08/07/2020 | 1600

Noticiero internacional

La rebelión libanesa

Las masas libanesas volvieron a ganar las calles estos días en reclamo de la renuncia del primer ministro, Hassan Diab. Hubo piquetes, barricadas y fue incendiada una sucursal del Banco Central en la ciudad norteña de Trípoli. El desempleo asciende al 35%, la inflación se dispara y por primera vez en diez años se ha aumentado el precio del pan. El panorama se completa con una deuda externa impagable, que alcanza un 170% del PBI.

En noviembre de 2019, una rebelión popular obligó al entonces primer ministro Saad Hariri a renunciar, y puso en cuestionamiento todo el régimen político de reparto del poder entre los distintos grupos confesionales (sunnitas, chiítas, cristianos). Está planteada la tarea de poner en pie una alternativa política de los trabajadores y echar al gobierno ajustador mediante la profundización de la movilización, en la perspectiva de una huelga general.

Leé más aquí.

Grandes movilizaciones en Sudán

El pasado 30 de junio, decenas de miles de personas se movilizaron en Sudán ante un nuevo recorte de los subsidios en los combustibles y la creciente inflación (más de 100% anual), que hace estragos en los bolsillos de las masas. La fecha elegida para las protestas no es casual: durante treinta años, cada 30 de junio se celebraba, por imposición oficial, el aniversario del golpe que llevó al poder a la dictadura genocida de Omar al Bashir, quien fue derrocado por un levantamiento popular en 2019. De este modo, el 30 de junio se convierte ahora en una jornada de lucha.

Tras la caída de Al Bashir, se montó un gobierno de transición cívico-militar, que le permitió a estos últimos mantenerse en el poder y bloquear toda medida de fondo. Las masas tienen ahora el desafío de superar esta nueva experiencia.

Leé más aquí.

 

Palestina protesta contra el “Acuerdo del siglo”

El pasado miércoles 1°, miles de palestinos se volcaron a las calles en contra del plan de anexión israelí sobre un 30% del territorio cisjordano. “La resistencia debe revivir”, sentenció una manifestante de Gaza, con la claridad de que esta nueva avanzada sionista precisa ser combatida.

El llamado “Acuerdo del siglo” entró en una crisis que ha llevado a su postergación (no obstante lo cual, algunos colonos armados han empezado a avanzar por su propia cuenta). Hacia dentro del gobierno, el premier Benjamin Netanyahu no logra consumar el apoyo que precisa. Su principal aliado, Donald Trump, le pidió que acerque posiciones con “Benny” Gantz. Este -quien es el actual ministro de Defensa y es quien relevará a Netanyahu en un futuro- declaró que debe esperar “todo lo que no esté relacionado con la batalla contra el coronavirus”. El Partido Demócrata yanqui, la Unión Europea y varios gobiernos árabes han expresado también reparos al plan de Netanyahu. El temor es que su aplicación desate un levantamiento de las masas palestinas.

Las encuestas señalan que solo un 5% de los israelíes consideran que la anexión es prioridad; otros sectores de la población la rechazan directamente y lo demostraron así en la marcha de junio en Tel Aviv. Frente a la usurpación del sionismo, planteamos la lucha por una Palestina única, laica y socialista, que integre una federación socialista de los pueblos de Medio Oriente.

Leé más aquí.

Luchas obreras en Estados Unidos

En el marco de la rebelión norteamericana que desató el crimen de George Floyd, se están produciendo también conflictos obreros en defensa de las condiciones laborales y de medidas de seguridad e higiene. En el centro médico Sant Joseph de Joliet, en Illinois, las enfermeras entraron en huelga, el 4 de julio, en reclamo de mayor personal y mejores salarios. En tanto, las enfermeras de Riverside, California, desarrollaron una huelga de diez días ante la sobrecarga de tareas y la falta de equipos de protección personal. Se estima que más de 700 trabajadores de la salud han muerto en Estados Unidos en el curso de la pandemia. A nivel nacional, los trabajadores de la salud han desarrollado varias jornadas de lucha nacionales desde marzo. En la industria automotriz, en tanto, se registran protestas de trabajadores ante la continuación de la producción cuando se detectan casos positivos de Covid-19. De conjunto, ya sucedieron, desde marzo, más de ochocientos conflictos laborales en casi dos mil ciudades.