10/02/2021 | 1615

El gobierno no asegura las condiciones para las clases presenciales

Plan de lucha para defender la educación y la salud públicas.

La comunidad educativa debe organizarse para poner en pie un plan de lucha. Los gobiernos son los responsables de garantizar las condiciones sanitarias, epidemiológicas y de infraestructura para regresar a las aulas, que hoy no están satisfechas.

Los anuncios del 9 de febrero del ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, y de la ministra porteña Soledad Acuña, de marchar a la presencialidad sin condiciones -en ausencia de cronogramas de vacunación, en situación epidemiólogica que sigue siendo crítica, cuando crecen denuncias de médicos y especialistas de que vamos a una nueva ola del coronavirus en el país, que la presencialidad escolar profundizaría, con escuelas sin agua y sin lavabos suficientes ni en condiciones, sin nombramientos docentes necesarios para afrontar la bimodalidad, sin los elementos recomendados ante la pandemia- constituyen un ataque conjunto del peronismo y el macrismo contra la educación pública. Al mismo tiempo y en simultáneo se implementa otro golpe al salario docente ante una inflación creciente, lo que ya está produciendo acciones de luchas en algunas provincias. Hay que señalar también, que no hay acción alguna para rescatar a los millones de alumnos que quedaron al margen de la virtualización forzosa sin asistencia alguna del Estado.

Los anuncios está produciendo creciente indignación en la docencia, y la decepción de muchos trabajadores de la educación que tenían la expectativa de que el peronismo representara intereses sociales diferentes a los de las Acuña y compañía. El aval de Trotta a Acuña ha sido de alto impacto.

Movilizaciones y denuncias

Horas antes de sentarse con el macrismo a realizar anuncios de medidas de Estado conjuntas, Trotta visitó Chubut, provincia que está en conflicto de docentes y auxiliares de la educación desde 2018, por incumplimiento de acuerdos paritarios, atraso y falta de pagos de salarios, jubilaciones y aguinaldos, ininterrumpidamente desde entonces. Trotta fue a imponer el comienzo de clases presenciales, a avalar al gobernador Mariano Arcioni y a sus funcionarios de educación, pero no llevó una sola solución al conflicto que viven los trabajadores estatales chubutenses.

Su visita se caracterizó por ningunear a los trabajadores, lo que derivó en un enfrentamiento con la docencia en lucha.

Centenares de docentes autoconvocados -la dirección Celeste de Atech hizo causa común con Trotta- lo recibieron con cánticos y pancartas que decían «Paritaria nacional 2021», «Sin sueldos no hay clases», «Presupuesto para infraestructura».

Como respuesta, sufrieron la burla del ministro, que mandó al coche oficial que lo debía transportar por la puerta de salida principal del aeropuerto de Rawson mientras él huía en un auto particular por una salida secundaria. Como la famosa película, “huyó y lo pescaron”, los trabajadores rodearon su auto y lo persiguieron reclamándole la resolución de sus reclamos.

Mientras, en la Ciudad de Buenos Aires, las redes explotaron con decenas de fotos y videos que mostraban el estado de derrumbe literal de las escuelas a las que los docentes debieron concurrir en su primer día a las escuelas, sin ninguna condición de seguridad ni de elementos sanitarios.

La situación de las escuelas, de la docencia y la reacción de los trabajadores adelanta el panorama que se abre.

 

 

Los temores de las y los padres desmienten campaña contra la docencia

El relevamiento nacional de la situación de las escuelas es peor en el interior del país, al igual que las condiciones sanitarias, laborales y de salario, que hemos ido reflejando en Prensa Obrera. Esa percepción también existe en una parte importante de la comunidad educativa.

Efectivamente, una encuesta nacional realizada en el pasado enero de 2021 por la consultora Analogías, con datos de las 24 provincias, ante la pregunta “Usted cree que están dadas las condiciones sanitarias para la vuelta a clase en su provincia”, el 63% consideró que no. Los por qué ratifican nuestras denuncias. Preguntados acerca de cuál era la principal dificultad para ello, el 42% consideró imposible cumplir los protocolos necesarios; otro 15% sumó el actual estado ruinoso de las escuelas. Por último, el 90% dijo que las medidas de prevención frente a la pandemia han sido abandonadas. El temor de una porción importante de la comunidad a las condiciones de desenvolvimiento de la educación en medio de la expansión de la pandemia llevaron a Soledad Acuña y Nicolás Trotta a reconocer en la conferencia de prensa que no descartan que haya posibilidades de retroceder y cerrar eventualmente las escuelas. Preguntada en un medio nacional si a los alumnos que faltasen, si sus padres no los enviaran a la escuela les pondrían falta, Acuña respondió que no, porque sabía de los temores de las familias. Pero que si los docentes lo hicieran por la misma razón, serían sancionados y se les descontaría el día.

Esta encuesta, a diferencias de muchas otras de esta misma consultora -por ejemplo, las que reflejaban en diciembre pasado la caída en la popularidad de Alberto Fernández-, fue completamente ocultada por los grandes medios.

Docentes, padres, auxiliares y alumnos debemos unir nuestros reclamos en una acción común contra los gobiernos ajustadores, en defensa de la educación y de la salud de la comunidad educativa.

Ctera sostiene el pacto FdT-Macri. La docencia lo enfrenta

La burocracia sindical cristinista avaló con los hechos y con el silencio el pacto PJ-Cambiemos. En la página de Ctera sigue colgada una nota de la secretaria general Sonia Alesso en la que bufa contra los gobiernos derechistas y los funcionarios macristas que armaron una campaña “durante el mes de enero” junto a los “medios de comunicación hegemónicos que se ocuparon de instalar un debate sobre la vuelta a la presencialidad en las escuelas para el año 2021”, apelando “a falsas dicotomías y a información carente de toda rigurosidad”. Parece no haberse enterado de la reunión y luego de la conferencia común del gobierno peronista y del gobierno macrista. UTE, por su lado, silencio de radio. Así, Ctera ha agachado la cabeza para viabilizar lo que denominan “ir a una presencialidad cuidada”, carente de toda seguridad, incluso de las pautas oportunamente fijadas por el semáforo del Consejo de Educación Federal.

 

 

En el país, a pesar del bloqueo enorme de la burocracia sindical docente, comienza un proceso de organización y de lucha. En la Ciudad de Buenos Aires, en medio de un estado de deliberación, el sindicato combativo Ademys ha anunciado el comienzo de un plan de lucha, que incluye el no inicio de clases por 48/72 horas, lo que será resuelto en asamblea. En Buenos Aires, los Suteba Multicolores han rechazado la presencialidad sin condiciones que decretó el gobernador Kicillof y preparan también un plan de acción. En Salta, los docentes autoconvocados de la capital votaron también ir a paro en el inicio del ciclo lectivo, en reclamo de un salario mínimo de 54.000 pesos, la cobertura de miles de cargos docentes y auxiliares (hay una falta de 1.200 auxiliares en la provincia) y por las condiciones de seguridad para volver a las aulas, y proponen resolverlo de conjunto en una asamblea provincial el 27 de febrero.

En Neuquén, el 18 se realizarán asambleas en toda la provincia, en un clima de mucha bronca. Por el derrumbe salarial y la situación crítica de las escuelas es muy probable que Aten resuelva medidas de fuerza y no se inicien las clases en la fecha planificada. En Entre Ríos, Agmer tiene votado desde fin de año paro de no inicio, por el salario, por las condiciones de las escuelas, por la situación sanitaria y ahora también por el vaciamiento de la obra social, completamente paralizada. Las asambleas del miércoles 10 de febrero ratificarán con seguridad la medida. El Sute, de Mendoza, el 1° de marzo va al paro de no inicio. En Misiones, la mesa de lucha de los sindicatos antiburocráticos: Movimiento Pedagógico de Liberación (MPL), Unión de Trabajadores de la Educación de Misiones (Utem), Unión de Docentes Nueva Argentina Misiones (Udnam), que también integra Tribuna Docente, va a la lucha por el reclamo salarial y la vuelta a la presencialidad con verdadera infraestructura edilicia, protocolos, equipamiento sanitario, licencias para los trabajadores en condiciones de riesgo y nombramiento de suplentes, nombramiento de porteros; en asamblea provincial discutirán medidas de fuerza. En Chaco, también varios sindicatos plantean parar el 1° de marzo.

En Tucumán, el 10 se realizó una importante marcha de docentes autoconvocados, que en asamblea el sábado 13 de febrero resolverán la continuidad del plan de lucha, ante la pasividad completa de la Atep celeste. En Santa Cruz, la reunión de secretarios generales resolvió que por el estado edilicio de las escuelas en el actual cuadro sanitario no es posible el regreso a clase y en el congreso próximo se votará el no inicio en la provincia. En el resto de las provincias, la oposición multicolor y antiburocrática también está organizándose: en Córdoba, el plenario docente opositor de UEPC; en Santa Fe, Amsafe-Rosario plantea parar; en Unter, el Plenario de las seccionales multicolores también prepara reunión para resolver acciones.

De una punta a la otra del país, la docencia se organiza para enfrentar la ofensiva en curso.

 

 

 

El 12, movilización en rechazo a la flexibilidad del semáforo epidemiológico

Este viernes 12, asentados en el pacto anunciado en la conferencia de Trotta y Acuña, el Consejo Federal de Educación se reunirá en la Quinta Presidencial de Olivos, con la presencia de Alberto Fernández. En la reunión, todos los ministros de educación del país votarán el plan de presencialidad sin condiciones y para ello alterarán el semáforo epidemiológico vigente, según el cual las clases presenciales no se pueden realizar, según ha trascendido.

Ademys, los Suteba Multicolores, el Gremio de Docentes Autoconvocados de Formosa, Amsafe-Rosario, junto a sindicatos provinciales de varias provincias se movilizan ese día repudiando la política del CFE y reclamando que se garanticen las condiciones que hoy no existen para la reapertura escolar y los reclamos laborales y salariales de la docencia nacional. En Buenos Aires, Ademys y los Suteba Multicolores marcharán a la Quinta de Olivos a colocar en el CFE sus reclamos.

Que decidan los docentes. Asambleas y plenarios de delegados mandatados y de lucha

La presencialidad a palos, en medio del derrumbe de la educación y de la salud, en vísperas de la segunda ola en la Argentina, augura una crisis sanitaria y educativa que los trabajadores debemos enfrentar y derrotar. Desde Tribuna Docente planteamos poner en pie comités electos de higiene, seguridad y salubridad en todas las escuelas, que monitoreen la situación en cada escuela y en todos los distritos y provincias, y exigimos a Ctera que rompa su integración al gobierno y su apoyo al pacto PJ-Macri y convoque a plenarios de delegados con mandato en todas las jurisdicciones para discutir y aprobar un plan de lucha, para arrancar las condiciones seguras de regreso a clase, cronograma de vacunación para docentes, auxiliares y comunidad educativa en la defensa de la salud de los trabajadores, becas de 10.000 pesos para garantizar la escolaridad de todos los niñes y adolescentes, la resolución del derrumbe edilicio, el nombramiento de todos los cargos necesarios para reconstruir la educación pública en medio de esta crisis sanitaria pandémica y un salario básico nacional de 54.000 pesos y el respeto del estatuto docente.