tenemos que continuar. Así lo demuestran también las acciones en provincias como Chubut, Salta, Chaco, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. La lucha ambiental se ganó un lugar en la arena política nacional.

La movilización popular contra la depredación ambiental ganó las calles de la mano de una vanguardia de activistas y militantes. Para reforzar estas peleas y masificarlas resulta indispensable convocar y sumar a los distintos movimientos de lucha que están enfrentando a este régimen de hambre y saqueo, que promueven tanto el oficialismo como la oposición de derecha.

Es por eso que desde Tribuna Ambiental hemos propuesto a la Coordinadora BFS escribir una Carta Abierta a los sindicatos y organizaciones obreras que defienden el salario y los puestos de trabajo, a los centros de estudiantes que enfrentan el ajuste a la educación pública, a los jubilados que combaten un nuevo robo de sus haberes, a las organizaciones sociales y de desocupados que reclaman vivienda y trabajo genuino; para que acompañen esta pelea con el método del frente único, entendiendo que la depredación del ambiente es parte de la lucha de clases, por las condiciones de vida de las masas trabajadoras.

La agenda votada por la asamblea del martes 10 incluye una bicicleteada el domingo 15 de noviembre hasta la quinta presidencial de Olivos en repudio a la orientación económica del gobierno, que traerá graves avances en la depredación ambiental. También se votó la participación en la audiencia pública del 27 de noviembre contra la entrega de la Costanera Norte a los especuladores inmobiliarios por parte de la Legislatura porteña. A la par, se desarrollan grandes movilizaciones populares en una Chubut sublevada contra el intento de habilitar la megaminería.

Es con esta misma perspectiva que desde Tribuna Ambiental convocamos a todos los activistas ambientales a participar de los actos que realizará en todo el país el Partido Obrero el viernes 13 y sábado 14, de los cuales participaremos con nuestra consigna «Abajo el régimen de los depredadores del ambiente». Para derrotar la depredación, es necesario enfrentar al régimen del pacto con el FMI.

También te puede interesar:

El acuerdo con el FMI engrosará esta hipoteca impagable.
Una asamblea votó una concentración frente a las puertas del municipio.
El FMI dirige la batuta en un país hambriento y saqueado.
El gobierno benefició a la banca y hundió a los jubilados en la indigencia.
La empresa que quiere explorar el Mar Argentino tiene entre sus miembros a Blackrock y Marathon.
El gobierno ha actuado en función de licuar salarios y gasto social.