26/04/2021

CABA: dos colegios privados suspenden las clases presenciales

La docencia de privadas frente al colapso de la presencialidad.

El agravamiento del cuadro epidemiológico y el colapso sanitario colocó como uno de los elementos centrales de la crisis política la presencialidad en las escuelas. La semana de paro y el planteo de continuidad para lunes y martes marca la huelga docente más extensa que conoce la Ciudad en las últimas décadas.

En ese cuadro la docencia del sector privado está participando del proceso de deliberación, que se expresa en las masivas asambleas abiertas convocadas por Ademys, y participa, con las limitaciones que impone la persecución patronal, de los paros.

“Sabemos que hay posturas diferentes y que la presencialidad en las escuelas es irremplazable, sin embargo, en este momento, consideramos de suma importancia tomar una posición consciente para contribuir al alivio de la situación sanitaria, priorizando la salud y la vida de los estudiantes, docentes, no docentes y familias.” Con este mensaje, las autoridades del Colegio Armenio Arzruni del barrio de Flores informaron a las familias el pasaje a la virtualidad de los tres niveles a partir del lunes 26 de abril.

La decisión fue el resultado de una semana, en la que la combinación del paro docente (que tuvo una importante adhesión en secundaria), las burbujas aisladas por casos de Covid+ y numerosas familias que resolvieron no mandar más a sus hijos prácticamente terminaron con la presencialidad en los hechos. Un hecho importante fue la presentación de una nota planteando la necesidad de pasar al funcionamiento virtual con la adhesión de una amplia mayoría de les docentes de secundaria. La nota sirvió para ampliar el reclamo a quienes por los descuentos o algún otro temor no se adhirieron al paro.

No es el único caso. El Colegio de la Ciudad, del barrio de Belgrano, también resolvió el funcionamiento virtual para esta semana, dando la opción a les estudiantes que lo necesiten a que se conecten a sus clases desde el edificio del colegio. Bet El también debió cerrar las aulas por el colapso de las burbujas.

En ORT, la docencia con su cuerpo de delegados está luchando por la reincorporación de dos activistas que se sumaron al paro que realizaron los docentes de ese colegio reclamando el pase a la virtualidad. Esta semana se conoció un triunfo parcial cuando la justicia ordeno la conciliación obligatoria que impuso a la patronal el reingreso de las docentes.

En la secundaria Aula XXI, donde existe un cuerpo de delegados de Ademys, les docentes ya habían presentado antes del DNU una nota planteando la virtualización y sostuvieron toda la semana un paro a la presencialidad. Hay una pulseada abierta con las autoridades que se escudan en que el gobierno de la ciudad no los autoriza a suspender las clases presenciales.

No hay dudas que las patronales de la educación privada fueron una parte importante de la presión aperturista junto con los gobiernos y la burguesía local.

Esto se manifestó en el planteo de rebelión frente al DNU del Ejecutivo nacional de algunos colegios y la convocatoria a abrazos en defensa de la apertura realizada por las cámaras patronales y algunas direcciones institucionales.

Sin embargo, ante el colapso de las burbujas, el creciente número de familias que dejan de mandar a sus hijos frente a la preocupante situación sanitaria y la bronca docente que va canalizándose en organización y lucha a través de paros y asambleas, el sostenimiento de la presencialidad se hace cada día más irreal. Es en este contexto es que algunas autoridades de distintos colegios privados, a pesar de las precisiones de DGEGP, que amenaza con inspecciones y sanciones, deciden pasar a la virtualidad.

El gobierno de Larreta y Acuña actúa contra toda evidencia presionando para sostener una “normalidad” insostenible. Ampliar la organización docente en las escuelas privadas es una gran tarea del momento.