01/11/2020

“Abajo el régimen de los depredadores del ambiente”: segundo plenario nacional

Otro masivo encuentro impulsado desde Tribuna Ambiental, con referentes de los procesos de lucha de todo el país.

Unos 200 participantes nutrieron el segundo plenario nacional en defensa del ambiente convocado por Tribuna Ambiental. Desde distintos puntos a lo largo y ancho de la Argentina, estuvo representada una enorme diversidad de procesos de lucha que muestra a un movimiento muy vivo y dinámico, enfrentando una de las terribles consecuencias de todo un régimen de saqueo del país.

Como quedó claro desde el informe inicial del compañero Juan García, es un movimiento cuyos reclamos están profundamente ligados a la lucha popular en general de los trabajadores cuando se agrava la crisis social. El brutal desalojo de las 1.400 familias de Guernica que peleaban por el derecho a la tierra para vivir, en función de habilitar que en ese predio se erija un country, sirvió para ejemplificar no solo que los gobierno de Axel Kicillof y de Alberto Fernández no tienen respuesta a las necesidades populares, sino que toda su orientación económica es en beneficio de los depredadores a costa de los trabajadores y el ambiente.

Desde ese punto, el informe de apertura desarrolló cómo están concatenadas todas las expresiones de la depredación ambiental. Desde el acaparamiento de tierras para la especulación inmobiliaria y el avance sobre los humedales para la construcción de barrios privados, facilitado con obra pública con desastroso impacto ambiental (inundaciones, contaminación), hasta las tratativas para firmar el acuerdo con China y la aprobación del trigo transgénico HB4, que incentivarán aún más la expansión de la frontera agrícola destruyendo bosques nativos y humedales -como se ve en las quemas de Córdoba y Rosario. En esa línea se denunció que el gobierno de Chaco anunció la instalación de tres megagranjas industriales de cerdos de capitales chinos, y que en Salta se decretó borrar de un plumazo las audiencias públicas y los estudios de impacto ambiental.

Destacando que todo ello ilustra una política de todos los gobiernos, que es en definitiva el programa de la burguesía nacional (subordinada al FMI), se propuso como consigna a adoptar “Abajo el régimen de los depredadores del ambiente”. “El cambio de régimen está sintetizado por la cuestión de Guernica, en la pregunta ¿quién decide sobre las tierras? ¿Quién decide sobre el ambiente? Las asambleas, los pueblos, los trabajadores, en función de sus necesidades, o las patronales y su Estado”, concluyó Juan García.

La legisladora cordobesa del Frente de Izquierda, Soledad Díaz García, complementó esta caracterización ejemplificando con el caso de la provincia mediterránea, conmovida por los incendios intencionales que arrasaron 300.000 hectáreas de monte nativo. Explicó cómo el gobierno de Juan Schiaretti se vale incluso de esto para el avance de la obra pública, que no solo tiene consecuencias ambientales sino que además endeuda a la provincia al punto de que se encuentra al borde de la quiebra, todo para estimular el agronegocio y la especulación inmobiliaria, en una provincia con 350.000 familias con carencia habitacional.

Asimismo, la legisladora habló del debate que recorrió a las asambleas y al movimiento ambiental en torno a quién controla los suelos de las zonas incendiadas. Rescató el proyecto presentado en la Legislatura de Córdoba para poner el control del uso del suelo y de un plan de remediación en las asambleas populares, ambientales y de los pueblos originarios. Este planteo transicional es un contraste por el vértice con el proyecto presentado por Máximo Kirchner en el Congreso, que por no tocar ese punto derivará en que nada cambie.

Las intervenciones reflejaron una enorme diversidad de luchas. Miembros de las asambleas en defensa de la tierra públicas de Capital, relatando la lucha contra la entrega de un porción de los bosques de Palermo en el predio a la Sociedad Rural y actualmente de la Costanera Norte. Incluso se detalló la complicidad del kirchnerismo que creó la Agencia de Administración Bienes del Estado como “inmobiliaria de la entrega de tierras”. Estuvo presente también el cuestionamiento a las obras de rectificación del Río Luján, que no cesará las inundaciones pero sí removerá barro contaminado con agrotóxicos.

Distintas compañeras denunciaron las contaminación de las fábricas. Desde la asamblea de vecinos contaminados por Copetro en Berisso y Ensenada afirmaron que sufren cotidianamente la emanación de partículas de coques “que es como el paco de la destilación del petróleo”, y desde Bahía Blanca destacaron que el Polo Petroquímico sufrió ya dos escapes y que murieron allí decenas de trabajadores tercerizados por la pésimas condiciones. Desde Escobar se alertó sobre el riesgo latente de explosión por el funcionamiento del Puerto Regasificador, cerca de donde recientemente se produjo un incendio.

Compañeros de Santa Cruz retrataron el saqueo de la provincia por parte de los pulpos mineros, mientras la precariedad se expresa en la catástrofe sanitaria que están atravesando por estos días. De Rosario relataron la lucha contra las quemas que derivan en una avanzada sin precedentes de los ganaderos, y desde La Pampa pusieron de relieve cómo los gobernadores se alistan con entusiasmo para la puesta en marcha del acuerdo porcino con China. Tomaron la palabra también luchadoras de las asambleas del norte neuquino que están luchando en defensa del río Nahueve, contra el negociado de la microcentral, y que sufrieran una brutal represión el miércoles 14 de octubre.

Todas las intervenciones demostraron que las asambleas y espacios de organización cuentan con una intensa agenda de acciones de lucha por sus reivindicaciones, lo cual es expresión de un movimiento en ascenso. Con esa fuerza se resolvió impulsar en todo el país las jornadas nacionales de movilización el 3 y el 9 de noviembre, acordadas con otras organizaciones ambientales, y participar con la consigna votada que apunta a termina con este régimen social de los que depredan el ambiente.

El segundo plenario nacional convocado por Tribuna Ambiental brindó así nuevas conclusiones y nuevas fuerzas para seguir impulsando a este movimiento hacia adelante.

En esta nota

También te puede interesar:

Entrevistamos a Máximo Rivero, integrante de la Asamblea de la UACCH de Trelew.
No a la megaminería, el fracking y los desmontes. No al acuerdo porcino. ¡Ley de humedales ya!
Schiaretti con el aval del gobierno nacional pretenden imponer un trazado al servicio de los capitalistas.