04/11/2020
Vuelta a las escuelas

Formosa: a un mes de finalizar las clases, el gobierno avanza con la presencialidad

La "prueba piloto" de Insfrán y Trotta.
gildo insfran alberto fernandez

En el día de ayer se iniciaron las clases «semipresenciales» en diez instituciones educativas de la provincia de Formosa, con la presencia del ministro de Educación haciendo propaganda del supuesto logro de las políticas sanitarias del gobierno. Se trata de escuelas de educación secundaria de la jurisdicción 5 del barrio La Nueva Formosa y Bernardino Rivadavia, en la capital formoseña.

La vuelta a las aulas no condice con las políticas sanitarias que vociferan todos los días desde el Consejo Integral de la Emergencia y desnuda las contradicciones del régimen del gobernador Gildo Insfrán en el manejo de la pandemia. Por un lado, dicen que el riesgo es altísimo en la región, que la población debe cuidarse para sostener el estatus sanitario; mientras por el otro, ya finalizando el ciclo lectivo, reabren los establecimientos exponiendo a la comunidad educativa a los riesgos de contagio, ya que el Estado no ha garantizado los recursos humanos ni materiales para combatir al coronavirus.

El Estado evade totalmente su responsabilidad, empujando a las escuelas a volver a la presencialidad sin las condiciones necesarias. En ese estado de abandono y presión por parte del gobierno, las instituciones exigen a los docentes y alumnos que lleven sus elementos personales de higiene, quienes además deberán encargarse de la sanitización del edificio escolar ante la falta de personal capacitado para esa tarea.

Con esta «prueba piloto» de reapertura de las escuelas, el gobierno busca hacerse de los pesos que desde Nación enviarían para la vuelta a clases. Además, lejos de responder a una preocupación por el bien de las infancias y adolescencias, obedece a la presión que ejerce el sector empresarial y la oposición patronal para poner fin al aislamiento obligatorio y «reactivar la economía». Sumado a esto, la vuelta improvisada representa un intento desesperado de salvataje del sistema educativo provincial que no ha podido sostener la continuidad pedagógica en la virtualidad, con un alto porcentaje de estudiantes que, sin acceso a los recursos necesarios, no pudieron continuar con las clases online.

La vuelta a clases presenciales pone en riesgo a los niños, a los jóvenes, a las familias y a los docentes. Argentina está en séptimo lugar del ranking de países más afectados del mundo y Formosa no es una excepción teniendo dos ciudades bloqueadas por riesgo epidemiológico, con 187 casos y lamentando el primer fallecido registrado en el día ayer.

Desde Tribuna Docente alertamos a toda la población sobre el riesgo epidemiológico que conlleva la reapertura de las escuelas, denunciamos la falta de personal de servicio y elementos de higiene para realizar la sanitización.
Nos oponemos rotundamente al avance de la vuelta a clases en la presencialidad.

Llamamos a los docentes a reforzar la organización para defender la educación y la salud.