27/08/2020

«Alberto Fernández no ha dicho una sola palabra sobre los fusilamientos en EE.UU.»

Acto del FIT-U frente a la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina en apoyo a la rebelión norteamericana

Foto: Andrés Ojo Obrero

El Frente de Izquierda–Unidad se movilizó esta tarde a la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (Amcham), en Buenos Aires, en apoyo a la rebelión en curso en ese país y en repudio al injerencismo yanqui en el continente. La iniciativa había sido aprobada en la Conferencia Latinoamericana y de los Estados Unidos, desarrollada en forma virtual a fines de julio y comienzos de agosto, en la que participaron más de 50 organizaciones de izquierda. Entre hoy y mañana tendrán lugar actividades similares a la de Buenos Aires en Brasil, Venezuela, Costa Rica y México.

Las consignas de convocatoria fueron «viva la lucha y la rebelión del pueblo de Estados Unidos. Justicia para George Floyd y Jacob Blake«, «fuera el imperialismo de América Latina», «por el triunfo de la lucha obrera y popular contra el golpe en Bolivia», «ningún acuerdo con el FMI. No al pago de las deudas externas. Que la crisis la paguen los capitalistas».

 

Guillermo Kane, dirigente del Partido Obrero, saludó la persistencia de la rebelión popular norteamericana -que lleva ya tres meses- y reclamó justicia para George Floyd, Jacob Blake (quien recibió siete balazos por la espalda este domingo en Wisconsin) y todas las víctimas del gatillo fácil, a la vez que planteó el desmantelamiento de las fuerzas represivas. «Para terminar con el racismo se necesita una transformación social de fondo», apuntó.

Denunció el impulso de las milicias racistas por parte del presidente norteamericano, que en Wisconsin -y antes en Portland- actuaron junto a la policía en la represión contra los manifestantes. Y planteó que Trump se tiene que ir. Al mismo tiempo, cuestionó al candidato demócrata Joe Biden, cuya agenda es «reforzar la ofensiva imperialista en el mundo», por lo que planteó que no se puede dar ningún apoyo al Partido Demócrata. La salida pasa -dijo- por impulsar una organización independiente de la clase obrera.

Señaló que el pueblo norteamericano es un aliado en nuestra lucha contra el imperialismo, a la vez que cuestionó a Alberto Fernández, quien además de acordar con los bonistas e iniciar negociaciones con el FMI, «no ha roto con el Grupo de Lima que intentó organizar un golpe en Venezuela».

Planteó darle continuidad a la Conferencia Latinoamericana y de los Estados Unidos y la formación de un campo de independencia política que enfrente a las burguesías y luche por gobiernos de trabajadores y la unidad socialista de América Latina.

Christian Castillo, dirigente del PTS, subrayó el alcance del repudio al ataque contra Jacob Blake, que ha llegado incluso a la paralización de la NBA y otros eventos deportivos. Cuestionó el apoyo del imperialismo al golpe en Bolivia y llamó a «no dejar piedra sobre piedra» del gobierno de Jeanine Añez.

Celeste Fierro, del MST, criticó el acuerdo de Alberto Fernández con los acreedores y el inicio de las negociaciones con el FMI. «Quieren pagar la deuda con el hambre, la desocupación, las penurias del pueblo», dijo. Llamó a poner en pie un programa propio de los trabajadores.

Mónica Schlotthauer, diputada nacional electa por Izquierda Socialista, dijo que «el racismo es el ADN del gobierno de Trump y el gobierno imperialista». Cuestionó el acuerdo del gobierno argentino con los bonistas y repudió la desaparición de Facundo Castro, por quien se desarrollaba esta misma tarde una movilización a Plaza de Mayo.

Participaron también de la actividad la Agrupación de Trabajadores Bolivianos (Atrabol), la diputada nacional Romina Del Plá y Claudio Dellecarbonara, diputado por la provincia de Buenos Aires, entre otros.